LIBRO: Los Niños Perdidos

LOS  NIÑOS  PERDIDOS

Valeria Luiselli

Reto Tsundoku

 

 

 

Hay libros que son necesarios porque nos muestran lo que está ocurriendo en el mundo, nos ponen delante de los ojos lo que quizás escuchamos, lo que se comenta en alguna reunión, pero a lo que no ponemos atención y dejamos pasar sin engancharnos, empaparnos en el tema.

Este es uno de esos libros. Durante mucho tiempo, niños cruzan la frontera con EUA, a veces solos. Entre Octubre de 2013 y Junio de 2014 80 mil menores llegaron a la frontera de Estados Unidos. ¿Por qué? A los niños se les decía que era mejor que rápido los detuviera la patrulla fronteriza, así estarían “seguros” o eso creían. Durante el gobierno de Obama, se les declaró “interés prioritario”, lo que lo puso en primer lugar para ser deportados. Antes de que les declararan así tenían un  año para conseguir abogado, después de eso  el periodo se redujo a 21 días. A partir de la presidencia de Trump, los menores son detenidos en centros de detención con condiciones infrahumanas y ya hay niños que han muerto en esos centros.

La autora tomó la decisión de donar tiempo siendo intérprete en una corte federal donde los solicitantes de asilo (en este caso, esos menores) tenían que responder un cuestionario de 40 preguntas. Lo que descubrió fue el profundo desprecio que hay por el migrante, el poco interés en recibirlos, los prejuicios hacia ellos, la poca empatía para entender por qué migran. Nadie lo hace porque esté bien en su país de origen: hay pobreza extrema, van huyendo de la delincuencia que está buscando que trabajen para ellos, o son perseguidos por ellos (o por el estado, que debiera protegerlos). Se exponen en viajes que son un infierno ¿Quién en su sano juicio se sometería a esos peligros? Y sin embargo, viajan. Mandan solos a los menores pensando que estarían menos expuestos o que recibirían el asilo con más facilidad.

La situación empeoró. Aunque las familias viajaran juntas, fueron separados. Hubo niños perdidos por el sistema. Vimos a los niños en jaulas; ¿qué va a ser de esas personas tan lastimadas? ¿esos niños que no entienden si sus padres los abandonaron, si los padres murieron o desaparecieron? ¿o los que si entienden que fue el gobierno quien los separó?

El problema no es solo el país al que llegan a pedir asilo; está en los países que tienen que atravesar, en el tráfico de personas, en el narcotráfico que necesita manos y crea pandillas para proteger territorios, en la corrupción que nos asola. Nuestra sociedad en general necesitaría que nos preguntáramos por qué permitimos estos niveles de violencia, pobreza, falta de oportunidades.

Y  los más perjudicados son los niños, a quienes no se les reconoce como víctimas de una guerra.

El libro se divide en 4 actos: Frontera: que comienza con las dos preguntas que les hacen en los interrogatorios: ¿Por qué vienes? ¿cómo entraste?. La Corte: que pasa cuando el menor se presenta en ella: tienen derecho a un abogado, pero el estado no lo pagará, y solo tienen 21 días para conseguirlo. Muchos serán deportados antes. Casa: ¿encuentran el paraíso que se imaginan? No, muchas veces los brazos de la violencia que asolan sus países son largos, y los encuentra en este nuevo país. Buscarán que se unan a negocios ilegales, si estaban huyendo de una venganza, encuentran a sus verdugos en este nuevo país, el narco los quiere reclutar para venta, etc. Comunidad: si no olvidamos que no son números, que detrás de cada historia hay una persona que merece ser ayudada para integrarse, crecer, aprender después dan mucho a su comunidad. Quien consigue los abogados para ellos son organizaciones sin fines de lucro, y Luiselli tenía alumnos a quienes les expuso lo que estaba haciendo y los jóvenes al finalizar su semestre hicieron una organización (Teenage Inmigrant Asociation) para ayudarlos. Muchos cambiaron su paradigma, de verlos como intrusos a verlos como personas. Creo que es lo mejor del libro: hay esperanza cuando tendemos puentes, y no muros.

Este libro ganó el American Book Award en el 2018. Ojalá Oprah lo hubiera leído o recomendado para su club de lectura. Suspiro.

Unas palabras de Saramago, en las que tendríamos que reflexionar cuando vemos un migrante.

Otros libros que tienen que ver con el tema de la miracion: Estoy Contigo, 3934 Kilómetros, La Distancia Entre Nosotros,Refugiado, I Am Not Your Perfect Mexican Daughter, Todo lo que no te Conté, Lejos de Ghana, El Libro de los Americanos Sin Nombre. 

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s