LIBRO: Nínive

NÍNIVE

Henrietta Rose-Innes

Reto Tsundoku

 

“Durante un intervalo efímero entre los actos naturales, se establece una pausa, un paréntesis de quietud antes de que la orquesta prosiga la función. El director alza la batuta. Las criaturas de la noche aguardan el próximo movimiento. No obstante, cuando este se hace manifiesto, no hay resonancia alguna. Se trata, más bien, de un cambio de temperamento, como si el aire tuviera un magnetismo diferente, o como si se hubiera cristalizado.”

 

 

La autora es sudafricana, nacida en 1971. Esta novela ganó, cuando se publicó en francés, el premio Francois Sommer, un premio que reciben las novelas que exploran la relación entre los humanos y la naturaleza y que apoyan valores ecológicos y humanos.

La autora.

¿De qué trata, se preguntarán? La protagonista de la historia es Katya Grubbs, una mujer que tiene una compañía de control de pestes, y se especializa en relocalizar -no exterminar- las plagas. Su padre tenía el mismo trabajo, aunque él se especializaba en exterminar. Le llaman para que vaya a un complejo lujoso, que está deshabitado porque un tiempo atrás, cuando iban a comenzar a comercializarlo, se vió invadido por una infestación de escarabajos y aunque llamaron al papá de Katya para que la controlara, no saben si lo hizo bien y ahora la contratan a ella (quien lo hace no sabía del parentesco).

A lo largo de la trama, Katya rememora su pasado, la relación con su padre (que era, por decir lo  menos, abusivo), como esto la afectó a ella y  a su hermana. Y ciertamente, también revisa como está afectando Nínive (el complejo residencial se llama así) al medio ambiente donde fue creado: sin respetar leyes ecológicas, construyendo muros que quieren evitar que pasen la naturaleza y los habitantes que viven fuera de sus paredes. Nos recuerda como se quiere relocalizar (o quitar de en medio, hasta hace unos años) de la vista aquello que muestra nuestros fracasos como sociedad. Las chabolas, los barrios de las periferias de las ciudades, los sin techo, y como afectamos  ecosistemas por nuestra necedad. Y nos muestra que atentar contra la naturaleza tarde o temprano terminará afectándonos de manera negativa.

Vivienda de lujo en sudáfrica…así me imaginaba Nínive.

Me  hizo pensar en las migraciones: como muchas veces se percibe al migrante así: como una plaga. Ciertamente cambian ellos y el entorno al que llegan, pero no para mal. El cambio en este mundo globalizado es inevitable,  dependerá de cada uno sufrirlo o gozarlo.

Es una escritora muy talentosa porque puedes perfectamente sumergirte en lo que te está contando y sentir la sordidez de los pantanos, los bichos que te caminan encima, y la frialdad dentro de Nínive. La traductora hizo un magnífico trabajo.

La naturaleza tiene su manera de reacomodar lo que desacomodamos (aunque Trump diga que no).

Y también creo que la portada es de las más bonitas. Almadía es una editorial mexicana que está acercando muy buenos autores a los lectores hispanos, y cada libro está hecho con mucho cuidado (y se nota). Como lectora, además, me siento muy apapachada cuando puedo desprender un separador para usar con mi libro mientras lo leo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s