LIBRO: My Salinger Year / Mi Año con Salinger

jacketMY SALINGER YEAR / MI AÑO CON SALINGER
Joanna Rakoff

Este libro lo anoté en mi libreta después de leer esta entrada (¡gracias Rustis y Mustis!).

La autora nació en 1972, y en 1995, ya había terminado de estudiar literatura Inglesa y una maestría en Londres. En 1996, comenzó a trabajar en una de las agencias literarias más antiguas de Nueva York, y comenzó como asistente. En una era donde la tecnología ya comenzaba a despuntar, esta agencia era como un monolito del pasado que se negaba a dejarse atrapar por el progreso tecnológico. La jefa de Joana dictaba cartas a un dictáfono, que luego Joana transcribía a cartas (con papel carbón, para dejar una copia de lo que se mandaba) con audífonos en la cabeza, y se enviaban por correo postal. En alguna parte del libro describe la agencia y es un lugar donde hay lámparas prendidas de día, con libreros oscuros que contienen las obras de los autores que representa la agencia.

La autora.
La autora.

Su jefa le dice “necesitamos hablar sobre Jerry…nunca, nunca, nunca des su dirección o número de teléfono. No les digas nada si llaman preguntando por él. No respondas a sus preguntas. Sólo cuelga lo más rápido posible.” Le da otras instrucciones sobre como actuar si le toca contestar una llamada donde es él quien habla: “no le hagas plática, comunícamelo rápidamente”. Esta nueva asistente no a quien se refería. Y era nada más y nada menos que J. D. Salinger. Salinger había ido a la segunda guerra mundial, y en 1951 había publicado “El Guardián entre el Centeno”. Después publicaría en 1953 “Nueve Historias”, en 1961 “Franny y Zoey”, en 1963 dos novelas cortas y en 1965 su último trabajo. Ya era un autor de culto, a quien su fama le costaba trabajo y evitaba los medios. Tanto quería no llamar la atención que para 1996, tenía 31 años de haber publicado su última obra y 16 haber dado una entrevista. El mismo tenía en ese momento 77 años.

J. D. Salinger
J. D. Salinger

La joven de 23 años se ve en su primer trabajo, viviendo con un novio en un departamento que no tiene calefacción ni fregadero en la cocina (es lo que alcanzan a pagar con sus sueldos). Lavan los platos en la tina de baño, no puede darse el lujo más que de comer ensaladas cuando tiene que comer fuera del trabajo, enflaca y su madre es quien le compra su guardarropa laboral. En una visita que hace a su casa, su padre le da el crédito universitario, y las tarjetas de crédito que el pagaba, para que ahora ella se haga responsable de ir pagando esas deudas.

Es una novela sobre ese mundo en el que ella vivía, donde la agencia cada vez parecía ser anacrónica. Los escritores encontraban agentes que ofrecían después sus obras a varias editoriales, pero si al agente le gustaba el escritor, serían clientes de por vida, formando una alianza amistosa. Y a veces, si no les gustaba el escritor, podían perder buenos negocios (como cuando Judy Blume les abandona ¡no puedo creer que creyera la jefa que su libro no se vendería! ¡fui fan  de Judy Blume!).

las delicias de mi infancia.
las delicias de mi infancia.

Entre las obligaciones laborales de Rakoff estaba responder al correo que llegaba para Salinger. Había un modelo de carta que debía mandar, pero Rakoff comienza a mandar respuestas firmadas por ella con las que a  veces acierta (las personas le respondían amablemente) y otras no (fans que se enojaban porque “detenía” el correo para el autor, o porque se atrevía a enviar consejos que no eran apreciados). En la novela se cuenta que alguna vez en la agencia recibieron un correo de un fan, que tenía una carta escrita por Salinger y conociendo que el autor cuidaba celosamente su privacidad, le mandó su carta por correo, diciéndole que, aunque alguien se la había regalado después de comprarla en una subasta, se la mandaba de regreso. Ya he averiguado que esta historia es real y que ese fan era Winona Ryder, que se dice que colecciona ediciones de “El Guardián Entre el Centeno”.

El libro es entretenido, da la sensación de asomarse desde una ventana a lo que ocurría en 1996 en Nueva York. El único pero que le pongo es que, sabiendo cómo era Salinger, habiendo sido testigo de cómo un intento de publicar una obra falló porque el editor osó dar una entrevista, el título de este libro le había disgustado, se habría sentido traicionado.

Libro 16 para el reto de Isi, Leer 20 libros escritos en inglés.

Anuncios

11 comentarios

  1. Huele a “El diablo viste de Prada”, “Una niñera en NY” (creo que es el título) o “Sex in the city”. Me temo que ésta no me la llevo (además Salinger me da un repelús).
    besos

  2. Por el enlace que pones de Rustis y Mustis veo que está en español también, así que lo anoto. Me parece curioso este libro. Además hoy me topo varias veces con Salinger y eso significa algo seguro.

    bsos!

  3. Hola Ale! Me gusta tu reseña. “El guardián..” no es de mis libros preferidos, pero todo lo relacionado a vidas de escritores me interesa. Te lo agradezco. Saludos

    • José:
      no creas que habla mucho de Salinger, porque Joanna solo hablaba con él por teléfono, y lo conoció en una ocasión (nunca más lo volvió a ver). Pero lo que es muy interesante, es las cartas que le llegaban a Salinger…la huella que dejó en muchos lectores, y lo que habían significado sus libros para ellos.
      Un abrazo,
      Ale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s