LIBRO: Reparar a los Vivos

Maquetación 1REPARAR  A  LOS  VIVOS

Maylis de Kerangal

 

En  1959 Maurice Goulon y Pierre Mollaret, neurólogo e  infectólogo, describieron en un congreso sus conclusiones de lo que era el coma irreversible: el corazón sigue latiendo –con asistencia de aparatos- pero el cerebro ya no presenta actividad. Esto cambió la definición de  muerte: esta existirá  cuando se detenga la actividad cardiorespiratoria o  se detiene la actividad cerebral.  Y fue un hecho muy importante porque abrió la posibilidad de transplantar  órganos y tejidos cadavéricos a pacientes vivos.

Dependiendo del estado de salud que el muerto  tenía en vida, y  cómo murió, una persona puede donar órganos (corazón, riñones, hígado, páncreas y pulmón) o tejidos (córneas, piel, hueso, médula ósea, válvulas cardíacas, cartílago, tendones, arterias y venas).

En México, si no diste tu consentimiento mientras vivías, se asume que no querías ser donante. En la licencia de manejo, dice si eres donador de órganos o no. En caso de un accidente, será fácil saber si querías donar o no. Y mucha gente dice: “si quiero donar, pero en la licencia puse que no ¿qué tal que llego grave al hospital y eso hace que apresuren mi deceso para quedarse con mis órganos?”. Y es que aquí, la corrupción asusta. Ya hubo en mi ciudad hace unos años un escándalo en el hospital civil por un médico que transplantaba y se decía que cobraba por conseguir el riñón para sus pacientes. Y hasta donde estoy enterada, sigue libre. Ya en el 2013 seguía haciendo de las suyas en otro estado.

Con esa desconfianza, está muy difícil que las personas quieran ser generosas si creen que alguien va a enriquecerse con sus órganos. Y que no los recibirá quien los necesita, sino quien pudo pagarlos.

 

Holbox island in Mexico
Holbox, isla en el Caribe Mexicano donde leí este libro.

 

En Europa la situación es diferente, comenzando por lo legal: En España, Francia, Grecia, Noruega, Suiza y Turquía todos son donadores de órganos y tejidos al morir, apelando a un principio de solidaridad humana donde quien fallece deja un regalo de apoyo a su comunidad de manera generosa y altruista. La ley posibilita  a los familiares cercanos a negarse a que su pariente sea donador, bien sea porque sabían que no quería o porque sea difícil para ellos. En Francia, tienen un registro donde quien no desea ser donador después de su muerte, debe inscribirse en él (puede hacerlo vía internet). Puede ser que eso exista en otros países, lo ignoro. Y el país que tiene más trasplantes a nivel mundial  por donación cadavérica es España y lleva ese lugar desde hace varios años. Supongo que confían más en sus autoridades sanitarias que nosotros acá.

 

¿A qué viene todo esto? Al libro de Maylis. El título sale de una cita de Chejov donde un personaje pregunta: “¿Qué debemos hacer Nicolás? Enterrar a los muertos, y reparar a los vivos”. La historia es sencilla: un accidente, un posible donador, y todo lo que se desencadena a partir de esto. El libro nos lleva de la mano en un viaje que dura poco más de 24 horas, donde la salida es una muerte y la meta la vida que puede significar para otros. Su lenguaje es algo a lo que cuesta un poco acostumbrase, pero es bello (o estaba  en entorno adecuado para leerlo sin que me cansara, mientras escuchaba las olas del mar).

 

 

Inhala largo rato el invierno, con los ojos cerrados: el planeta azulado deriva, silencioso, hacia un pliegue del cosmos, suspendido en una materia gaseosa, el bosque está salpicado de claros rectilíneos, las hormigas rojas bullen al pie de los árboles formando una gelatina viscosa, el jardín se dilata –musgos y piedras, hierba tras la lluvia, pesados ramajes, garra de la palmera-, la ciudad bombardeada cobija a la multitud, los niños abren los ojos en la oscuridad de su camas superpuestas; ella se imagina su corazón,  trozo de carne de un rojo oscuro, rezumante, fibrosa, llena de tubos, ese órgano invadido por la necrosis, ese órgano que desfallece. Cierra la ventana. Tiene que prepararse.”

