Mi Otro Reto.

1016061_10200754450196833_39538073_nAntes de que comenzara el 2013 hubo otro reto que para mí, era más desafiante que los que tomé como lectora. Uno que mi corazón quería lograr: que pudiera disfrutar de la lectura con mis hijos. Siempre han leído, pero quería que esto sirviera para unirnos. Que me platicaran lo que descubrían en el libro y qué les había gustado y qué no. Así que les propuse a ellos un reto: cada mes apuntaríamos lo que leían y platicaríamos algo del libro. Mamá iría guardando 100 pesos cada mes y a final del año habría 1,200 pesos para el que leyera más libros.

Pero a mediados de año surgió un problema: ¿cómo calificaría los libros más gordos? Porque uno se entretiene más en ellos. ¿Valdrían por dos? Y también,  ¿cómo mediríamos la dificultad de un libro? Porque no se entretenían lo mismo con una novela gráfica que con un libro de Nietzche, que era lo que uno de ellos estaba leyendo en el momento que surgió esa pregunta.

Sus edades son muy diferentes. Uno tenía 19, otro 16 y otro 13. Intereses y actividades variadas. Les dije que resolveríamos eso a final del año.

Visitando Comala, tierra de Juan Rulfo e hijos posando junto a la estatua en la plaza principal, cada uno con su libro viajero.
Visitando Comala, tierra de Juan Rulfo e hijos posando junto a la estatua en la plaza principal, cada uno con su libro viajero.

A donde quiera que fuimos en el año, los libros fueron nuestros compañeros. Tengo un hijo que se parece mucho a su mamá y lleva más libros de los que será posible leer en el viaje. Pero le entra la misma ansiedad que a mí: ¿y si necesito una lectura ligera? ¿y si no me está gustando alguno y no hay donde conseguir más libros? ¿y si me los termino rápido? ¿y si me sobra tiempo?. Así, en la última vacación yo llevé 3 libros y él 5. Pregúntenos si terminamos alguno. Ni uno. “Ahhh, pero ya los paseamos, que también es importante que los libros viajen” dijo mi hijo.

En Junio mi hija,  que era quien menos había leído,  me dijo: “te propongo un trato: el mes que lea más que tú, dame un premio especial”. Como no creí que me ganara, le dije que sí. Resulta que ese mes estaba leyendo “Los Miserables” y me ganó.

Pintura de Tamara Adams. Así me veo con mis hijos :D
Pintura de Tamara Adams. Así me veo con mis hijos 😀

Balance final de lecturas: hijo 1 leyó 21 libros; hijo 2 leyó 11 e hijo 3 leyó 18. Ya no sabía cómo iba a dar el premio, porque hijo 2 leyó menos libros, pero eran libros o muy largos o más difíciles. Este hijo participó en concursos de Oratoria en la escuela, y mucho de lo que tenían sus discursos eran ideas que le dieron sus lecturas (mamá pavorreal, por supuesto 😀 han de disculpar). Le fue muy bien, tanto, que no creían que el fuera el autor de dichos  discursos. Dos de mis hijos escriben muy bien, porque han sido buenos lectores durante su vida.

En última instancia, ellos encontraron la solución a todas las preguntas del año: hicieron un pacto y el ganador (quienquiera que yo dijera que había ganado) compartiría el premio con los otros dos, dividiéndolo en 3 partes iguales (de esto me enteré un día que estaban complotando a mis espaldas). Así que el reto también sirvió para que ellos se comportaran como hermanos 😉   ❤

La experiencia fue muy buena. Entre ellos se recomendaban libros, tuvimos tema de conversación en casa y el premio monetario les vino muy bien .

Este sábado me voy a un taller de papás impulsores de la lectura, para ver qué más ideas me puedo traer para seguir sembrando en los hijos que quieran leer (aquí en casa es una mentira vil eso de que cada mexicano lee 2 libros al año).

1497505_573224629422839_1431023525_n

Anuncios

32 comentarios

  1. Me parece que tuviste una idea genial. No solo los animaste con un reto para que leyeran más y creciera su afición, sino que además se unieron para que ninguno saliera perdiendo.
    Muchas felicidades por haber creado un reto tan estupendo.
    Un saludo.

    • Mariuca:
      ¡gracias! 😀 debo confesar que creí en Diciembre que la sangre correría por el río porque al principio ellos peleaban que si uno leyó más libros, que si los de x no eran tan difíciles, y querían que el más pequeño leyera lo que leía el más grande. Y me acusaban de favoritismo cuando defendía a mi benjamín diciendo: oye, que le llevas 6 años ¡como quieres que lea lo mismo que tú!. Afortunadamente, de ellos salió el arreglo.
      Un beso,
      Ale.

