LIBRO: La Cigarra del Octavo Día

la cigarraLA CIGARRA DEL OCTAVO DÍA
Mitsuyo Kakuta

Hay un reto que es importante para mí: o leo los libros que compré en la FIL este año o la siguiente ni me aparezco por ahí (o si me aparezco será sin dinero para no comprar nada). No voy a seguir acumulando libros a los que les llega el turno años después de comprados. He dicho.

Y por ello es que me puse a leer este libro, que es de los que compré este año. El viernes de la FIL hacen venta nocturna, y en el stand de colofón se ponen muy bien las ofertas, y este me había hecho ojitos desde los primeros días de la feria, y por eso se vino conmigo a casa (me justifico, lo sé).

El título me ha gustado mucho. Dice el libro que las cigarras viven mucho tiempo bajo tierra, pero una vez que salen a la superficie sólo viven 7 días, y al octavo mueren. Una metáfora de lo que sucede a los personajes (y a todo mundo). Nos pasamos la vida viviendo en nuestro propio infierno, y cuando decidimos perdonar y hacernos cargo de nuestra vida, es como si saliéramos a la superficie. Para muchos, ya la vida que queda es poca. ¡Pero qué días tan luminosos nos esperan si podemos dejar atrás las cargas que hemos decidido llevar a cuestas durante el viaje! Si decidimos no entender desde el apego, la angustia, la culpa, el rencor, la envidia. “La cigarra del octavo día puede ver cosas que las demás no ven. Quizá no quiera, pero no es tan terrible después de todo. No hay necesidad de cerrar los ojos.”

¿De qué trata el libro? De una mujer que roba un bebé y se la pasa huyendo durante 4 años, y la hija –ese bebé secuestrado- que contará después su parte de la historia. No quiero develar mucho, pero me ha gustado esta manera de contar la historia.

La autora dijo en una entrevista que se le había ocurrido la trama pensando en la maternidad. Quería retratar a una madre que, sin haber dado a luz, fuera maternal; y que la madre biológica se viera incapaz de amar a la criatura. Aquí va un SPOILER: la madre biológica recupera a su hija, pero aprender a vivir con ella le supondrá una batalla donde los celos y el tiempo perdido perjudican la relación. FIN DEL SPOILER.

La autora ha ganado varios premios en su país: el Kaizen para escritores noveles en 1990; el Naoki en 2004, el Chou Koron en 2007 por este libro y en 2012 el Shibata Renzaburo y el Izumi Kyoka. Por ese motivo la incluyo en el reto Mujeres Laureadas.

Y para el Reto de Viajar Leyendo, este libro me sirve para incluir a Japón.

Aquí pueden leer las primeras páginas de la novela. El libro ya  ha sido llevado al cine en el 2011, por el director Izuru Narushima.

Anuncios

18 comentarios

  1. Yo tendría que retarme también a mi misma, tengo libros de la feria del libro del año pasado sin leer y he venido cargada este años con más… 🙂

    Este libro lo tengo anotado, me gusta el título. Y ahora además me gusta lo que nos cuentas de él.

    Un abrazo

  2. Ya me vengo a visitate. A mí me parece ¡muy bien! este reto, yo me apunto al mismo, jajaja.
    El símil que cuentas me encanta, y un poquito más de spoilers no me hubieran importado, jajaja.

    • Icíar:
      aquí van más spoilers sólo para tí: la primera parte, vemos lo que madre secuestradora e hija secuestrada viven. Se la pasan huyendo y tratando de no entablar relaciones cercanas, siempre mintiendo, lo que tendrá sus complicaciones. Y en la segunda parte, la hija que ya ha regresado a vivir con sus padres biológicos, se pregunta si realmente la querían, si hubiera sido feliz con ellos desde el principio porque cuando regresa no encaja bien con el resto de la familia (ya tiene una hermana menor). Es triste porque el matrimonio no funcionaba desde antes de que la tuvieran a ella, y el secuestro no ayudó a mejorar esa relación. Está enojada con el papá que no sabe ser fiel, con la madre que se histeriza, con la secuestradora aunque no le queda claro por qué.
      😀 que no se diga que no te quiero 😉

  3. Voy a tener que acompañarte en este reto, que tengo libros en las estanterías desde hace muchos años y aún esperan los pobres a ser leídos.
    Y este libro no lo conocía, y me ha gustado lo que nos has contado. Voy a tener que buscarlo.
    Besotes!!!

  4. Con esta lectura (de tu post) he viajado al universo de las cigarras. Seres a los que se les dejó anclados en la vida libertina, mientras otros/as trabajan…pero…cada vez tengo más dudas de que esta fábula que nos han transmitido durante años, se sostenga. Quizá la vida está en el equilibrio entre la cigarra y la hormiga. Tal vez en la mosca?? No sé…pero sinceramente, las cigarras viven bien,…disfrutan de la vida…mientras que la hormiga no para de trabajar…¿no es eso lo que se nos dice? ¿Qué disfrutemos de la vida?

    En fin…me voy de lo que hablas en el libro…pero parece ser muy interesante. Siempre he pensado en qué sienten las madres que no lo son biológicamente y aquellas que lo son. Cada vez, creo más en los canales de existencia…en los encuentros…amo a mi compañero de viaje, y puede que más a otras personas que pertenecen por sangre, a un lugar más íntimo…Por eso pienso, que la maternidad no está ligada solamente a lo biológico…

    Gracias por presentarnos este libro…tiene muy buena pinta…
    ¡¡Un abrazo muy grande!!

    • María:
      ¡ahhh, la fábula! esa hormiga trabajadora y previsora que sinembargo, no sabe tener compasión de la cigarra. Levanta el dedito y regaña y sin remordimientos la deja morir. Me recuerda también a ese pasaje en el evangelio donde Marta está atareada organizando todo para atender a Jesús, y su hermana María está a sus pies y Marta pide que la regañen porque no le ayuda y Jesús responde que ha elegido lo mejor (después de todo, está contemplando a Dios). ¿Sería que Jesús apoyaría también a la cigarra? jajaja ¡no lo se! la vida se nos va entre las prisas, los “tengo que”, y muchas veces dejamos de lado cultivar las relaciones con los que tenemos cerca. No nos vemos porque “no hay tiempo” y cuando lo hay es siempre apurados.

      Estoy de acuerdo en que la maternidad y paternidad no se liga a lo biológico. Yo lo tengo comprobadísimo. Soy tía de dos hermosos niños adoptados, y ahora que tienen 9 y 6 años, tienen gestos y manías que comparten con otros miembros de la familia. Somos madres y padres cada vez que nos preocupamos y ayudamos a otro ser humano a ser lo mejor que pueda ser creo, no sólo con los hijos.
      Un beso,
      Ale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s