LIBRO: Madre e Hijos

MADRES  E  HIJOS

Theodor Kallifitades

Tengo sesenta y ocho años, pero soy y sigo siendo el hijo más pequeño de mi madre.”

Un libro bellísimo. Un escritor griego de 68 años, que emigró a Suiza hace 40 años, visita  a su madre de 92 años a Atenas. Pasarán una semana juntos, y es enternecedor leer como esta madre, lo sigue siendo y quiere atender a su hijo, y cocinarle sus platos preferidos, y platicar con una taza de café en la terraza, y recordar como era de niño, sus travesuras y cuando se va acercando el momento de la despedida,  prepara manjares para que les lleve a su familia en Suiza.

En ese viaje, Theodor leerá una historia de la vida de su padre, que le escribió antes de fallecer, rememorará su vida en Grecia, y observará a su madre no solo como hijo, sino como escritor que quiere dejar testimonio de la vida de ella.

Su padre trabajó como maestro toda la vida. Un tiempo se exilió en Turquía, enviudó con un hijo pequeño, y se casó pronto con Antonia (madre del autor), con quien tuvo dos hijos más (el autor es el hijo menor).

Y conocemos como se considera él formado por cada uno de ellos: dice que su padre hizo de él un ser humano, y su madre lo hizo escritor. “En el mundo de mi padre existía el trabajo, el deber, la perseverancia, el contener las lágrimas hasta que se hubieran terminado todas las sonrisas.

El mundo de mi madre era distinto. En él existían los lazos sentimentales y la preocupación, que es la consecuencia de estos. Existía lo inesperado, la vulnerabilidad y la necesidad de que finalmente todo fuera bien. Las lágrimas no eran lo contrario de las sonrisas, las unas presuponían las otras. En una breve consideración estadística, confirmo que mamá lloraba más cuando reía con el alma. Y lo que existía por encima de todo su mundo era la memoria.

El futuro era la preocupación mayor de mi padre. Mamá prefiere volver a lo pasado.

De ella heredé el anhelo de narrar una historia. Ese anhelo que de alguna manera es el deseo de que todo vuelva a estar bien, de que todo ocupe el lugar que le corresponde, que adquiera sentido y contexto”.

Nos cuenta como ha sido vivir en otro país, con otro idioma. Un lugar donde ha sido extranjero. “Los nacidos dentro de la muralla no lo entienden. ¿Pero acaso podrían entenderlo? Para ellos la muralla es protección, para los otros es la principal traba.”

Ha sido un placer leerlo, lees sus reflexiones, ver la relación entre esa madre que sigue queriendo cuidar al hijo, que sigue siendo su pequeño: dejarlo descansar, que se acuerda de sus preferencias, que se sienta a platicar con él con su taza de café. Las comidas familiares con quienes viven en Grecia y su reencontrarse con amigos que han tomado distintos caminos, pero que al encontrarse pareciera que no ha pasado ni un día en que se separaron.

El autor.

4 comentarios

  1. No hace mucho leí de este autor “Otra vida por vivir”, en el que narra el regreso a sus orígenes en Grecia. Me gustó conocer su experiencia.
    El libro que comentas también me resulta atractivo por la temática.
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s