LIBRO: El fantasma y la señora Muir

EL  FANTASMA  Y  LA  SEÑORA  MUIR

R. A. Dick

Impedimenta

Un libro maravilloso, que me tuvo con la sonrisa en el rostro mientras lo leí. En verdad libro-medicina (y de pocos digo esto).

Es un libro que se publicó en 1945, y que fue llevada al cine 2 años después por Joseph L. Mankiewicz (pueden ver la película aquí). En youtube hay una serie de 50 capítulos que se hizo entre 1968 y 1970,  también basada en este libro. (Acá está toda la serie en youtube).

Los protagonistas de la película, que por cierto, tiene una música espectacular.

¿De qué trata? De una mujer muy joven que ha enviudado, quedándose a cargo de dos hijos y que busca irse a vivir a un pueblo costero de Inglaterra, a un lugar donde ella pueda decidir cómo va a vivir su vida de ahora en adelante. Antes de su viudez, su marido y la familia de su marido tomaban todas las decisiones. Incluso hay algún jaloneo con su familia política, pero ella está firme en que debe ir a donde ella quiera, porque no es la mujercita apocada y débil que todos perciben. Una de las razones para mudarse es ese: reencontrarse con lo que ella quiere, pero otra es porque tienen que recortar gastos. Y vivir allá le hará rendir más el dinero. Muchas mujeres deben haber estado en su situación, después de la segunda guerra mundial, enfrentando una viudez sin mucha liquidez.

Así me imaginaba yo el pueblo donde vivía la señora Muir.

Y resulta que se enamora de una casa que el encargado de bienes raíces no quisiera rentarle, aunque no le dice muy bien por qué. Y a ella le gusta la casa y se instala en ella…con todo y el fantasma que trae incluido.

Pero no es un fantasma que asuste, ni que se la pase haciéndole maldades. Por el contrario, resulta ser un muy amigo para la joven viuda y le ayuda a encontrar el valor para enfrentarse a la vida.

Ser bueno o malo no siempre significa contar con espiritualidad o carecer de ella, esa es otra diferencia inventada por el hombre; algunos de los peores hombres según los parámetros terrenales poseen una mente y unos sentimientos de lo más nobles, pero se internan en la niebla, quizás al principio de sus vidas, y ya nunca pueden aprender a navegar en línea recta. Y le diré algo más; son los santos y los pecadores los que más cerca están de lo que verdaderamente importa, y no los que no son ni una cosa ni la otra, con sus pecados negativos de rencor, malicia y mezquinidad.

No sirve un carajo intentar enseñarle algo a alguien cuando se niega a reconocer que tiene algo que aprender.

La autora.

La autora se llamaba Josephine Aimee Campbell, y nació en 1898 en Wexford Irlanda, y falleció en 1979. Publicaría este y 4 libros más bajo el seudónimo de R. A. Dick.

4 comentarios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s