LIBRO: Tyll

TYLL

Daniel Kehlmann

Reto Tsundoku

 

Hace poco leí el libro “Mi maravillosa librería” donde la autora menciona varias veces al autor de esta novela. Hace firmas en su librería de Petra y es toda una celebridad. Es muy joven (digo yo, jajaja). Nació en 1975 en Munich y es hijo de un director de cine y un a actriz, y creció en Viena, donde se mudó cuando tenía 6 años. Estudió Filosofía y Filología alemanas. Aún en la Universidad publicó su primer libro “La Noche del Ilusionista”. Su siguiente libro, “La Medición del Mundo” fue un éxito de ventas  (se dice que es el libro alemán más vendido, después de “El Perfume”), le dieron el premio Heimito Von Doderer y fue convertido en película por la productora Boje Buck Poduktion. La trama tiene que ver con Alexander Von Humboldt y Carl Friedrich Gauss. Esta película pueden verla aquí.

Pero de este libro, Tyll, me habló mi amiga Paulina(¡gracias Pau!) y a ella la sigo ciegamente y leo cualquier cosa que me recomiende. Esta novela estuvo entre los nominados a premio Booker de este año. Entonces me dispuse a leerlo.

El autor.

El nombre de la novela procede de un personaje folklórico alemán que se llama Tyll Eulenspiegel. Hubo un Tyll que fue un bufón muy célebre por su ingenio en el siglo XIV, y en 1510 se editó un libro de autor anónimo con sus travesuras. El autor toma a este personaje y lo inserta en el siglo XVII en un periodo en Alemania que fue terrible: la guerra de los 30 años. Eso es el fondo que hay detrás de esta novela: nos muestra la devastación y el sin sentido de una guerra que hizo que al final de ella, Alemania tuviera un tercio del número de habitantes anterior al conflicto.

En esa época, las noticias viajaban gracias a los viajeros, o a los artistas que iban de pueblo en pueblo y llevaban diversión e información. Así, un joven Tyll ve a un hombre que hace trucos para ganar dinero, el mismo día que su padre -molinero- será llevado por la inquisición para ser interrogado por unos libros que saben que tiene.

 

Estamos en una época en que se perseguía la brujería, había libros considerados prohibidos, el conocimiento era para unos cuantos privilegiados, y la ciencia estaba compuesta de hechos comprobables y aún ideas mágicas y supersticiosas.

La trama no es lineal: da saltos hacia adelante y hacia atrás, como Tyll saltando en una cuerda, o manejando pelotas en el aire como buen bufón. Y poco a poco, hacia el final, vamos encontrando sentido a las pistas que nos iba dejando en cada capítulo. A través de sus peripecias vamos viendo que, debido a esa guerra, hay campos sin cultivas, algunos cubiertos de ceniza lo que después traerá hambruna y desesperanza en la población; muchos mendigos que buscan de que alimentarse, montañas de cadáveres sin enterrar, enfermedades debido a la desnutrición y poca higiene. Mientras que los poderosos, pelean por las razones más tontas y ni idea tienen del sufrimiento que causan en sus pueblos (o si la tienen, no les importa).

Una lectura que pide tu atención para ir sosteniendo los hilos, pero cuyo final lo deja a uno satisfecho y contento.

2 comentarios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s