LIBRO: El Infierno de Treblinka

indiceEL  INFIERNO  DE  TREBLINKA

Vasili Grossman

De la página de la editorial: “En verano de 1944, en su avance hacia Berlín, el Ejército Rojo llegó al lugar que había ocupado el Campo de Exterminio de Treblinka, donde unos 800.000 judíos fueron asesinados. Los responsables nazis del campo lo habían arrasado con el fin de eliminar todo vestigio. Sin embargo, son muchos los testimonios de lo que allí había ocurrido y poco a poco van apareciendo las pruebas que lo confirman. Vasili Grossman, que durante la guerra ha viajado con las tropas soviéticas para describir en sus crónicas lo que ocurre en el frente, será el encargado de reconstruir el relato de lo acontecido en Treblinka. De esta forma, Grossman será con “El infierno de Treblinka” el primer cronista en relatar al mundo entero los horrores del exterminio.”

Treblinka tenía dos campos: el  no. 1 colindaba con la cantera de arena, no lejos del límite del bosque. Era un campo de concentración ordinario, como los que la Gestapo construyó a centenares y miles en las tierras ocupadas por los alemanes. Fue creado en 1941. La gente que estaba aquí ingresaba por un plazo pequeño: 4, 5 o 6 meses. Por él pasaron 50, 000 personas. Solamente estaban en este campo judíos que fueran extremadamente hábiles en un oficio (panaderos, zapateros, ebanistas, albañiles o sastres). Existió desde otoño del ‘41 hasta el 23 de Julio de 1944.

treblinka

La vida ahí era una pesadilla: los trabajadores que no cumplían con su cuota eran arrojados a una hondonada, les daban de comer entre 170 gramos y 200 gramos de pan y una “sopa”; los hinchados eran transportados en carretillas fuera de la alambrada y fusilados ahí; había orgías que organizaban los alemanes con muchachas que eran violadas y asesinadas; arrojaban gente desde torretas de 6 metros de altura; borrachos los guardias, sacaban a 10 o 15 presos de las barracas y hacían pruebas de cómo asesinarlos (les disparaban en el corazón, nuca, entre los ojos, bocas, etc).

Al parecer, no había nada más terrible en el mundo que este lugar. Pero quienes vivían ahí sabían que si había algo más espantoso. A 3 km de él, en Mayo de 1942 comenzaron a construir un nuevo campo. La construcción se hizo rápidamente, con más de mil obreros. “Nada ahí estaba dispuesto para la vida, y todo estaba preparado para la muerte” escribe el autor.

La existencia de ese otro campo, según el plan de Himmler, debía permanecer en el más absoluto secreto; ni una sola persona debía salir viva de ahí. Y nadie debía acercarse. A 1 km de distancia se hacía fuego sin previo aviso a quien casualmente pasara por ahí. . A la guardia que acompañaba a los trenes no se le permitía llegar ni a donde estaba la vigilancia exterior del campo.

A la llegada de los trenes, los maquinistas tenían que bajarse de los trenes en el campo 1, y custodios de la SS del campo 2 se encargaban del tren. Cuando llegaban al bosque, se dividían en 3 partes y la locomotora enviaba tandas de 20 vagones hacia el andén del campo. La locomotora empujaba los vagones por detrás y se detenía en las alambradas, de tal manera que ni el maquinista ni el fogonero traspasaban los límites del campo. Cuando los vagones quedaban descargados, se hacía avanzar por la vía al tren que había quedado vacío hasta la cantera, donde eran cargados de arena y se marchaban a las estaciones de Treblinka y Malkinia.

bigzabecki04

Los primeros trenes llevaban personas que habían comprado sus boletos para salir de la  Europa en guerra; llegaban al campo 2 a una estación de tren simulada, donde los bajaban diciéndoles que tendrían que sellarles sus papeles. Al bajar, había una orquesta que tocaba música para que estuvieran tranquilos. Desde ahí podían ver un edificio donde ondeaba la bandera de la Cruz Roja y a donde eran llevados aquellos que estaban débiles, agotados o enfermos, pero no para ser atendidos sino eliminados. En esa “estación” tenían taquilla, lockers para equipajes, salas, restaurantes, flechas que anunciaban otros destino. Un portero los recibía y los dejaba pasar hasta una plaza (llegaban de 3 mil a 4 mil personas). De ahí los pasaban a unas barracas, donde los separaban por sexos y trataban de que las familias quedaran separadas lo más pronto posible. Esto lo lograban gritando “atención” les decían a los hombres que se quedaran ahí, y pasaban mujeres y niños a otra parte donde les decían que se desnudaran para bañarse, y a ellas  les cortaban el pelo.   De ahí los empujaban a una ventanilla  donde les decían que, si aún traían algo de valor, lo entregaran. La amabilidad pretendida hasta ese momento, terminaba y a golpes, gritos y maltratos los hacían avanzar por una avenida que los S.S. llamaban “la avenida sin regreso”. Desde la última ventanilla a este lugar hacían 3 minutos. Llegaban a un edificio que estaba construido como un viejo templo. Las puertas se abrían y soltaban perros sobre la multitud para que se arrojaran dentro. Los habitantes de la aldea de Vutka, la más próxima a Treblinka, decían que los gritos de las mujeres era tan espantoso que todo el pueblo huía despavorido a los bosques lejanos para no escucharlas. Y esta rutina tenía lugar de 3 a 4 veces por día.

imagen1

Dicen las que las cenizas de los cuerpos, que eran llevadas en carretillas para ser tiradas en el bosque cuando ya no cabían dentro del campo, ennegreció varias millas alrededor de él.

Espantoso lo que se cuenta ahí, simplemente espantoso. Libro muy bien escrito.

Anuncios

2 comentarios

  1. Ya llevo un par de libros de esta temática en poquito tiempo leídos y necesito descansar. Son lecturas que duelen mucho. Pero desde luego me lo apunto para leerlo más adelante. Muy buena reseña!
    Besotes!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s