FIL 2017 Ecos de la FIL en la preparatoria No. 6

La FIL es una fiesta en toda la ciudad, y en especial, para los alumnos de la universidad anfitriona: la UDG. Como parte del programa Ecos de la FIL, les llevan a escritores a las preparatorias para que puedan tener con ellos un diálogo más informar sobre su proceso de escritura, su obra, etc. Hoy fue a la preparatoria No. 6 la escritora iraní Azar Nafisi.

Ella, con gran calidez, les dijo a los jóvenes que era un gusto y un privilegio estar con ellos, y que quería que fueran ellos los que comenzaran el diálogo, les cedió la palabra.

Así que la primera pregunta fue: ¿Cómo nació en ella la inquietud de escribir?. Ella respondió que su escritura comenzó antes con la lectura. Su padre le contaba historias, no sólo de Irán sino de todo el mundo: un día una historia de Francia, otro día de África, y así aprendió que ella podría estar en un pequeño cuarto en Teherán, y recibir de visita al mundo entero.

Comentó que no conocía el México real, pero sabía de nuestro México imaginario, ese que se conoce a través de los cuadros, las pinturas de Rivera y Siqueiros, de Frida Kahlo. Que los primeros dos escritores de México que conoció y amó fueron Octavio Paz y Carlos Fuentes. Dijo que una manera en que nos podía mostrar su amor por México era que había traído el poema “Piedra del Sol” que es de sus poemas favoritos y que le había hecho viajar a México con anterioridad a hacerlo físicamente.

Pero, regresando a la respuesta, quería escribir SUS historias, y la única persona que podía contarlas era ella misma. Cada uno tiene historias en su interior que están esperando salir.

Una joven le preguntó por qué ella se había rehusado a usar el velo en la universidad. Le dijo que antes de la revolución, Irán era un país con ideologías, creencias, etnicidades y religiones diversas. Cuando llegó un gobierno que quería imponer el uso del velo ella se negó porque le estaban pidiendo que se uniformara porque ellos querían, no le estaban dando la libertad de tener una opción. Le dijo: “Imagínate que llega a tu país un poder cristiano y desde mañana quieren que todos sigan unas reglas basadas en su religión y que ese gobierno no respetará las demás denominaciones…la religión es algo que el individuo debe elegir libremente. Nadie puede decirte como debes alabar a Dios, o en qué Dios debes creer. Antes de nuestra revolución teníamos dos ministras en Irán: una ministra en Educación Superior y otra encargada en Asuntos de la Mujer. Había mujeres policías, pilotos, jueces, médicos, abogadas. Mi madre llegó al parlamento iraní junto otras 6 mujeres en 1963. Todos los derechos que se habían ganado durante mucho tiempo de lucha se perdieron con la revolución islámica. Lo primero que quiere hacer un gobierno represor es quitarte tu individualidad, que no puedas expresar lo que te hace único. Después te confiscan tu historia. Los dictadores vienen con mentiras. En este momento hay uno en América que quiere acallar a las minorías, a los inmigrantes, a las mujeres, a la prensa de su país, quiere que solo se reporten sus ideas. Lugares como este en el que estamos (refiriéndose a las escuelas) son los que tiran los muros que ellos quieren destruir. Por eso es que son los primeros que ataca un gobierno represor. En Irán, atacaron aquellos donde había mujeres, minorías y trataron de destruir la cultura. Cambiaron las leyes. Las mujeres podían casarse a los 18 años, y redujeron la edad a los 9. Comenzaron a propagar que esa era la cultura iraní, cuando no era cierto. Y si esa hubiera sido parte de la cultura, tendríamos que haber peleado para quitar esa edad ridícula. Ustedes aquí en México podían pelear contra la inquisición, en Alemania podían pelear contra el fascismo, en Rusia contra el estalinismo. Pelear cuando algo va en contra del ser humano. Todo régimen totalitario busca, al pedirte uniformidad (en la ropa, en las ideas, en la manera de comportarte) que desaparezcas. Buscaban hacer invisibles a las mujeres. Pero las mujeres se resistieron, no a través de la violencia, sino de como usaban el velo. Hubo una manifestación en Teherán contra el uso del velo, busquen en internet las imágenes. Hubo quien atacaba a las manifestantes rociándoles ácido en la cara, lanzando piedras desde puentes, con cuchillos. Pero en la universidad les enseñamos que no debes comprometer tu dignidad jamás. Me tuve que poner el velo, pero siempre dejaba que se viera un pedazo de la cabeza porque era mi manera de decirles “no has ganado”.”

Marcha de 100,000 mujeres protestando contra el velo en Teherán.

Le preguntó una alumna que de dónde sacaba el valor para resistir. Su respuesta: “No lo haces porque no tengas miedo…tienes miedo, pero lo haces porque tienes que hacerlo. Primero nos pidieron que usáramos el velo en el trabajo, o seríamos expulsadas de ahí. Luego, si no ibas con el velo a la tienda, se negaban a atenderte y venderte algo. Había camionetas SUV blancas que vigilaban las calles y si no ibas correctamente vestidas te levantaban y te llevaban a comités revolucionarios. Podían darte un año de cárcel, latigazos y te ponían una multa monetaria. Pero lo que yo les cuento no es una historia de héroes, sino de personas ordinarias siendo valientes. Tienes miedo, si, pero me rehúso a convertirme en lo que quieren imponerme.”

En otro momento les dijo que al llegar el gobierno islamista prohibieron libros clásicos, poetas, artistas, les decían a los pintores que no podían pintar cuadros tristes porque las dictaduras evitan la libertad de expresión, de elección y de asociación y estas tres libertades son se preservan en todas las artes. En contra de las mentiras de los dictadores, tienes a los artistas que cuentan la verdad. Para los tiranos, los artistas son peligrosos porque una vez que las dan a conocer, no puedes dejar de involucrarte. Si decides no hacer nada, te vuelves cómplice.

Otra imagen de la protesta.

Cerró diciéndoles que si son peligrosos para los tiranos, son poderosos y ese poder debe usarse. La lucha contra quien quiere coartar tu libertad no es política sino existencial. Si quieres cambiarme, me estás matando…y uno lucha por su vida.

Las lectoras del Círculo Azul de Letra Uno con Azar Nafisi, y nuestras anfitrionas.

A la pregunta de cómo podían los jóvenes cambiar el mundo para que fuera un mejor lugar: “Cambia tú, cambias así tu país, y el mundo. Se honesto con lo que eres y sigue lo que te apasione.”

Que oportunidad tan maravillosa de estos jóvenes de recibir en su prepa a autores que pueden mostrarles lo que la literatura hace en el mundo real, como ayuda a oponerse a los opresores y muestra al mundo lo que se vive en un lugar del mundo. Su gran valor es, como lo dijo Azar, mostrar que el otro es un ser humano como tú, que se pone alegre, se entristece, se enamora. Con el que puedes contactar y dialogar. Que no es necesario temerle y querer tenerlo atrás de un muro. Felicidades a los maestros, profesores y director de la escuela.

Libro de Azar Nafisi: Leer a Lolita en Teherán.

Libro de Shirin Ebadi, la Primera Mujer iraní en ganar el Premio Nobel de la Paz: La Jaula de Oro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s