LIBRO: El Sueño de Inocencio

inocencioEL SUEÑO DE INOCENCIO
Gerardo Laveaga

Este libro fue elegido por una amiga para un círculo de lectura (¡Gracias Karina!). ¡Me ha gustado mucho!

¿A qué Inocencio se refiere el título? A Lotario di Senni, que sería ordenado Papa en 1198 con el nombre de Inocencio III. Antes de ser Papa, Lotario se había formado como abogado y teólogo y provenía de una familia poderosa. Su tío fue el Papa Celestino III, que lo tuvo trabajando lejos de Roma, como diplomático de la Santa Sede. Siendo cardenal Lotario, se distinguía por su recato en el vivir y vestir, cosa que no cambió al ser Papa.

Sería elegido  Papa a los 37 años y su papado duró  18 años. Antes de ser Papa, Lotario tenía ideas de cómo debía conducirse la cabeza de la Iglesia, que una vez que estuvo al frente, olvidó (o cambió por otras). En un tiempo donde las fronteras de los reinos cambiaban tanto, Inocencio III se adjudicó el título de Vicario de Cristo, con lo que convenció -en su époc- que él estaba por encima de los reyes, podía mediar entre ellos  y  decirles qué debían hacer (se le olvidó que su reinado no tenía que ver con este mundo). Gracias a su política, se crearon  los estados vaticanos. Convocó a la cuarta cruzada (pues ya Saladino estaba en posesión de Tierra Santa), y persiguió sin tregua a los cátaros y albigenses. Queriendo unir a la Iglesia de Oriente y Occidente, invadió Constantinopla (él no iba dirigiendo las tropas, pero supo de todos sus desmanes).

Pintura de Giotto "El sueño de Inocencio"
Pintura de Giotto “El sueño de Inocencio”

¿Cuál era el sueño de Inocencio? Una Iglesia fuerte, que pudiera mandar sobre toda la cristiandad. Una Iglesia que no fuera cuestionada y a quien todos obedecieran. Buscando la unidad, sembró desunión a través de intrigas. Quería un poder terrenal que no tuvo ni Jesús en su tiempo.

Una leyenda cuenta que Inocencio III soñaba que la catedral de Letrán se caía y llegaba un mendigo y la sostenía. Cuando tuvo frente a él a Francisco de Asís, lo reconoció de su sueño. Aquí me llama la atención que tanto los cátaros y albigenses se gestan en el mismo tiempo que aparece San Francisco de Asís. Su búsqueda espiritual era muy parecida, sin embargo, unos fueron perseguidos sin misericordia y el otro no. Quizás la diferencia entre uno y otros fue que San Francisco obedecía a Roma. Surge también otro santo: Santo Domingo de Guzmán, cuya orden será la encargada de encender las hogueras de la inquisición.

Pareciera que  Francisco le recordaba  al Papa los sueños que había tenido en su juventud. En una escena del libro, dice Francisco: “Dios está en todas partes. En las aves y en los atardeceres, tanto como en las comodidades y el lujo, en los árboles y los palacios de los reyes. Quien lo halla en un riachuelo es tan feliz como quien lo halla en sus anillos y piedras preciosas. Quien no lo descubre en la sonrisa de un niño es tan desdichado como el que no lo descubre en sus carruajes y sus mantos de seda bordados con hilos de oro.” Francisco lo confrontóy el Papa se dió cuenta de que  “Como cabeza de la Iglesia Católica, había hecho lo posible por unir a la cristiandad, pero había olvidado el sentido que debía caracterizarla: la vida simple, la sencillez. Había ignorado los costos de la unidad.”

En 1215 convoca al Concilio de Letrán y muere en 216 en Perugia.

Una de las cosas que más me gustaron del libro es como va contando la historia a través de varios narradores: unas veces estamos ante la escena, en otras hay cartas que llegan al Papa, o que este escribe, y hay un misterio que se va gestando: ¿quién era la persona que más amó en el mundo Inocencio III?.

Tumba de Inocencio III
Tumba de Inocencio III

En la catedral de Letrán, donde reposa su cuerpo, tiene un mausoleo con Cristo al centro y a los lados los dos Santos de las ordenes que se encargó de autorizar en su Papado: Santo Domingo y San Francisco.

Tercer libro  para el reto: Leer 25 libros escritos en español
Cuarto libro  para el reto: Viajar leyendo (México)
Cuarto libro  para el reto: Novela histórica 2015

Anuncios

10 comentarios

  1. Podríamos decir que este Inocencio fue muy poco inocente. El libro describe una época especial y turbulenta, así que seguro que es muy interesante. Gracias por compartir, Ale. Un saludo.

    • José:
      si, eso precisamente se podría decir (que el libro dice también que por eso eligió el nombre, un lobo con piel de cordero encima jijiji).
      La época es muy interesante y el autor es muy bueno explorándola. La verdad es que yo hablo en la reseña de los santos pero ellos es poco lo que salen. Son mucho más importantes todos los demás personajes (como seguramente sucedió cuando ocurría todo lo narrado en el libro).
      Un beso,
      Ale.

    • Susana:
      :/ pues yo ya me lo he leído, ahora solo necesito ir a ver la tumba.
      (Con Peña Nieto presidente y como nos va en la economía no se para cuando será eso).
      En cambio tú vas de gane que hacerte con el libro está mucho más fácil 😀 jajaja
      Un beso,
      Ale.

  2. Vaya…quizá estuve delante de su tumba, hace años, y no supe de él como hasta ahora…que nos has contando su historia. Suena interesante, aunque no creo que lo escoja de momento como lectura…quizá me cuesta abrirme a autores, obras,…pero ¡¡quién sabe!! no lo descarto y lo cuentas tan bien, que apetece disponer de un ejemplar cercano y al menos, tratar de observarlo.

    Gracias por compartir la lectura con nosotras/os…lo que más me gusta es el fragmento de San Francisco.

    Un abrazo y feliz día

    • María:
      debo confesar que a mi me gustó mucho también lo de San Francisco, pero no es muy imporante en el libro. Quizás solo como referencia a lo mucho que Inocencio vió gracias a él que se había desviado de lo que inicialmente hubiera querido hacer. Se le da mucho más peso en el libro a todas las luchas que había en ese tiempo.
      Un beso,
      Ale.

  3. Ay y ay y ay con la Iglesia! Muy graciosa cuando dices que tenía muchos planes que luego olvidó, jeje. Parece que sí cumplió con el sueño, lo consiguió. El libro que traes me interesa, Alem no s para cuándo pero me interesa, como novela histórica, que ya últimamente leo muy pocas salvo excepciones, me apunto esta, porque me viene muy bien acercarme a la historia de esta institución.

    • Icíar:
      fue un papa muy poderoso, poco interesado en enriquecerse, pero que buscando tener poder en el ambiente político-social dela época, perdió de vista el bienestar de los seguidores de Cristo.
      Algo que me asombró saber fue que no estaba ordenado sacerdote y ya era obispo. O sea, que no siempre ha habido las reglas que conocemos hoy.
      Un beso,
      Ale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s