LIBRO: Azul de Medianoche

AZUL  DE  MEDIANOCHE
Simone Van Der Vlugt

La historia nos la cuenta Caitrin, que vivía en una aldea en Holanda en el siglo XVII y se casó con un granjero que muere antes de que cumplan un año de casados. La vida matrimonial no ha sido fácil, él era mayor que ella, tuvieron un bebé que no sobrevivió mucho después del parto; y el no fue comprensivo con su dolor y además era un hombre violento que le pegaba.

Caitrin no ve la hora de poder irse de ese lugar, venderá la granja y con el dinero piensa irse a vivir a una ciudad. Elige una, pero lamentablemente quien le daría trabajo ha muerto antes de que  ella llegue y así termina en Amsterdam, trabajando como ama de casa con la familia Van Nulandt, comerciantes poderosos. La esposa Van Nulandt gusta de pintar (aunque no tiene mucho talento para ello) y un alumno de Rembrandt viene a darle clases y para que no esté solo con el maestro, Caitrin tiene que estar presente. Y ¡oh, casualidades de la vida! Resulta que ella si tiene talento, y las clases le vendrán muy bien. Por supuesto, ella tiene que pintar a escondidas.

Amsterdam, siglo XVII

Pero Caitrin no se quedará en Amsterdam, porque alguien de su pasado llega a amenazarla y acabará en Delft, trabajango con otro hermano Van Nulandt, que tiene una fábrica de porcelana holandesa, donde Caitrin dibujará las piezas que luego serán cocidas y comerciadas fuera de Holanda.

En ese entonces (1645) la porcelana más apreciada era la china, y los holandeses copiaban sus diseños. Caitrin comienza a cambiar los diseños, pone paisajes de Holanda, motivos de diseño diferente y son un éxito. La fábrica donde trabaja tiene más pedidos que nunca.

Fábrica de porcelana de Delft.

Hay una historia de amor, una mujer que sale muy bien librada de los retos que enfrenta (ya esperaba yo que la cosa acabara muy mal, varias veces, pero ella sale avante), un crimen por resolver, y tiene hilos de la trama predecibles.

Pero me encantó, y me mantuvo leyendo en el avión, donde trato de distraerme porque me estresa mucho viajar. Así que fue una muy buena elección.

Hacen pequeños cameos Rembrandt (una muy breve aparición), Carel Fabritus (que muerte tan espantosa tuvo), y un poco más Johannes Vermeer, su esposa Catharina y su madre Digna, que trabajaban en la posada Mechelen en la plaza del mercado de Delft.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s