LIBRO: Hijos del Ancho Mundo

HIJOS  DEL  ANCHO  MUNDO

Abraham Verghese

Reto Tsundoku

 

Este libro estuvo durante 2 años como uno de los más vendidos e la lista del New York Times, alcanzando en un momento el segundo sitio, y está en una lista de Amazon de 100 libros que deben leerse  en el transcurso de la vida.

El autor nació en 1955 en Etiopía, de padres indios (de Kerala) que trabajaban como maestros en ese país. Comenzó su carrera en medicina en Etiopía, pero con la guerra civil, no pudo seguir estudiando y cuando el emperador Selassie fue depuesto y la milicia tomó control del país, sus padres y él y sus dos hermanos emigraron hacia Estados Unidos.  Después de trabajar un año, se fue a la India, a la Universidad de Madrás, donde terminó su carrera en 1979. Regresó a Estados Unidos para hacer la residencia (como hace un personaje de este libro. A   los graduados extranjeros los enviaban  a los hospitales menos populares, y de las comunidades más empobrecidas. Le tocó observar de primera mano el brote de la epidemia del SIDA en comunidades citadinas y después en comunidades rurales.

El estrés acumulado por el trabajo, un divorcio, lo llevó a buscar algo diferente. Se alejó del trabajo como médico y entró a un taller para escritores en la universidad de Iowa. Ahí obtuvo un título en Artes en 1991, y la escritura le sirvió para renovarse y desestresarse.

Aceptó un puesto como profesor de medicina y jefe de las enfermedades infecciosas en el Paso, Texas. Ahí viviría los siguientes 11 años, y recibiría un premio por su habilidad y cuidado con los pacientes a su cargo.

el autor recibiendo la Medalla Nacional de Humanidades.

En el 2002 se mudó a San Antonio como Director del Centro de Humanidades y Ética Médica en la Universidad de Ciencia Médica de Texas donde se enfocó hacer un programa que previniera  que la empatía y sensibilidad que tienen los estudiantes de estudiar medicina no se  suprima con el entrenamiento que se les da, las guardias y la manera en que  trabajan. Ese programa se integró a los 4 años de estudio;   además invitaba a los estudiantes de medicina a acompañarlo en sus rondas de visita para demostrarles que el examen hecho por el doctor, y lo que se aprende del paciente en ellas es esencial para diagnosticar, cuidar y establecer una relación de confianza con el paciente, lo que ayudará en su sanación.

El autor con estudiantes de medicina.

En el 2009 publicaría este libro que le daría fama (aunque ya antes había publicado otros dos libros, The Tennis Partner, donde habla de su amistad con un adicto en recuperación con el que jugaba tennis; y My Own Country, donde cuenta su experiencia con pacientes con SIDA.)

Desde el 2007 vive en Palo Alto y enseña en la Universidad de Stanford.

El título en inglés “Cutting for Stone” viene de una frase del juramento hipocrático: “No tallaré cálculos, sino que dejaré eso a los médicos especialistas”. También Stone (piedra/cálculo) es el apellido del personaje principal, un cirujano muy respetado, muy hábil, que a ratos se comportará con la dureza de una piedra. Aquí pueden leer todo el juramento hipocrático.

Foto de la familia Selassie (emperador de Etiopía)

Pero ¿de qué trata? De este médico, Stone, que trabaja en Etiopía y que conoce a una enfermera india, que es su compañera en las cirugías. De dos gemelos que son educados ahí y que se dedicarán a la medicina. A lo largo del libro sabemos lo que sucede en ese país (el trasfondo de la caída de Selassie y el golpe de estado), las batallas a las que se enfrentan los médicos en hospitales sin financiamiento, en comunidades donde no se acude al hospital hasta estar grave, las dolencias propias del lugar (como las consecuencias de la mutilación genital femenina) y muestra  un médico entregado puede hacer una diferencia grande no solo en ese ambiente, sino en otros cuando se muda. De como se gesta una revolución en la cabeza de los más desfavorecidos (siempre usados como carne de cañón), de como el mundo “civililzado” ayuda siempre desde lo que cree que esos países necesitan, sin estudiar primero como ayudar de verdad, conociendo las carencias (me dejó sin habla un quirófano lleno de biblias que les mandaban de Estados Unidos).

paisaje de Etiopía

Un libro que me encantó por todo lo que envuelve a la parte médica. Me queda claro que es un hombre con una ternura y compasión  hacia sus pacientes, que busca  ayudar a aliviar su sufrimiento. Se que encantará a mis hermanas, sobre todo a la que es médico.

Algunas frases del libro:

“No luchamos contra la impiedad, pues éste es el país más piadoso del mundo, ni siquiera contra la enfermedad, sino contra la pobreza. Dinero para comida, medicinas…eso ayuda. Cuando no podemos curar ni salvar una vida, nuestros pacientes al menos pueden sentirse atendidos. Debería ser un derecho humano fundamental.”

“Pocos médicos lo admitirán, desde luego no los jóvenes, pero de forma subconsciente, al elegir esta profesión debemos creer que curar a otros nos librará del mal que nos aflige. Y puede que así sea. Pero también es posible que ahonde en la herida.”

“La operación que tiene mejor resultado es la que decides no practicar”

“Dios nos juzgará […] por lo que hayamos aliviado en el sufrimiento del prójimo. No creo que a Dios le preocupe mucho la doctrina que profesemos.”

 

El libro fue llevado al cine por la directora Mira Nair en 1998. El nombre en inglés es “My Own Country” con Naveen Andrews y Marisa Tormei.

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s