LIBRO: El Color de Nuestro Cielo

EL  COLOR  DE  NUESTRO  CIELO

AMITA TRASI

 

Pensando en que este año la FIL Guadalajara tendrá como invitado a la India, leí este libro escrito por una autora india.

Esta es su primera novela. Nació en Mumbai, India y en la actualidad vive en Houston, Texas, con su marido e hijo. Es una mujer muy joven, especializada en Recursos Humanos.

¿De qué trata la novela? Es la historia de dos niñas que crecen en Mumbai, en los 80’s, y cuyas historias se entrelazan cuando una de ellas, Mukta, llega a vivir a casa de la otra, Tara. Mukta proviene de un poblado donde su vida corría peligro y el padre de Tara, que trabaja con niños de la calle, la rescata y la lleva a vivir a su casa. Tara es la hija única de un matrimonio de clase media. Y vivirán juntas un tiempo, hasta que sean separadas. Tara irá a Estados Unidos, y Mukta tendrá una vida muy dura en la India.

Los temas que se tratan son muchos, pero el que más me ha impresionado es el de las devadasis. En la India, hay una diosa llamada Yellamma, y hay familias que entregan a sus hijas al templo (en otras, es tradición que si son devadasis y tienen una hija, esta será devadasis al llegar a la pubertad). ¿Por qué hacen esto? Porque creen que traerá buena suerte a la familia, porque la familia no tiene recursos para una dote, porque no hay otra manera de sobrevivir.

El problema es que lo que antes era una práctica religiosa donde a lo mejor eran valoradas como sacerdotisas, ahora son prostitutas del pueblo. En la práctica, se vuelve una trata de personas. Son mantenidas en cuartos de los que no salen nunca, el cuarto tendrá ventanas si se portan bien; pero si no, estarán en calabozos en situaciones deplorables, y trabajarán todos los días, mientras se les pida hacerlo y no hay otra manera de escapar de esta vida sino la muerte. Las que tratan de escapar y no lo logran son asesinadas en público, frente a las otras, o se tiran los cadáveres cerca de ellas de manera que las que quedan los vean y no les queden ganas de intentarlo.

Viven vidas muy cortas, pues no las cuidan, llevan a médicos o dan medicinas si se enferman. Si se embarazan, les hacen abortos en pésimas condiciones. Las dejan estar en burdeles mientras son útiles. Una vez que no lo son, son desechadas.

Por supuesto, no todo es sobre ese tema. También hay personajes que logran sobreponerse a la adversidad, que cuando todo apuntaba para que fueran delincuentes, logran redimirse y luchar para que otros tengan oportunidad de salir de la espiral de la delincuencia (como Reza). La historia la van contando un capítulo cada una de las niñas, y brinca del presente al pasado y así nos vamos enterando como fueron viviendo antes de encontrarse, cuando se encontraron y cuando la vida las separó.

Mukta se consolaba viendo el cielo estrellado.

Un libro que abre los ojos a esta práctica que no solo existe en la India. Si bien en México nadie está “casada” con ninguna deidad, el problema de la trata de blancas es uno muy serio. Igual que allá, la mayoría de los prostíbulos son regenteados por los narcos con la complacencia de las autoridades que hacen poco por rescatarlas. En algunos casos, no solo hay complacencia, sino que son los principales culpables de la trata…y siguen tan campantes incluso amenazando, matando y poniendo en peligro a los periodistas que los exhiben (como Lydia Cacho).

La autora con su libro.

En su página web, la autora cuenta que para crear el personaje de Mukta se inspiró en una niña que conoció en su infancia, hija de la mujer que les ayudaba en su casa. Se llamaba Shankuntala, y le llamaban Shanku. Amita cuenta que le llamaba mucho la atención que la niña se sentaba en una esquina de su casa, sin hacer contacto visual con nadie, sin hablar, sin querer comer la comida que le ofrecía la madre de Amita. Contestaba con monosílabos si le hablaban, siempre checando que su madre no estuviera cerca. Amita le enseñó a leer, pero Shanku dejó de interesarse en aprender pues a los 13 años la casaron con un hombre muchos años mayor, y alcohólico. Con el tiempo, también hacía el aseo en otros departamentos y un día desapareció.

También en su pagina web hay algunas organizaciones que trabajan para detener la trata de personas.

4 comentarios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s