LIBRO: A Flor de Piel

A  FLOR  DE  PIEL

Javier Moro

Reto: Leer libros escritos en Español

Reto: Tsundoku

 

 

Interesante, bien escrito, me dio a conocer un hecho que para mí era totalmente desconocido: la llegada de la vacuna de la viruela, que tanto diezmó a la población en esta parte del mundo cuando llegaron los conquistadores. Años después de la conquista (muchos: 200 y cacho) mandan la vacuna con las dificultades de la época: tenían que ir contagiando niños para tenerla “fresca” y pedir que no se murieran de la enfermedad, ni se les acabaran los sanos que contagiar si es que por alguna razón la llegada al nuevo mundo se alargaba (en aquel entonces la vacuna sólo podía conservarse in vitro 12 días).  Isabel Zendal fue la encargada de cuidar a los 22 huérfanos que habían de acompañar a los médicos Xavier Balmis –director de la expedición- y Josep Salvany. ¿Por qué huérfanos? Porque ningún padre hubiera cedido a su hijo para tal empresa. Se les dijo a los encargados de la casa hogar donde vivían que en las nuevas tierras, se les conseguirían familias y un estipendio por el servicio dado a la Corona. Para cuando llegaron a su destino, la Corona española estaba teniendo problemas y se les olvidó la promesa dada a ellos, se les recluyó en un lugar horrible y sólo la intervención de Isabel podría hacer que algunos tuvieran un mejor destino. ¿Y por qué la Corona Española aceptó financiar esta misión humanitaria? Pues porque se les explicó que con la viruela matando sobretodo niños, pronto se iban a quedar sin súbditos en esta parte del mundo.

El 30 de Noviembre de 1803, de la Coruña sale la corbeta María Pita con la encomienda de hacer llegar la vacuna de la viruela al Nuevo Mundo. Llegaría primero a Puerto Rico, luego viajaría a Venezuela (lugar donde se separaría Salvany),  Yucatán, iría a la ciudad de México, viajaría a Filipinas, luego a Macao y Cantón, y regresaría a España en 1810. Josep Salvany partiría de La Guaira hacia La Habana el 8 de Mayo de 1804 hacia Colombia. Sería el encargado de hacer llegar la vacuna a Bolivia, Chile, Perú, Ecuador, a pesar de que estaba enfermo de tuberculosis. Moriría a los 34 años, después de recorrer 18 mil kilómetros aplicando vacunas.

Tumba de Salvany en la Iglesia de San Francisco, en Cochabamba.

Ahí a donde llegaban se entrevistaban con los virreyes y se les pedía convocaran Juntas de vacuna, pedían ayuda a los sacerdotes para que animaran a las personas a vacunarse, y enseñaban a los responsables de la junta a conservar, preservar y transportar la vacuna a los lugares más alejados de donde llegaban.

Y muy importante es la labor que hizo Isabel Zendal, que se unió a la expedición para estar al cuidado de los niños. Antes de abordar, ya era la rectora del Hospital de la Caridad de la Coruña. Ella sería quien cuidaría de los niños, y quien intercedería por ellos para buscarles un mejor futuro al finalizar su misión. José de Iturrigaray, virrey de México, es un hombre que dificultó la labor de ellos en México, a quien no le interesaba para nada el bienestar de su gente, mucho menos la de estos niños. Ya desde entonces teníamos pésimos políticos. Isabel es ahora considerada la primera enfermera en misión internacional.

Obra de Acisclo Manzano, en la Coruña, España. Homenaje a los niños de la vacuna.
Anuncios

4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s