LIBRO: La Predicción del Limón

LA  PREDICCIÓN  DEL  LIMÓN

Padma Viswanathan

Reto Tsundoku

Este libro lo compré el año pasado el último día de la FIL Guadalajara. Me costó 150 pesos, y fue de las compras que me hizo más feliz 😀 porque la historia me prepararía para la FIL de este año (tenemos de invitado a India).

La autora es bisnieta del personaje principal, Sivakami. Padma es canadiense, descendiente de indios que emigraron a ese país y ahí estudió en la Universidad de Alberta. Ahora vive con su marido en Estados Unidos, en Arkansas.

Para escribir la historia, además de las anécdotas familiares, viajó a la India para documentarse mejor. Es algo que se nota en el libro pues cuenta, casi de manera documental, la manera de comportarse de la bisabuela de casta brahmán.

Hay toda una cátedra sobre el matrimonio. En las escrituras del Dharmasutra se dice que debe casarse toda mujer inmediatamente después de llegar a la pubertad, para que así, no se pierda la posibilidad de concebir. Generalmente, antes de esta fecha, se ha casado ya a la niña, y en cuanto aparece la primera menstruación, se va a vivir con el marido. Si un padre no ha casado a la hija antes de la tercera menstruación, la hija puede elegir marido por si misma y el padre pierde el dominio sobre ella.

Si el matrimonio no es fértil, la mujer debe reemplazarse al octavo año; si es una mujer a quien se le han muerto todos los hijos, al décimo; si la mujer solo ha tenido hijas, debe reemplazarse el onceavo año; y si es una mujer quejumbrosa, debe reemplazarse inmediatamente.

Si una mujer enviuda, es considerada responsable de la muerte del marido y se le considera de mala suerte de ahí en adelante, por lo que tendrá que evitar su presencia a otros para no llevarles esa mala suerte. De ahí en delante sufrirán una doble discriminación: por ser mujer y por ser viudas. Se rapan y jamás volverán a dejarse crecer el cabello, se visten de blanco, no pueden volver a usar joyas, se ponen  una marca de ceniza en la frente. Cuando alguien llega a su casa, si no es de la familia no deben dejarse ver. Comen solamente lo que preparan con sus manos, durante el día no pueden tocar a nadie, ni siquiera a sus hijos.

DE QUE VA: En 1896, Sivakami tiene 10 años y ya es tiempo de buscarle un marido. Hanumaratham, un sanador y astrólogo, quiere casarse con ella. Enseña a la familia de la niña, como es costumbre, su horóscopo. En ella hay un detalle que puede predisponerlos en su contra: si no hay algo que modifique su destino (porque el nacimiento de hijos puede modificarlo), morirá 10 años después de la boda. La familia de Sivakami se da cuenta de que su hija puede enviudar siendo muy joven, pero pesa más el hecho de que   Hanumaratham es un hombre educado, ya viudo (su primer mujer murió aún niña ahogada en un río), que no les esconde nada y puede mantenerla bien, pues posee unas tierras y es un buen administrador de ellas. Acceden al matrimonio. Tendrá dos hijos y el título del libro viene de lo que sucede con el nacimiento de cada uno de ellos. En las dos ocasiones, les pide a las parteras que atienden a su esposa que avienten un limón por la ventana que da de la recámara al patio cuando el niño nazca, para así poder levantar el horóscopo del recién nacido de manera fiel y saber si ellos podrán influir para que viva más.

Nace una hija, Thangam, y su nacimiento les llena a ambos de alegría. A pesar de que fue un matrimonio arreglado, hay cariño y su vida es cómoda. Nace un hijo, y en el horóscopo se confirma que el padre morirá próximamente. Entonces Hanumaratham comienza a preocuparse por dejar a su mujer lo mejor preparada para la eventualidad que tendrá que enfrentar. La hace estar al tanto de cuales son sus propiedades, a quien se les renta, cuanto debe cada arrendatario, como les cobra…todo esto, sin que Sivakami salga de la casa. Consigue a un muchacho de una casta inferior, Muchami,  y lo pone a trabajar como su asistente: comienza a acompañarlo cuando recorre sus tierras, y el muchacho resulta ser muy hábil: detecta cuando un arrendatario miente, consigue  más cobros que Hanumarathan y comienza a tener mejores rendimientos con las tierras.

Cuando Sivakami enviuda, su hijo pequeño tiene 2 años, y ella sólo 19. Muchami será el hilo que aún la conecte con el resto de la sociedad y se comportará toda la vida como un caballero: será el guardián de la familia, y honesto, verá que prosperen las tierras, hasta que el hijo de Sivakami pueda hacerse cargo de su herencia.

Es una novela que a ratos parece un documental. Son tantos los detalles y explicaciones que da de sus costumbres que a rato parece muy pesada. Después de una tercera parte de la novela (que muchas veces estuve tentada a dejar), la trama mejora y bueno, al final hasta me llevé el libro a un viaje que hice el domingo para leerlo en la carretera y terminarlo porque me tenía en vilo.

Sivakami lleva una dieta sin carne, y sólo come lo que ella prepara con sus manos.

A través de los personajes vamos viendo como va cambiando la India el siglo pasado. Toda la acción transcurre en un pueblo del sur. Al principio, hay mucha superstición, se siguen mucho las tradiciones. Pero al querer modernizar a la India cambian leyes para proteger a las personas (cambios que siguen sin llevarse a cabo en los lugares más alejados porque no se enteran de los nuevos derechos, si se enteran no saben a quien acudir para que se respeten, la sociedad en la que viven puede aislarlos y criticarlos y orillarlos a que se vayan si creen que han roto con una tradición muy importante).

Festival Pongal, Sivakami jamás puede asistir al que se hace fuera de su casa (como en la foto), tendrá que hacer ritos dentro de su casa.

Por ejemplo, en 1929 queda establecida como edad mínima para casar a una niña los catorce años. Y esto es tomado de mala manera en casa de la protagonista, porque hará más difícil casar a una de las nietas.

El hijo de Sivakami será partidario de no hacer distinción de castas (lo que provoca finalmente mucha crueldad y un distanciamiento de madre e hijo), de no revisar los horóscopos, de hacer negocios con hombres de otras religiones, come con ellos sin cuidar sus reglas de no contaminarse.

No puede cambiarse una sociedad por decretos, por leyes, cuando las tradiciones son tan arraigadas. Tomará muchos años que acepten los cambios y por supuesto, los que más tienen que perder (en este caso, la casta de los brahmanes, que creían que las otras castas estaban para servirles y reverenciarlos, que no estaban acostumbrados a trabajar) no están de acuerdo con  los nuevos aires de libertad.

Odié al hijo, odié que hiciera pasar a su mamá por tantos momentos incómodos al final de su vida sólo porque quería imponerle sus ideas. No se dio cuenta de lo mucho que la hizo sufrir o lo injusto que fue con ella.

¿Se los recomiendo? Si, sobretodo si quieren entender más de la India. ¿Me parece una novela que valga la pena? También, pero tomen en cuenta que la historia avanza muy pero muy lentamente. A unos  personajes no los desarrolla bien. Aunque dice que es una novela de varias generaciones, sólo pone mucha atención en Sivakami, a quien acabamos conociendo muy bien, y a Muchami. Hay otros que son casi adornos. Me gustó mucho, la disfruté, pero si, avanzando con la historia muy despacio, por todo lo que quería enseñarnos de la India.

2 comentarios

  1. Aunque tengo amigas y familiares que han viajado a India, es un país, cultura, etc. muy desconocido para mí. Tendré que ponerle remedio. Besos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s