imagen LIBRO: Motherland

hummel_motherlandMOTHERLAND

Maria Hummel

Leí el libro “motherland”de María Hummel. La autora dice que sacó la inspiración para hacerlo de las cartas que su abuela le escribió a su abuelo durante la segunda guerra mundial. Ambos eran alemanes y las cartas estuvieron ocultas en un ático durante 50 años; estaban escondidas quizás porque fueron de los alemanes que “estuvieron de acuerdo” con el Nazismo (todo lo de acuerdo que se puede estar con una sociedad que atacaba a quien los criticaran), y les tocó después de la guerra enfrentar haber estado del lado de quienes perdieron la guerra.

rlprgc7qgfnbn6krnnoj

El abuelo era médico, estuvo alejado de su familia durante la guerra, y la abuela mandaba noticias de como iban sobrellevando la vida en la ciudad. La novela es ficción, y se centra en la familia Kappus. El marido es también un doctor que atiende a los soldados que van llegando del frente heridos. La esposa es la segunda mujer del doctor. Está criando a dos niños que él tuvo de su primer matrimonio y a un bebé recién nacido de ambos. Conforme avanza la guerra, Liesl, la mujer, va enfrentando dificultades: se queda sin tener como calentar la casa, la comida cada vez es más escasa, y el segundo niño parece estar teniendo problemas. Ella nota algo raro en él, pero no sabe si es la guerra, el hecho de que es más sensible que el hermano, tiene pesadillas, balbucea pedazos de información (que luego resultan ser acontecimientos que suceden). Liesl está asustada y aunque lleva al niño a que lo vea un médico no sabe si regresar porque si lo internan en una institución de sanidad mental (Haddamar), ha oído decir que en estos nuevos tiempos a los enfermos mentales se les considera inservibles y por lo tanto desechables, y ha escuchado casos de enfermos que simplemente desaparecen –suponen que los matan-.

Le escribe al marido lo que sucede en casa, pero tampoco quiere preocuparlo, porque sabe que no puede hacer mucho por ellos. No puede dejar su puesto y de momento la guerra no va bien, por lo que tampoco hay permisos.

toni-frissell-4

Hay una amiga que la visita, que ha sido amante de nazis importantes y le cuenta todo lo que se ha beneficiado de ellos, y ya casi para terminar la guerra, del gobierno le llegan cartas que ahí en su casa tendrá que hacer espacio para dos familias desplazadas que han sido asignadas para vivir con ella: los Dillman que vienen de Silesia y los Winter de Prusia.

Es un libro que muestra lo difícil que fue la guerra para las familias, aun las que no estaban involucradas en el régimen nazi. Les tocó estar del lado equivocado, pero realmente no eran activos en la política, ni estaban enterados de lo que pretendía el nazismo, y sin embargo, les tocó enfrentar los juicios de todos una vez que la guerra llegó a su fin.

SPOILER: al final descubrimos que lo que tenía el niño era una intoxicación por metales pesados, pues muriéndose de hambre, recurrían a meterse a la boca lo que fuera, y comía una pintura que contenía plomo.

Anuncios

6 comentarios

  1. No conocía este libro. Me lo apunto, que es una época sobre la que me gusta leer y aprender. Terrible lo del niño…
    Besotes!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s