LIBRO: Garras y Colmillos

GARRAS Y COLMILLOS

Jo Walton

 

La autora es galesa y vivió ahí hasta que terminó la universidad, después vivió dos años en Londres, para volver a Gales y vivir ahí hasta 2002 y después se  mudó a Canadá.

La publicaron por primera vez en el 2000, aunque estaba activa en foros de internet. Sus tres primeras novelas tratan del mito artúrico y la ilíada irlandesa (Táin Bo Cúalinge). Y esta novela fue la tercera que publicó. Con ella ganó el premio Mundial de Fantasía 2005.

La trama es sencilla: un padre muere, dos hijos están muy bien acomodados, por lo que lega la mayoría de lo que tiene a sus tres hijos menores (un varón y dos mujeres) que aún tienen que abrirse paso en la vida. Pero habrá un pleito por la herencia.

Y lo interesante es que los personajes son…dragones. Si, esos seres mitológicos de los que todos conocemos algo. Y en el libro nos enteramos de ciertas cosas: son puestos en “nidadas” de más de un huevo y deben crecer y tener expectativas de ser sanos y fuertes o serán comidos. Los de las clases superiores se comerán a sus propios hijos, y se comerán a los débiles de las clases de abajo. Y con cada bocado de carne de dragón, los dragones se hacen más fuertes, y crecen. Así, hay algunos que miden 15 metros, y los más pobres medirán algo menos de 2 metros. No nacen con alas, la obtienen con el tiempo, y el fuego también. De este último no deben abusar, porque puede costarles su vitalidad. Las dragonas se ponen rosas cuando quieren a un dragón, y este se les acerca…y si se ponen rosas antes de tiempo, se les dificultará que las tomen como un buen partido…pueden caer en desgracia. Y por ahí también hay conflictos religiosos: dos maneras de interpretar como deben actuar creyentes y sacerdotes.

Tooth and Claw by StarSeekerDragoness on DeviantArt

Las mujeres, como en la época victoriana, no pueden aspirar a un buen matrimonio si no tienen dote; necesitan un dragón que las proteja; se abusa de los siervos, a los que no se les enseña a leer ni escribir y además se les atan sus alas para evitar que vuelen. También se les atan las alas a los sacerdotes. ¿Cómo se transportan, entonces? Pues caminan y tienen tren o carretas jaladas por caballos.

Los más ricos tienen sus propiedades, donde viven siervos que trabajan sus tierras. Pueden cazar, los dragones usan sus garras y las mujeres lanzas. Tienen títulos que van heredando y pueden aspirar a obtener en base al buen comportamiento y la obtención de la riqueza.

Estas dragonas son feministas. Se dan cuenta de que la sociedad es injusta, y están dispuestas a imponer cambios en ella. Pero no les contaré más. Si les gustan las novelas victorianas, y están dispuestos a leer un libro de fantasía, este les dará muy buenos momentos de entretenimiento.

Terminé el libro con el corazón alegre.

2 comentarios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s