LIBRO: The White Princess

cvr9780857207531_9780857207531_hrTHE WHITE PRINCESS
Philippa Gregory

Quinto libro en la serie de “La Guerra de los Primos”. Ricardo III está en el trono de Inglaterra y su sobrina Elizabeth de York, hija de su hermano Eduardo, parece estar enamorada de él. Pero la reina blanca (mama de Elizabeth) y la reina roja (mamá de Enrique Tudor) están conspirando para destronarlo. Ambas mujeres unen fuerzas para llegar al trono a través de sus hijos y pactan un matrimonio entre Elizabeth de York y Enrique Tudor.

Enrique Tudor, que toda la vida ha vivido fuera de Inglaterra esperando el momento de poder reclamar el trono como suyo, llegó a Inglaterra en 1485 con ejércitos franceses y escoceses, y en la batalla de Bosworth, ganó el trono de Inglaterra.

Enrique Tudor, conocido como Enrique VII.
Enrique Tudor, conocido como Enrique VII.

Enrique será coronado rey, y se tomará su tiempo para casarse con Elizabeth de York. Quizás no quería hacerlo, pero se ve forzado a ello porque era una manera en que los lores de Inglaterra creían que se terminaría la guerra de las rosas. Pero reinar en Inglaterra no sería fácil para Enrique. No fue criado en una corte, no tenía la gracia ni la belleza de la anterior familia real, no tenía lealtades, y no confiaba en nadie más que en su madre y su tío Jasper Tudor.

El matrimonio no comienza bien, pero parece que ambos llegaron a quererse (a pesar de que la madre de Elizabeth durante toda su vida siguió conspirando para quitarle el trono, se supone que ayudando a su hijo Ricardo, que ella creía haber salvado de la torre de Londres y que había crecido lejos de su tierra; y la madre de él que fue una metiche sin remedio).

Rosa Tudor, símbolo de la nueva casa reinante.
Rosa Tudor, símbolo de la nueva casa reinante.

El pueblo de Inglaterra no quería mucho a este rey que venía de fuera, y que durante todo su reinado, tuvo que seguir luchando para retener la corona. La ilusión del pueblo de que Ricardo estuviera vivo, le lastimaba, y fue una amenaza constante durante su reinado. Persiguió a varios impostores, pero sabía que aunque pudiera presentarle al pueblo a los verdaderos padres de esos impostores, ellos creerían que era el hijo de su amado rey Eduardo IV. Al pobre Eduardo Plantagenet (hijo de Jorge de Clarence, hermano del rey Eduardo IV), lo tuvo en la torre de Londres porque era un contendiente por el trono de la casa de York y quería, en lo posible, que la gente olvidara eso. Eduardo entró a los 10 años de edad a la torre de Londres y vivió ahí 14 años. Y aunque estaba encerrado en 1490 se le dio el título de conde de Warwick. En 1499 fue encerrado con él Perkin Warbeck que se había hecho pasar como Ricardo (hijo de Eduardo IV) y ambos trataron de huir pero fueron apresados a los pocos días. Fue decapitado por traición ese mismo año. Hay historiadores que creen que su muerte puede haber sido una de las condiciones que los reyes de España (Fernando e Isabel) pusieron para el matrimonio entre Arturo y su hija Catalina. Esta última siempre sintió mucha culpa por la muerte de Warwick.

Dinastía originada por este matrimonio.
Dinastía originada por este matrimonio.

Con los hijos de Enrique e Isabel se inaugura la dinastía Tudor. Tuvieron 7 hijos: Arturo, que se casaría primero con Catalina de Aragón y después ella ya viuda se casaría con el segundo hijo, Enrique (el famoso Enrique VIII), Margarita, Isabel, María, Edmundo y Catalina. En esta novela, Isabel tenía algunas premoniciones (en toda esta saga, Philippa pone a esta familia como descendientes de Melusina). Era muy aprensiva con Arturo, se daba cuenta del carácter volátil y caprichoso de Enrique y sentía que sería muy mal rey, y por alguna razón creía que una Isabel llegaría al trono y haría más que sus hijos.

Libro 14 para el reto leer 20 libros escritos en inglés.

Libro 10 para el reto leemos  en digital.

Libro 11 para el reto de Novela Histórica.

Otros libros de la serie: 1, 2, 3, 4.

Otros libros sobre Enrique VIII: 1, 2.

Sobre Catalina de Aragón: 1, 2.

Sobre Ana Bolena: 1, 2, 3.

Anuncios

8 comentarios

  1. ¡Ojajá en todo el mundo hubiera escritores capaces de despertar tanta pasión por la historia de su país como lo hace Philippa Gregory en Inglaterra (y Escocia de paso también)! Sabríamos mucho más del tema y no repetiríamos los mismos errores… Espero…
    besos

    • Agnieszka:
      eso es verdad…pero hay pocos con ese don. ¿O será que si hay, pero otros más rigurosos, más históricos que novelescos??? y por ello son menos atractivos para el público.
      No lo se…
      un beso,
      Ale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s