    • Úrsula:
      yo feliz con el reencuentro (aunque la foto ya me dijo a quien reencontraba porque con el puro nombre no daba pie con bola jajaja 😀 )
      ¡así que era tu tío! ¡oye, esos parientes si hay que presumirlos! 😉
      un beso,
      Ale.

  2. Que bonito Ale, creo que es sin duda el mejor reto que he visto nunca. Enhorabuena por haber inculcado a tus hijos el amor por la lectura y por seguir animándoles en el camino lector. No me extraña que estés orgullosa de ellos 🙂
    Un beso,
    Marie.

  3. Es una idea magnífica para incentivar la lectura en los más jóvenes. Además, la lectura desarrolla la imaginación como ninguna otra cosa. Y la imaginación es siempre una ventaja y una maravilla.

    Yo estoy muy lejos de tus resultados y de los de tus hijos, apenas he llegado en el 2013 a 13 libros en el año, me falta otra cantidad igual para alcanzarte.

    Pero sigo insistiendo, sigo leyendo y divirtiéndome.

    Lo que dices sobre que tus hijos escriben muy bien porque han sido muy buenos lectores, es una verdad enorme; un par de profesores me dijeron algo relacionado, hace algún tiempo: uno me dijo «para aprender a escribir muy bien,hay que leer mucho» y el otro dijo algo como «las personas que más leen son las que mejor comprensión desarrollan, mejor lógica tienen y pueden encontrar patrones o configuraciones dentro de un texto o una historia o un problema de manera más fácil».

    Te sigo leyendo, gracias.

    Un abrazo.

    • Manuel:
      ¡pues a ir por más el siguiente año! es sólo buscar y dedicarle tiempo. Apagar la tele un ratito. 20 minutos al día puede hacer mucha diferencia en el balance lector del año.
      Y la lectura ayuda además de todo lo mencionado por tí a tener mejor ortografía…los beneficios son muchos 😉 además de todas las ideas que vas sembrando en la cabeza (unas terminarán haciendo maleza en el cerebro, pero otros pueden cambiar la perspectiva de la vida).
      ¡nos seguimos leyendo!
      Un abrazo,
      Ale.

  4. ¡Una de los post más divertidos que he leído! ¡No sabía que tenías hijos! Soy nueva en el blog XD
    Me encanta la idea de que hayas tomado esa iniciativa en tu familia, y buenísimo el regalín que compartieron a final de año.
    ¿Oratoria? ¡Muy valiente! ¡Yo no sirvo para eso!
    Un abrazo.

    • Shanny:
      si tengo hijos y son 3. ¡Ayyy las que me hacen pasar! no tienes idea 😉
      Y ese hijo es valiente, si. Lo sacó del charro negro 😀 jajaja…a mi me piden que pase al frente y me pasa como el la película de “El Resplandor”…el pasillo se me hace laaaaaaaargo, largo. Prefiero escribir detrás de una pantalla 😛
      un beso,
      Ale.

  5. Hola de nuevo:
    Es una muy buena y original idea que puedo aplicar a mis dos nenas (6 y 4 años) cuando llegue el momento. Estoy tratando de inculcarles el hábito y el amor por la lectura desde pequeñas comprándoles libros adecuados (ya tienen una buena cantidad) y también les gusta que les lea un cuento antes de dormir. La mayor aprendió a leer en el último año de kinder y espero lograr que se convierta en una buena lectora con el ejemplo. La pequeña está iniciando con sus primeras palabras pero ya quiere saber leer al ver que su hermana ya lo hace. Le encanta tomar sus libros e imaginarse que ya lee. ¿Será conveniente o contraproducente “acelerar” su aprendizaje?

    • Miranda:
      en los niños es muy difícil “acelerar” nada si ellos no tienen interés. Mi hija aprendió a leer sola. Antes de que les enseñaran en la escuela, tenía libros que traían un cassette (uhhhhh ¡el siglo pasado!) y el cassette les iba contando el cuento y sonaba una campanita cuando tenían que dar vuelta a la página. Le encantaban sus cuentos y un día de repente, se soltó leyéndolos sin el cassette y leyendo muchos otros que tenía en casa. Tenía muuuuuuuuuuchos libros alrededor, que habíamos leído muchas veces. Cada niño tiene su propia madurez y va haciendo las cosas a su paso. Si tu notas que tu hija disfruta ¡sigue estimulándola! si notas que se enfada/aburre/sufre…no sigas porque la vacunas.
      Un beso,
      Ale.

