LIBRO: El Verano en que mi madre tuvo los ojos verdes

EL  VERANO  EN  QUE  MI MADRE  TUVO  LOS  OJOS  VERDES

Tatiana Tibuleac

Quien nos cuenta la historia en Aleksy, que rememora un verano que pasó en Francia con su madre. La novela tiene un comienzo muy duro: el adolescente odia al mundo, y en particular a su madre de quien parece despreciar todo. Son tan fuertes esas primeras páginas que estuve a punto de abandonar el libro.

Pero me alegro de haberlo continuado, porque nos va a ir contando que ha pasado para que ese joven esté tan enojado, sea violento e irrespetuoso. Hay una historia desoladora. Nos cuenta la historia Aleksy cuando ya es adulto, se ha convertido en un hombre famoso y rico a través de sus pinturas, y atraviesa un periodo donde no puede crear y su terapeuta lo conmina a rememorar ese verano con su madre.

Hay muchos temas interesantes: le enfermedad mental, el sometimiento de una mujer a la violencia del marido, a la pérdida de una hija que la sume en una especie de catatonia, al daño que esto deja en el hijo que sobrevive (tanto la falta de atención, como la violencia y su mismo duelo por la hermana).

Una mujer valiente que decide salir hacia afuera (literal y metafóricamente) cuando decide por una vez darse gusto, y reparar lo más posible antes de que su tiempo se acabe. Soportando el dolor, y el desdén del hijo, se embarcan en un viaje que los hará reconocer sus heridas, y en medio de ello el amor que ha estado ahí. Rotos, pero ya no solos, aprenden a cuidarse mutuamente.

Este libro ganó el premio de la Unión de Escritores de Moldavia, el Observator Cultural y el Lyceum.

Les dejo algunas frases:

Los ojos de mi madre eran mis historias no contadas

¿Por qué comprar cuatro vasos si vas a beber solo de uno? ¿por qué tallar ocho sillas si comes siempre solo? ¿Por qué traer un objeto a tu casa, prometerle una vida, una historia, para olvidarlo luego intacto e inútil durante días, años, décadas? Para trasladarlo de una habitación a otra, de un pensamiento a otro, para envejecerlo y abaratarlo sin disfrutar de él, y arrojarlo al final al cesto de una moribunda que es todavía más embustera que tú, porque sabe que se está muriendo, pero, ya ves, sigue comprando cosas.

Una decisión estúpida es producto de otra decisión estúpida. Una chaqueta fea y barata atrae más ropa fea y barata. Un sopapo perdonado acarreará un puñetazo y una mentira admitida se transformará en un cementerio de verdades.

La autora.

Solo piensas en la muerte cuando te mueres, Aleksy, sólo cuando te mueres, y eso es una tontería, una inmensa tontería. Porque, en lugar de todos sus sueños, la muerte es lo más probable que va a sucederle al individuo. De hecho, lo único que le va a suceder con toda certeza. Por eso, Aleksy, no hagas nunca las cosas a lo tonto pensando que tendrás tiempo de enderezarlas, porque no lo tendrás. El tiempo de después lo utilizarás para hacer más tonterías y para morir más deprisa.

4 comentarios

  1. Acabo de terminarlo … ¡Qué fuerte! Me encantó el libro y me encantó tu comentario.
    Beso grande, Ale y que pases una feliz Navidad a pesar de la silla vacía.
    😘

    • Marcela querida:
      ¡fuertisimo en verdad! Esas primeras páginas, hay que tener estómago para continuar. Espero que tú también hayas pasado una feliz navidad y que venga un 2022 lleno de cosas bonitas. Nosotros la pasamos en familia, con lágrimas, pero también mucho agradecimiento por todo lo que nos queda en el corazón.
      Un beso,
      Ale.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s