LIBRO: Mi Madre

Mi Madre

Yanushi Inoue

Editorial Sexto Piso

Este es un libro pequeño, apenas 164 páginas. Está dividido en tres partes, y en ellas el autor (que es un escritor muy celebrado en Japón, ganó todos los premios que había sobre escritura e incluso era propuesto para el premio Nobel de Literatura) nos va contando cosas sobre su madre, desde que ella tenía 80 años, hasta su muerte a los 89 años.

Las primeras  páginas habla de su padre: un médico militar que se jubila a sus 50’s y regresa al pueblo de Izu, donde vive una vida austera, casi rayando en la pobreza. No aceptará ayuda económica de sus hijos para vivir sin tanta penuria  durante esos años, y además el padre no convivía casi   con nadie además de su esposa. Tres décadas vivirán así, hasta la  muerte de él a los 80 años.

Es posible que durante una larga vida conyugal –y sin que tenga nada que ver con sentimientos como el amor o el odio–, los maridos impongan a sus mujeres esas obligaciones que se depositan en sus hombros como finas capas en forma de resentimiento. Si es así, el marido es el culpable y la mujer, la víctima”. Son las reflexiones que hace porque lo primero que parece olvidar su madre es a su padre. Ciertamente en esas primeras páginas nos habla de lo difícil que debe haber sido su vida conyugal, con ella forzada a vivir una vida austera, casi monacal. De haber sido una niña mimada, con ancestros médicos muy respetados, de repente se vio atada a un hombre que había perdido una guerra, que no estaba orgulloso de su militancia, que se retiró cuando aún le quedaban años de ser productivo.

No es un libro que se centre en los detalles difíciles de la enfermedad de su madre, hay momentos graciosos, otros tristes, pero apaciblemente nos va contando del deterioro mental de su madre. Pareciera  que se van borrando décadas de su vida, de lo más reciente hasta que al final, ha regresado a la juventud/niñez. Sus 4 hijos estarán siempre al pendiente de ella, vivirá más tiempo con sus dos hijas, porque en casa de los hijos parece no sentirse a gusto, llega para inmediatamente querer partir. A todos ellos va dejando de reconocerlos, a unos primero, a otros después, lo que es extremadamente doloroso (hacen hipótesis ¿por qué olvidó a x primero? ¿Qué sucede en su cabeza?). Con las hijas tiene energía para pelear (mientras las reconoce, y sabe que son las hijas) pero con los hijos es más cauta. Es correcta con algunos;  imprudente y mordaz con otros.

Los hijos van enterándose de  diferentes facetas de su  madre a través de lo que recuerda, y lo que olvida, sus obsesiones, sus quejas. Se asombran de que recuerda con especial afecto a alguien que pudo ser su pretendiente, o un amor de juventud de ella.

Es un testimonio del amor de un hijo a su madre; hijos que hubieran querido hacerle más fácil su transitar, y que se veían imposibilitados de hacerlo porque no obtenían respuesta de si lo hacían bien o no. Es una de las cosas más crueles de la enfermedad: roba al ser querido que conocemos para dejarnos la cáscara de alguien que nos parece desconocido, al que sin embargo, se sigue amando. Esa ventaja se tiene sobre él: se le puede seguir amando, mientras que él ya no recuerda quienes somos.

Una lectura sobre un tema que no es sencillo, pero contado sin dramas estridentes.

El cerebro trata de ordenar el mundo, y es muy difícil (y frustrante) cuando no podemos hacerlo. Esto sucede cuando se tiene un padre o madre que sufre demencia: no hay orden en el caos que se vive con una pena como esa. No entendemos qué le pasa, como cuidarle, por qué hay cosas que ha borrado de su memoria y por qué hay otras que incesantemente les atormentan sin que para el cuidador tenga sentido. Lo  que toca es seguirles amando, aunque no entendamos ya quien es, a dónde ha ido esa persona que nos amaba, y quede alguien que es desconocido para nosotros (y nosotros para ella).

4 comentarios

  1. Hola! Me he pasado por tu blog porque, aunque ya te seguía desde que tenía otros dos blogs ya desaparecidos, he abierto otro ahora que voy a publicar un libro y veo que conservo los blogs que seguía desde entonces. Me encantaría que te pasaras y le echaras un vistazo. Además, si estás interesada en que te pase de modo gratuito un ejemplar en digital de mi libro para que lo puedas reseñar, dímelo y está hecho.
    Respecto a tu reseña, a pesar de que no es mi lectura habitual, de vez en cuando sí que tengo el ánimo para estas lecturas mas intimistas, así que me lo apunto.
    Gracias de antemano y ¡Besos!

    • Hola Ana, me pasé por el blog que dejaste aquí y me dice que ha sido borrado.
      De momento, no me da tiempo de leer nada más que lo que tengo que leer por compromisos que tengo con círculos de lectura, agradezco el ofrecimiento, pero no puedo aceptarlo.
      Saludos,
      Ale

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s