      • Hola, Ale (¿te puedo llamar así?,
        Tienes mucha razón y tus consejos son atinados, Los niños encuentran poco a poco su ritmo y definen sus gustos e intereses. Seguiré motivando a mis nenas a la lectura a su paso y sin forzarlas. Hace 3 años inició en mi ciudad la Feria del Libro que ha ido creciendo cada vez más, claro, todavía nada que ver con la de Guadalajara, y esperamos que en este año se vuelva a efectuar. El año pasado vinieron varios escritores y dieron pláticas y presentaciones de sus libros. En lo personal, me da mucho gusto ver que aumenta la cantidad de jóvenes y niños que se interesan en los libros, algunos motivados por la fama de algunos de ellos, por ejemplo, las sagas. Es un buen comienzo que puede hacer que se interesen más adelante a conocer los clásicos y otros géneros.
        Gracias por tu respuesta e interés en mis comentarios.
        Un abrazo desde mi ciudad,
        MirandaRC

      • Miranda:
        Claro que me puedes llamar Ale 😉 Alejandra solo me dicen cuando me quieren llamar la atención. Todavía digo cuando escucho mi nombre completo “y ¿ahora qué hice?” en mi cabeza.
        Hace poco fui a un taller para papás impulsores de la lectura y entre las cosas que puedes hacer para que sean lectoras tus hijas es: rodearlas de libros, leerles, ir dejando que escojan los libros que llamen su atención. Esos son los que ellas querrán leer. Llevarlas a espectáculos de cuenta-cuentos. Jugar con la lectura (hoy te lo cuento yo, mañana tú me lo cuentas a mí). Siempre desde la diversión.
        Un abrazo,
        Ale.

  6. A lo mejor eres tú la que da ideas a los que organizan el taller, porque parece que en tu casa están siendo un éxito.

    Qué maravilla una familia donde leen todos, y leen tanto y se llevan los libros de excursión. Yo también soy de las que se lleva muchos libros de viaje, que lo mismo no llega a abrir por el motivo que sea, pero hay que llevarlos, por supuesto, ahora ya sé que es para que ellos también vean mundo 🙂

    Y bueno, si además has conseguido que compartan el premio ¡éxito total!

    • Loque:
      ¡gracias Loque! ahí la llevamos, ahí la llevamos 😀
      Imagínate tú las conversaciones que pueden tener los libros mientras vacacionan…¡tambien por eso es importante que salgan! ¡que sepan lo que se cuece en otras estanterías!
      un beso,
      Ale.

  7. Te felicito y felicito a tus hijos, y te felicito y por que encontrastes la manera de que leer fuera un reto deleite y no una imposición. Felicito a tus hijos, serisa super interesatna conversar con ells, sobre todode a que no le teme a los libros extensosssss me iddentifico con el..
    Saludos…. haysssss que envidia de foto, el primer libro que lei completo con el que me descubri como lector fue Pedro Paramo…..

    • Forastero:
      ¡gracias! esa foto ¡pobres! porque les estaba dando el sol de frente y era pésima idea tomar la foto en ese momento (el sol estaba donde no debía) pero ¡fue la hora que pasamos! y así tuvo que ser 😛
      un beso,
      Ale.

  8. ¡Hola Ale! ¡Felicidades por tan buenos resultados! A ver si nos compartes más ideas ahora que te vas al curso… Por lo pronto, la tuya se me hizo ¡genial!
    Un abrazo y espero verte pronto 🙂

  9. ¡Excelente entrada!!
    Yo también incentivo a mis hijos para que lean… y como me ven leyendo hasta mientras cocino 😉 se entusiasman. Siempre comentamos sobre lo que leemos y hay dos de ellos (tengo cinco) que escriben bien pero textos breves y experiencias personales. Y mucho lo vuelcan en las redes sociales donde tienen cuentas, algo bueno 🙂 El placer de la lectura es una herencia indispensable!
    Nos seguimos leyendo. Cariños…
    Estela

  10. Ale: sé que este comentario será una sorpresa (ojalá que agradable) pero estoy de regreso…aún lenta y distraida, pero empiezo por ti, amiga, a ver si me impulsas de nuevo como aquella vez. Ya leí algunas cosas, pero tengo tanto atraso contigo, con amigos, que para qué te cuento…volví y es lo importante. mi nuevo blog, más sencillo que el otro se llama vivirenflorida.wordpress.com, no es publicidad, es primicia, jeje. Pronto haré otro más especial. un beso grande, ADE

    • Ade:
      es una sorpresa ¡extraordinaria! que me llena de alegría. ¡Te he extrañado mucho!
      ¡Y mira: has comenzado con este nuevo blog, en el mismo mes que el anterior! ¡ya hoy mismo paso a verte!. Como dices: volviste y eso es lo importante.
      Un beso,
      Ale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s