 

276dfa3e3bf4802ae864e7ec5671e1d8
Atardecer en Holbox

Por supuesto, al detectar un posible donador se activan muchas posibilidades: estudiar qué puede donar, hacer análisis, avisar a quienes son responsables de determinar a quien se le dona, hay que preparar equipos de extracción de órganos, equipos que lo recibirán, avisar a los receptores de ellos. Y antes de toda esta actividad médica, el encargado de hacer la petición de donación.

 

Retrata muy bien el dolor de los deudos, la confusión mental que sigue al recibir una noticia que no se espera, el personal médico que es prudente, comedido, que cuida cada paso para no exponerse a una negación porque se sientan ofendidos, irritados, descuidados. Reamente el enfermero que tiene que pedir y explicar lo que se pide de ellos está muy bien entrenado, lo hace con cuidado y respeto. Y también lo que es vivir ignorando un hecho terrible que ya ha pasado (se me rompía el corazón leyendo lo que vivía la novia del muchacho, sabiendo que su mundo estaba a punto de ser destrozado, y esos momentos que iba a recordar toda la vida con un antes y un después).

 

yalahao
Cenote Yalahao en Holbox para snorkelear.

Y el cuadro que presenta de los médicos es precioso: a pesar de las muy diferentes personalidades, al entrar en un quirófano, son equipo. Hacen las cosas diferentes fuera de él, pero dentro son un engranaje coordinado. Se respetan los deseos de la familia (hay una escena muy tierna donde se pide que le toquen una canción). Cuánta necesidad hay de creer que hay médicos así. Y los hay, no digo que no. Pero acá a muchos se les olvida que es una profesión de servicio y no de enriquecerse con el dolor ajeno.

 

La novela ya ha recibido 7 premios: Premio France Culture-Télérama, Gran Premio RTL-Lire, Baileys Women’s Prize for Fiction (anteriormente Orange), Premio literario Charles Brisset, Premio Relay des Voyageurs, Premio Paris Diderot-Esprits libres, Premio de los Lectores L’Express-BFMTV. Y está nominada para el Wellcome Book Prize que se otorga a trabajos nuevos de ficción o no ficción cuyo tema trate algún aspecto médico, de salud o la enfermedad. Este es uno de los nominados.

 

Anuncios

8 comentarios

  1. Este libro que nos traes, no sé si quiere leerlo ahora…sin duda, estoy a favor de la vida, y en España somos uno de los países que más donantes de órganos tiene. Imagino que cuando estés fuera de este mundo, de qué te sirve lo que eras por dentro? Es un acto de amor final,…
    Aquí si no tienes carnet, suelen preguntar a los familiares. Es un momento algo delicado, pero mayoritariamente, dan su permiso.
    Un abrazo y espero que me encuentro quizá, en otro momento con este libro.

    • María:
      fíjate que era algo que me parecía muy violento del libro: yo me preguntaba como podían asumir que era donador…hasta que leí que así es a menos que hayas dicho lo contrario, o te hayas inscrito ahora en un lugar donde expresas tu negativa. Y es porque acá de este lado del mundo es completamente al revés. Y quizás deberíamos copiar eso a ustedes, porque si, son el país con más transplantes de cadáveres precisamente por esa razón. Pero primero tendría que hacerse una campaña para que las personas confíen en las instituciones encargadas de ello porque ¡hay tanta corrupción!
      Y lo bueno de los libros es que ahí esperan hasta que quieras leerlos 😉
      un beso,
      Ale.

    • querida: lo que sucede en este país es de no creerse…creo que por eso fue tan fácil que aquí se diera el realismo mágico. Mira nada más ahora como aparecen fosas por todos lados…y el presidente no ha dicho ni pío.

  2. LO IMPORTANTE DE SABER QUE PUEDES APOYAR A OTRA PERSONA PARA QUE SALGA ADELANTE AL RECIBIR UN REGALO COMO LO ES UNA DONACIÓN.Y LO COMPLICADO QUE OTROS HAGAN NEGOCIO POR ESA DONACIÓN. AQUI APLICA, HAS EL BIEN SIN MIRAR A QUIEN ,
    SALUDOS
    WALTER PFEIFFER

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s