LIBRO: Beartown

BEARTOWN

Frederik Backman

 

 

Leí hace varios años dos novelas de este autor, y ambas me fascinaron. Hace unos días, discutimos en un círculo de lectura su libro “Un hombre llamado Ove” que no se por qué, es el único que se ha traducido al español. Ya les digo que las editoriales están perdiendo dinero al no traducir más libros de él, porque todos son maravillosos. Te hacen pensar, tiene vueltas de tuerca en cada capítulo, nada es como creerías que puede ser.

Este libro trata de un tema que ni me gusta ni me interesa, y aún así no podía dejarlo.

Beartown es una ciudad pequeña en medio del bosque, en un lugar donde las temperaturas pueden matar si te quedas mucho tiempo a la intemperie. Era una ciudad próspera pero poco a poco los habitantes han estado yéndose a otros lugares. Quedan pocas familias, pocos negocios, una escuela y su equipo de hockey.

Este año, han llegado a la final nacional  y esto ha atraído la atención del país. Si ganan, atraerán más patrocinadores, y probablemente esto logre que el pueblo tenga un resurgimiento. Porque si logran poner una buena escuela de hockey, quizás mas padres quieran venirse a vivir aquí, lo que significa que los supermercados y otros negocios podrán sostenerse y crecer.

Aunque hasta entonces no habían mostrado más interés, los que habían apoyado al equipo ahora ven la hora de cobrar lo invertido. Y todo mundo opina de como debe estar la formación del equipo, quienes estar en él, si es necesario subir a una estrella emergente para que tengan más oportunidades de ganar (aunque sean dos años mayores). Uno de los entrenadores, el mayor, se lo piensa. Ya una vez lo hizo, hace muchos años, y un joven prometedor quedó con su carrera deportiva trunca por esta decisión.

Y a través de esto, el autor hace una radiografía de la sociedad. ¿Cómo son los padres y de qué manera afecta esto a los hijos? ¿Entrenar para ser despiadado en la pista afecta cuando se está fuera de ella? ¿Solemos dejar que quienes son exitosos en un rubro sean sinvergüenzas en otro, y lo dejamos pasar porque es famoso, porque me va a beneficiar a la larga, porque soy su amigo, porque después de todo, es sinvergüenza en algo que no es tan importante? ¿Y qué pasa cuando un deportista agrede a una persona? Como sociedad lo hemos visto: se agrede a la víctima porque se piensa que está tratando de sacar ventaja del atleta, que por envidia se hacen comentarios maliciosos, se piensa imposible que un atleta mienta, agreda, haga trampa (y tantos que han caído por dopaje, violencia, etc). ¿Qué pasa cuando alguien es agredido y como sociedad dejamos que se le siga agrediendo en los medios? ¿Por qué no alzamos la voz ante las injusticias? ¿Lo hacemos peor para la víctima al hablar maliciosamente sobre algo de lo que no tenemos toda la información? ¿Por qué no cuidamos nuestras palabras? ¿Y qué tal esos papás que agreden al entrenador, a otros jugadores durante los juegos?.

Creo que todo entrenador de niños y jóvenes debería leerlo, los papás cuyos hijos practican algún deporte. No debemos vivir de glorias pasadas (los papás que fueron deportistas exitosos en su juventud y que a fuerzas quieren que los hijos destaquen en algo que quizás…ni les gusta), no debemos querer vivir a través de los hijos. El deporte debe servir para unir personas, para dar una experiencia de una sociedad donde se busca un objetivo común y donde cada uno tiene su lugar y ahí es indispensable, para que aprendan disciplina, respeto, paciencia.

Algunas citas del libro:

«La mayoría de las personas no hacen lo que  les decimos que hagan. Hacen aquello con que se pueden salir con la suya.»

 

«Nunca ha sido fácil para los maestros de biología explicarles: por un lado, que nuestra especie sobrevivió porque nos quedamos juntos y cooperamos; pero por otro lado, nos desarrollamos porque los individuos más fuertes prosperaron exprimiendo a los más débiles.”

 

«La comunidad es trabajar juntos hacia una meta, que aceptemos nuestro rol personal para alcanzarlo. Los valores son la confianza y el amor que nos tenemos. La cultura es tanto a lo que aspiramos, como lo que permitimos.»

 

«El deseo siempre podrá más que la suerte.»

screen-shot-2015-04-24-at-9-53-02-am

Otro libro del autor, aquí.

2 comentarios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s