LIBRO: La Corte de los Ilusos.

978607070468LA CORTE DE LOS ILUSOS
Rosa Beltrán
Editorial Planeta

 

Este fue un libro elegido en un club de lectura, y por eso lo leí. En la portada dice: “La novela de Iturbide”. Iturbide, el que fue proclamado Emperador de México después de la guerra de Independencia. Era todo lo que recordaba de él de mis clases de primaria (hace ya varios decenios, “el siglo pasado”, dirían mis hijos).

Bien a bien, no recordaba más de él. ¿Había sido héroe, o fue villano?. Con esta duda comencé a leerlo. A ¾ partes del libro, todavía tenía esa duda. Lo terminé y el título me pareció perfecto: La Corte de los Ilusos. Así mero fue la corte de Agustín I de México. Creyeron que sería muy fácil, una vez independizados, simplemente cambiar de gobernantes: quitamos a los españoles y ponemos mexicanos. Pero el país no podía seguir funcionando igual –es más, para empeorar ahora estábamos endeudados por la guerra-. Se puso quizás más empeño en hacer de la coronación un evento que luciera, que en preparar un plan de gobierno (y el congreso no ayudaba ¡justo como sucede en la actualidad! Lo importante se deja para “ahí después”. Mientras viajes a todo lujo, inauguración de obras fatuas, etc.).

3

El último tercio del libro fue el que más disfruté. Ese donde por fin se asoma un Iturbide humano. ¿Qué le pasó? Fue emperador durante 10 meses y abdica. Y habiendo escuchado que si se quedaba podrían condenarlo a muerte, sale del país. En una situación por demás penosa, sale rumbo a Veracruz con sus 8 hijos, esposa, padre y hermana. Los dos últimos los abandona antes de llegar al puerto. Aunque dicen que va forrado en dinero, no lo encuentran las revisiones de las que lo hacen objeto. Toma un barco para acabar en Italia. Iturbide era criollo, había estado antes de la revolución en el bando de los realistas, combatió a los independentistas hasta que se cambió de bando, y con Guerrero forma el ejército trigarante que conseguirá la Independencia. Por este motivo no puede viajar a cualquier país de Europa cuando lo exilian. Los Borbones pueden tratarlo como a un traidor. Primero se queda en Italia hasta que le dicen que no pueden asegurar su seguridad. Deja a sus hijos mayores en un internado en Inglaterra, y parte con la esposa, nuevamente embarazada, y dos hijos a México. Dice la historia que había escuchado que vendrían de nuevo a tratar de reconquistar México y él venía a ofrecer su espada para defender la Patria. Pero sale justo cuando llega una carta avisándole que no puede poner el pie en México, so pena de ser ejecutado.

Llega a México y muere fusilado, sin juicio.

Sus restos se encuentran en la Catedral de la Ciudad de México.
Sus restos se encuentran en la Catedral de la Ciudad de México.

El día que discutimos el libro, mi amiga Sandy llevaba las cartas que Iturbide le escribió a la Nación Mexicana, a su esposa y al congreso antes de ser ejecutadas. Me habría encantado leerlas en el libro. Dan una luz diferente.

Sandy puso un comentario en el Facebook sobre Iturbide y un amigo suyo decía que fue sanguinario, y un traidor a la patria. Ciertamente no se lo suficiente como para afirmar esto, quiero leer más. Pero me parece que fue un hombre congruente, que cuando se dio cuenta de que no podía darle al país lo que necesitaba dejó poder, incluso el país (ayy Peña Nieto ¡tanto podrías aprender de él!). Quien actúa así, si tiene en su corazón el bienestar de su Pueblo.

Aquí  pueden ver un programa sobre la vida de Iturbide.

Cuarto libro para el reto: Leer 25 libros escritos en español.

Tercer libro para el reto: Mujeres Laureadas (este libro obtuvo el premio Planeta Joaquín Moritz en 1995).

Quinto libro para el reto: Novela Histórica 2015.

Anuncios

12 comentarios

  1. No conocía en absoluto esta figura política, pero es que la verdad poco sé de la historia de México… Héroe o villano? No solemos ser, ningún de nosotros, ni lo uno ni lo otro al cien por cien. Investigaré un poco…
    Besines,

  2. Interesante personaje, y persona, Iturbide. Aquí en España se desconoce bastante la historia de México y de América en general. Y es una pena porque de todas las historias se aprende. Los estudios históricos son como espejos que nos revelan aspectos de nosotros mismos y nuestros pueblos. A mí Iturbide me recuerda un poco a un monarca fugaz que tuvimos en España, Amadeo de Saboya. Salvando las diferencias entre ambos casos, que son muchas. Un abrazo, Ale.

    • José:
      pues tendré que investigar sobre Amadeo de Saboya porque no lo conozco 😉
      Si te interesa la historia de México, te cuento que con motivo del bicentenario de la Independencia, se hizo un programa llamado “Discutamos México”

      Se presentaba así: “Discutamos México es una serie de programas de televisión y radio, en la que participan alrededor de 500 expertos nacionales e internacionales, donde se exponen datos y puntos de vista actualizados sobre el mundo prehispánico, colonial y el México actual. Discutamos México es una producción especial, realizada con motivo del año del Bicentenario de la Independencia y el centenario de la Revolución Mexicana. Se trata de un espacio de reflexión abierto y plural, un ejercicio de imaginación crítica, un testimonio de nuestra pluralidad, en donde participan todas las voces, todas las corrientes de opinión, todas las ideologías.

      Aquí pueden ver la lista de los 136 programas.

      Un abrazo,
      Ale.

    • Agnieszka:
      creo que no quería morir con la etiqueta de traidor y vino con la sincera voluntad de ofrecer su espada para defender al país (que se rumoreaba, sería invadido).
      Un beso,
      Ale.

  3. Tampoco conocía a este personaje. La verdad es que por aquí poco se da de historia de América. Así que gracias por esta estupenda presentación. Y me has dejado con ganitas de saber más, así que me apunto este título.
    Besotes!!!

  4. Si es dificil con las personas que tenemos cerca desgrana sus motivaciones y valorar sus aportacions, que siempre oímos juicios a favor y en contra, qué no va a pasar con los peonajes históricos, cómo quedan enla historia, a veces dependen de modas, y de la idea del historiador que se impone y todos van detrás copiándose unos a otros, como las cartas estas, que te aportaron algo diferente a la novela.

    • Icíar:
      tienes razón: tiene que ver con modas. Acá están unos indignados porque otros quieren traerse los restos de Porfirio Díaz.Dime tú. Seguimos con lo mismo, nomás con otro personaje.
      Un beso,
      Ale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s