LIBRO: No Me Dejen Morir Así

9786070723971NO ME DEJEN MORIR ASÍ
Pedro Ángel Palou

Este libro trata sobre la vida de José Doroteo Arango Arámbula, mejor conocido como Pancho Villa y el título viene porque cuando Villa fue asesinado, se dice que esas fueron sus últimas palabras. Pancho Villa fue uno de los personajes claves de la revolución mexicana, tuvo mucha influencia en el norte del país y de él se ha dicho de todo: que era un analfabeto, pistolero roba-vacas, mujeriego (existe el dicho “como Pancho Villa, con sus dos viejas en la orilla”), sanguinario, iracundo, pero ese es el Villa descrito por sus enemigos. Palou se toma ahora el papel de escribir sobre el hombre detrás de la historia oficial, el hombre que pudo haber sido, tomando en cuenta sus actos.

Porque este hombre, que antes de ser mayor de edad tuvo que huir de la casa materna cuando disparó contra un hombre que quería llevarse a su hermana, y que tuvo que andar a salto de mata, robando para comer, y que no tuvo una educación formal…abrió muchas escuelas cuando fue gobernador del estado, donde a los maestros les pagaba el triple, y que en la hacienda de Canutillo tuvo hasta 600 niños educándose. Tenía un ejército, los dorados, que recibían paga y uniformes cuando otros soldados de la revolución andaban en la pobreza. Comían, mientras los otros pasaban hambre.

Pancho Villa
Pancho Villa

En 1910 Villa se une a la revolución apoyando a Francisco Madero, a quien había conocido en Chihuahua. Mostró ser buen estratega, sagaz y valiente. Durante un tiempo luchó con la División del Norte federal bajo las órdenes de Victoriano Huerta, que celoso de su popularidad y de su capacidad combativa (no era un militar de carrera, como él) lo mete en la cárcel acusándolo de un robo (Huerta quería fusilarlo, pero gracias a la intervención de Madero, lo meten en la cárcel).

Villa se fuga, y cuando asesinan a Madero durante la decena trágica, toma las armas contra Huerta. En 1913, crea la División del Norte del Ejército Constitucionalista, los famosos dorados. Fue nombrado gobernador provisional de Chihuahua.

Villa entendía la revolución como una lucha que tenía que traer mayor bienestar a la población, y veía que quienes se alzaban con el poder traicionaban los ideales de mejorar la vida del pueblo, y se volvían malos gobernantes. Se levantó en armas contra Venustiano Carranza y Álvaro Obregón y atacó Estados Unidos (la batalla de Columbus) para dificultarle las cosas al nuevo gobierno mexicano, y porque ese gobierno apoyaba a Carranza. Después del ataque, el presidente estadounidense Woodrow Wilson le encomendó al general Pershing que capturara a Villa. Un año estuvo detrás de él y no pudo encontrarlo, para coraje del gringo. Villa se escondía y no dormía dos noches en el mismo lugar. (Hay un corrido que dice: “En Columbus quema y pilla, Pershing lo viene a buscar; el Tigre se vuelve ardilla y no lo puede encontrar…Mi general Pancho Villa, le venimos a cantar…”)

Pancho-Villa-3

En 1920 Villa firma los convenios de Sabinas, donde se dispone a dejar las armas, y se retira a vivir en la Hacienda de Canutillo, que le dio el gobierno por sus servicios durante la revolución. Ahí creo lo que le hubiera gustado ver en todo el país: un entorno donde los más jóvenes pudieran estudiar, recibir servicios médicos, una mejora en la industria ganadera. Pero en 1923, temiendo que Villa pudiera volver a levantarse en armas, lo asesinaron el 20 de Julio de 1923.

El libro está escrito con Villa reflexionando mientras acude al evento donde es asesinado, y así va revisando su vida. Me gustó mucho. Aquí un excelente documental sobre la vida de Villa.

Décimo libro para el reto de Libros escritos en español.

Anuncios

10 comentarios

  1. Hola Ale. Me gusta tu entrada sobre este personaje legendario de tu país, y sobre el cual circulan muchas versiones (tenía muchos y muy poderosos enemigos. Voy a pasar por él. Gracias por la recomensación. Saludos

  2. Interesantísimo libro el que os propones, Ale. Como muy bien dices, no fue tan bruto cuando ordenó la creación de escuelas. Porque la de la enseñanza es la verdadera revolución. Un saludo.

    • José:
      es verdad, Pancho (Doroteo Arango, su verdadero nombre) lo sabía. Le tocó luchar para ver las cosas tomar el mismo camino, solo que con diferentes personajes a la cabeza. Eso debe ser terrible.
      Un beso,
      Ale.

  3. Hola!, no había tenido la oportunidad de saber de la existencia de este libro, él cual gracias a tu descripción, me parece más que interesante, me gusta cuando se toma la vida de un personaje histórico y se mezcla con la ficción. Agradezco tu reseña. Saludos!

    • Shorby:
      andaba yo con lecturas muy patrióticas en Septiembre 😀 mes en que celebramos la independencia. Este personaje fue de la revolución, pero siempre es interesante aprender de México.
      Un beso,
      Ale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s