LIBRO: El Libro de los Nombres

LA  CASA  DE  LOS  NOMBRES

Simon Stranger

Quien sale en la portada, es el autor, a un lado de una stolpersteine (podría traducirse como “piedra de tropiezo”), la stolpersteine con el nombre del tatarabuelo de sus hijos.

Gunter Demnig

A principios de 1990, el escultor y artista Gunter Demnig puso las primeras piedras de tropiezo en Colonia (sin autorización y de forma extraoficial). ¿Qué son, para qué? En una entrevista dijo que las pérdidas humanas del holocausto pueden ser demasiado abstractas y que el quería rememorar a las víctimas, recordarle a la gente que el horror se gesta a tu lado, que los que desaparecieron eran vecinos de alguien, no es que de repente se desvanecieran. Alguien los arrancó de su vida normal. “Quiero que vean con sus propios ojos: el terror empezó aquí, en este pueblo, en mi calle, en mi casa.”

En la placa está un nombre, ya sea fuera de su casa o su lugar de trabajo, si fueron sacados de ahí, con la nota de a dónde fueron deportados y donde murieron. Se ponen en el piso para que “Quien quiera leer las inscripciones de una piedra de tropiezo, deberá inclinarse ante las víctimas.”

En la portada, entonces, está la piedra de tropiezo de Hirsch, tatarabuelo de los hijos del autor. Y en la novela nos va a contar que sucedió en Noruega durante la Segunda Guerra Mundial.

Va a usar la historia de su familia para entretejerla con uno de los más desalmados criminales de guerra noruegos: Henry Rinnan. Un joven que estaba acomplejado por su baja estatura, que era acosado por sus compañeros, que buscaba ser aceptado y que al no serlo, decidió inspirar temor. Pareciera que la novela pregunte ¿qué detona el mal en una persona? ¿Qué hubiera pasado si Henry hubiera encontrado la manera de no sentirse excluido socialmente? ¿Qué hacemos mal como sociedad para engrendrar esos monstruos? ¿Cómo nacen los héroes? (Porque también los hay en el libro…la tatarauela, y la bisabuela serían salvadas por las mismas personas, que lograron ayudar a salir a muchos judíos de Noruega).

Henry Rinnan es el de en medio.

Nos cuenta la historia de Hirsch y Marie, un matrimonio que tuvo dos hijos: Jacob y Gerson. Gerson y Ellen Glutt tuvieron a Grette y Jenikka. Una vez que ellos pudieron regresar a Noruega, se instalaron en una casa que les pareció económica y sólo después se enteraron que fue una casa donde se torturaba y castigaba a personas que hacían enojar a Rinnan durante la guerra.

El autor y su suegra.

La  madre no puede tolerar que sus hijas bajen a jugar al sótano, de donde a veces traen casquillos de balas, y vive en una permanente depresión. El marido piensa que exagera. Pero ¿cómo se reconstruye alguien después de haberlo perdido todo? ¿Estando cerca de donde ocurrió el horror? ¿Cómo se borran las marcas de la barbarie de una ciudad, de una persona?

El título viene de que cada capítulo comienza con una letra, una palabra y va siguiendo el orden alfabético. El libro se publicó en 23 idiomas, y ganó el Premio de los Libreros de Noruega y ya se vendieron los derechos para llevarlo al cine.


Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s