LIBRO: Truth and Beauty

TRUTH AND BEAUTY

Ann Patchett

Reto Rory Gilmore

 

Después de leer el libro de “Autobiography of a face”, quise saber más sobre Lucy Grealy y así fue como me enteré de que 8 años después de haber publicado su libro, falleció a la temprana edad de 39 años, en 2002.  Debido a operaciones posteriores a la publicación de su libro, se volvió dependiente de medicamentos para controlar  el dolor, cayó en una adicción a las drogas y murió al parecer de una sobredosis accidental.

La autora.

Ann Patchett había conocido a Lucy en la Universidad en 1981. Ahí no fueron amigas, pero Ann conocía a Lucy que no pasaba desapercibida por su cara, y porque tenía las mejores notas académicas. Después coincidieron en el Iowa Wrtiters’ Workshop y ahí se hicieron muy buenas amigas pues compartían casa. Ann estuvo a su lado cuando el libro de Lucy tuvo éxito, y compartieron una relación un tanto peculiar: Ann sentía que debía proteger a Lucy de las miradas de los demás, del daño que se hacía a sí misma buscando el amor en relaciones pasajeras, y Lucy parecía bastante dependiente (llegando a sentarse en las piernas de Ann durante convivencias con amigos, y preguntarle si era su amiga preferida).

Aunque  en su libro, Lucy parecía haber superado su apariencia física, esto no era así y temía no encontrar el amor a causa de ella. Ann habla de como trabajaba cada una de ellas para escribir, los altibajos de la carrera d escritor, como fueron ganando becas a destiempo, o tuvieron que tomar otros trabajos para sobrevivir y como al final se separaron por la dependencia de Lucy. Ann se identificaba a sí misma como la hormiga de la fábula de Esopo: la responsable, trabajadora, ordenada mientras que Lucy era la cigarra; dejaba las cosas tiradas, no recogía, había que estarle recordando las fechas para enviar trabajos y correcciones, siempre endeudada.

Después de ya no vivir juntas, se escribían muchas cartas. Esto era anterior al whatssapp y el correo electrónico, así que trataban de llamarse y estar en contacto por correo.

Cuando Lucy falleció, Ann fue la que le dedicó unas palabras en el funeral. Después, le pidió permiso a una de las hermanas para poder usar las cartas de Lucy para un artículo que escribiría en el periódico y aunque a la hermana le extrañó esta petición, firmó. Después se enteró de que Ann estaba escribiendo este libro. Al principio, no se opusieron porque pensaron que siendo Ann escritora, era su manera de trabajar el dolor de perder a su amiga de tantos años, y les constaba que habían sido muy cercanas -mucho más que ellas mismas, según lo reconocieron alguna vez-. El resultado final no le gustó tanto a la familia, pero ya habían dado su permiso.

A mi me parece que había cosas que no eran necesario contarlas, que traiciona a una amiga que quizás no hubiera querido que esa información estuviera en un libro. Creo que hubo oportunismo, y yo caí por chismosa.

La autora en su librería.

Ann tendría éxito con sus novelas, se casó en Nashville y hoy atiende una librería ahí. Y aquí recomienda los 75 mejores libros de los últimos 75 años.

Anuncios

4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s