LIBRO: El Año que el Mundo se Vino Abajo

EL  AÑO  QUE  EL  MUNDO  SE  VINO  ABAJO

Claire Furniss

 

Pearl es una adolescente de 16 años que vive con su madre y su padre, con quien tiene una excelente relación. Hace poco se dio cuenta de que su madre está embarazada y parece que la noticia le es un poco indiferente. Pero un día su madre se queja de un dolor de cabeza, y sucede algo terrible: su madre muere y el bebé nace prematuramente. Su padre está destrozado por la muerte de quien ha sido su pareja y tiene que lidiar con esto, con una adolescente destrozada y un bebé que lucha en el  hospital para sobrevivir. En inglés, el título es “El año de la rata” porque así se refiere Pearl a la hermana: la rata. La vio en el hospital cuando le avisaron que fuera porque su madre se había puesto grave, pero no le interesa volver a verla.

Si la vida de un adolescente es caótica pues apenas están tratando de descubrirse a sí mismos, cuando tienen una pérdida así, peor se pone la situación. Pearl nunca había dudado del amor que siente por ella su padre –aunque sabe que no es su padre biológico-, pero ahora piensa que quizás no le era suficiente y por eso quiso obligar a su mamá a tener otro hijo. No sólo eso, tampoco sabe si su padre seguirá queriéndola igual, dado que ahora tiene un bebé que comparte sus genes. Estos miedos están ahí escondidos haciendo más difícil su duelo.

Su reacción es alejarse: de su hermana, su padre, su mejor amiga. Llega la abuela paterna a casa una vez que la hermana ha salido del hospital y que Pearl se ha quejado de que no puede ayudar a cuidarla. Una abuela que ella recuerda provocaba que su madre se quejara, enojara y que no le gustaba tenerla alrededor.

La historia está muy bien llevada, puede uno meterse en la piel de la protagonista. Sin duda, es un hecho muy doloroso. Refleja muy bien el sentir de la adolescente, sus reacciones, su manera de vivir  pena y el dolor. Algo que me gustó mucho es que la madre no es pintada como alguien irreprochable, que no se equivoca. Al contrario, Pearl se da cuenta de que en algunas cosas era menos que perfecta. Que le tenía ojeriza a una mujer que resultó no ser un dragón y por el contrario, era una mujer inteligente y sensible que se hizo a un lado para no ocasionar problemas.

Pearl busca a su padre biológico, pensando que ahora estorba en su casa, para darse cuenta de que tampoco cabe allá. Pero que no la había buscado antes, porque su madre no lo permitió. Y en esa búsqueda se da cuenta de cuánto la quiere en verdad el padre con el que se ha criado. Se da cuenta también de que inmersa en su pena, dejó de ver que otros también sufrían, que había sido cruel.

Dramón que me hizo llorar como desde la mitad del libro hasta terminarlo, pero la verdad es que la historia, aunque triste, me gustó mucho.

Anuncios

7 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s