imagen LIBRO: Mar Negro

Mar-negroMAR NEGRO
Bernardo Esquinca

En la FIL compré este libro, porque nos platicaron un cuento que viene aquí y no nos contaron el final, ¿hay alguna manera de dejarlo a uno más interesado en saber el final? Así que lo propuse para un club de lectura. Son 10 cuentos (no lo tengo a la mano) y debo decir que todas las lectoras lo disfrutamos mucho. El autor define el género de ellos como “ficción de lo extraño” donde mezcla los géneros policíaco, fantástico y de terror.

El autor es de Guadalajara, Jalisco, nacido en Enero de 1972. Ha trabajado en varios periódicos y ganó el premio Nacional de Periodismo Cultural Fernando Benítez en 1994. Cuando en el club de lectura supieron que el autor es de esta ciudad, dijeron que debería de escribir cuentos donde nuestra ciudad sea la protagonista 😉 ¿cómo que sólo la ciudad de México???

Hace varios ayeres, cuando mi hija era pequeña, a mi mamá se le metió entre ceja y oreja que había que mandar a hacer una muñeca que se pareciera a ella. Alguna de mis primas había mandado a hacer una, y a mi mamá le parecía lo más lindo que había. A mi no me convencía mucho, las muñecas no me llaman especialmente la atención, y mi hija no les hacía mucho caso. Pero, por insistencia de mi mamá, y porque ella le pidió a Alis que se encargara de ello, Ale tiene su muñeca mytwinn. Que era monísima y hasta podías pedir ropa para ella y la niña iguales. Así que no sólo tenía la muñeca, sino que además, tenía ropa para verse igual cuando salían a la calle. Debo decir que llamaban la atención y todo mundo preguntaba dónde la habíamos mandado a hacer (hoy veo que la compañía que las hacía ha quebrado, pero aquí queda su página web).

Del folleto de mytwinn, para que uno viera que hacían la muñeca parecida a la niña.
Del folleto de mytwinn, para que uno viera que hacían la muñeca parecida a la niña.

¿Por qué les platico esto? Porque un día, a saber por qué, cuando ya a Ale no le quedaba la ropa que tenía y que hacía juego con la de la muñeca, esta la asustaba. No pasaba nada, por supuesto, pero ya no la quiso tener en su recámara. Y por ahí está guardada en algún lugar de esta casa (que tiene muchos lugares para guardar cosas y buscarla para enseñárselas era organizar una expedición y me dio flojera…si, con trabajos tengo tiempo para venir y quitar las telarañas, menos para andar organizando expediciones jajaja).

Ale, en un festival de la escuela donde llevó la muñeca disfrazada como ella. Pero no salió en la foto.
Ale, en un festival de la escuela donde llevó la muñeca disfrazada como ella. Pero no salió en la foto.

Así que el único cuento que me dio miedo fue uno que…¡tiene que ver con unas muñecas! Cuando lo estaba leyendo estaba sola en la casa una tarde, y tuve que esperarme a que regresara alguien para poder terminar el cuento. Tuve que dejar el libro, ponerle encima varios más (ni que el libro fuera a hacerme algo…ayyy que yo) y ahí lo dejé hasta el día siguiente, que ya fuera de día, hubiera mucha luz y tuviera compañía en casa 😛 La hija salió igual de miedosa que la mamá.

En fin. Volviendo al libro, me gustó, les gustó a las amigas del club de lectura y yo ya compré otro libro del autor donde habla de leyendas de la ciudad de México. Sé que me gustará y también al joven historiador que tengo en casa. Cada cuento tiene algo que me pareció original: quienes narraban, algo en la trama que no hubiera esperado (la famosa “vuelta de tuerca”), cuentos donde a mi no se me habría ocurrido que había uno (eso me parece un talento muy especial…los cuentos son difíciles de escribir, más que una novela, en mi opinión).

Segundo libro para el  reto de leer libros escritos en español.

Sexto libro para el reto leer mi tsundoku.

Anuncios

8 comentarios

  1. Hola Ale, cuanto tiempo sin venir por aquí…veo tu espacio muy cambiado, pero sigue teniendo tu aíre de bibliobulímica…
    Respecto al libro que nombras, no estoy muy interesada, pero puede que lo ojee un rato. Me ha gustado eso que tienes en el lateral: Tsundoku…yo también quiero proponerme algo así,…ir dando vida en mi mente a los libros que tengo en casa y que decidí quedarme con ellos…Lo malo es que en ésta época del año, hay numerosas novedades, y la puerta de la librería me llama. No obstante, tengo que dar salida a libros y también hay que cuidar el número de libros que entran en casa…ya casi no caben.

    Un abrazo y sigo leyéndote…

    • María:
      es tsundoku es el mal de todo lector 😀 jajaja…¡quiero uno todos! bueno, no todos, cada uno tenemos nuestros gustos muy específicos, pero ahí vamos acumulando.
      Quiero ir bajando el numero de ellos, pero ya ves, dejé este espacio varios meses y estoy intentando retomarlo.
      Un beso,
      Ale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s