LIBRO: El Fabricante de Muñecas

EL  FABRICANTE  DE  MUÑECAS

R.M. Romero

Editorial Roca

Reto Tsundoku

 

En la página web de la autora dice que es una latina judía autora de cuentos de hadas para niños y adultos, que vive en Miami con sus dos gatos y que en los veranos ayuda a conservar cementerios judíos en Polonia.

Ya con esto, entendemos el libro. Sus visitas a Polonia le impactaron (tanto como para regresar a ayudar a conservar el cementerio) y comenzó a preguntarse por las personas que vivían ahí durante la Segunda Guerra Mundial. Así creó al personaje de Cyryl, el fabricante de muñecas de Cracovia. El luchó en la Primera Guerra Mundial, ahí perdió a su familia, una pierna y ahora tiene una tienda donde hace juguetes para niños.

Y por otro lado, crea a Karolina, una muñeca que vive en el país de las muñecas, donde trabaja como costurera y tiene el don de coser sueños mientras arma la ropa de sus clientes. Es un país construido como la cabaña en donde caen Hansel y Gretel: los adoquines son de caramelos, las casas de galleta, etc.

Así como en este mundo estalla la segunda guerra mundial, al país de las hadas también llega la guerra. Tienen una invasión de ratas, que comienzan a comerse el país, luchar contra valientes soldados de plomo y la resistencia que crean las muñecas y Karolina, justo cuando está por perder la esperanza, es llevada por un viento hasta la juguetería de Cyryl.

El fabricante de muñecas puede comunicarse con ella. Karolina se da cuenta de que es un hombre triste, hábil, un mago que no sabe que lo es. Está segura de que es esa magia la que la ha convocado.

Ambos verán avanzar el cambio en las personas cuando son invadidos por los nazis. Karolina y Cyryl se hacen amigos de un padre viudo y su hija, que son judíos. Y serán testigos primero de como se los llevan al ghetto y querrán ayudar. Y lo hacen, a riesgo de poner sus vidas en peligro.

El nazi que es el antagonista es un brujo. También tiene la capacidad de usar la magia, pero ha decidido usarla para hacer daño.

No me ha gustado que se unan elementos de cuento fantástico con la historia, hay ciertos hilos que me parece que no acaban de cerrar bien, pero sin duda, es una manera novedosa de contar esas historias que ya conocemos sobre el holocausto. Las guerras destruyen el mundo que conocemos, quedan personas fracturadas, solas, frágiles. Siempre habrá héroes y tiranos. Y parece que no aprendemos a vivir en paz.

Así me imaginaba la juguetería de Cyryl.

La portada es una belleza, y eso fue lo que me decidió a leerlo. Me parece que podría gustarle mucho a jovenes que apenas están descubriendo este periodo de la historia.

Cementerio judío en Cracovia.

Con el libro, la autora dice que quería rendir homenaje a esas personas que no estaban de acuerdo con lo que sucedía:   criticaron al invasor,  se opusieron a él luchando por salvar a otros aún a costa de su propia vida.

Me pregunto: ¿sólo el que tiene magia es valiente? ¿O la magia viene de ser valiente y hacer lo que se debe hacer?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s