LIBRO: Cuando los dioses escriben el libro del destino

cuando-los-dioses-escriben-el-libro-del-destinoCUANDO LOS DIOSES ESCRIBEN EL LIBRO DEL DESTINO
Alice Albinia
Editorial Alevosía

Este libro quise leerlo desde que habló de él (o escribió, más bien) Susana, de Libros y Literatura. Desde entonces lo compré y estaba ahí acumulando polvo en la estantería hasta que los ojos del Ganesha de la portada aparecieron en mis pesadillas. ¡Ganesha, he cumplido! Ya puedes verme con benevolencia 😉

La autora contó en una entrevista que en el Mahabharata, el poema épico de la India, el Dios Ganesha es elegido por los Dioses para ser el que escriba esa narración y se puso a pensar ¿y si el Dios Ganesha quisiera hoy contar una historia, cómo lo haría?

Estaba escribiendo precisamente la frase de ¿Cómo escribiría Ganesha hoy? cuando me apareció esta imagen en las noticias del facebook. Se parece a mí: pachoncito y con su café :D jijiji
Estaba escribiendo precisamente la frase de ¿Cómo escribiría Ganesha hoy? cuando me apareció esta imagen en las noticias del facebook. Se parece a mí: pachoncito y con su café  jijiji

Para quien no lo sepa, Ganesha es uno de los dioses más venerados de la India. Es hijo de Shiva y Parvati. Un día, su madre le dijo que no dejara pasar a nadie a sus habitaciones, y cuando Shiva llegó, Ganesha no lo dejó pasar. Esto enojó tanto al padre, que sacó su espada y le cortó la cabeza. Cuando la madre se dio cuenta de lo que había hecho, le pidió que lo resucitara. Shiva pidió que le trajeran la cabeza del primer ser vivo que pasara por ahí, y le trajeron la cabeza de un elefante. Así, se le representa como un cuerpo humano con cuatro brazos, con cabeza de elefante y que es transportado por una rata (no dejo de pensar que en Occidente se considera que los elefantes les temen a las ratas ¿o es sólo en las caricaturas???). Su simbolismo es muy rico. La cabeza de elefante habla de su gran inteligencia y su capacidad de quitar de enfrente los obstáculos, su transporte, la rata, es un animal capaz de escurrirse en los lugares donde uno pensaría que no puede llegar. El, tan imponente, viaja en un animal que se considera plaga. Con esto, enseña que el ego debe ser vencido, y que uno debe buscar la humildad.

Por su inteligencia, le consideran el Dios de los escritores, y será el personaje principal de la novela de Albinia. En ella, Ganesha tiene cuentas pendientes por arreglar con Vyasa, el autor del Mahabharata. A través de sucesivas reencarnaciones, Vyasa se encuentra con Mira y Lilia. Y en la época moderna, seremos testigos de todo lo que el ego de Vyasa ocasiona. A través del libro, viajamos a la India y nos adentramos en sus costumbres, la difícil convivencia entre hindúes y musulmanes, las creencias en que deben mantenerse separados y los secretos que se guardan entre familias. La globalización va arrumbando el culto a los dioses, va mostrando una India que quiere ser moderna y que hay quienes oponen a que la entrada a este mundo signifique sepultar sus tradiciones.

Mucha de la acción sucede alrededor de una boda.
Mucha de la acción sucede alrededor de una boda.

Tres veces comencé el libro y tres veces lo dejé, teniendo que comenzar cada vez desde el principio porque ya no me acordaba de qué trataba. Pero la tercera fue la vencida y lo leí de principio al fin. La historia familiar me parece muy -pero muy- retorcida, y escribe todos los problemas que pudiera enfrentar una familia (competencia entre hermanas, 20 años de silencio de un secreto en un matrimonio, homosexualidad, alejamiento de un miembro porque se casa con alguien de una religión diferente, un padre obsesionado con triunfar políticamente y sin valores, que se convierte en criminal). Pero aún y con todos esos vericuetos, lo disfruté. Quizás lo que menos me gustó, fue el reflejo que encuentro en el libro de cómo las mujeres somos las peores enemigas de otras mujeres. La nana musulmana que, trabajando y ahorrando, pone una sastrería, pero que después no quiere ayudar a una sobrina. O Lila, que es muy fuerte, pero no se acerca a la hermana cuando está pasando por una depresión.

Anuncios

16 comentarios

  1. Hola Ale:
    Que libro tan interesante por los aspectos que maneja en cuanto a la sociedad que nos comentas y pasa lo mismo en casi todo el mundo.

    “La globalización va arrumbando el culto a los dioses, va mostrando una India que quiere ser moderna y que hay quienes oponen a que la entrada a este mundo signifique sepultar sus tradiciones.”

    Esto ultimo es realmente importante en cada cultura respetar las tradiciones y cultos ya que ahi esta gran parte de la riqueza de cada pais.Tristemente se nota que la globalizacion de las culturas esta siendo acaparado por otros de otras culturas y las han modificado de acuerdo a sus conveniencias mercadologicas.Ya veremos como las maneras de cocinar hablar vestir etc se han modificado.
    Rescatemos las tradiciones y culturas de cada lugar.
    Con mucho cariño saludos a ti y a tu hermosa familia.
    Walter

    • Walter:
      ¡que gusto leerte por aquí! 😀
      tienes razón: cada cultura tiene sus muy ricas tradiciones, y mantenerlas es algo que nos da identidad como habitantes de una región del mundo.
      ¡Saludos a todos por tu casa! ¡abrazos!
      Ale.

  2. Yo lo leí hace tiempo y me gustó bastante.

    Los peros que le pondría son el final, un poco precipitado, y que el principio es tan confuso que puede hacer que muchos abandonen la lectura.

    No sé si fue tu caso cuando lo interrumpiste, pero sí sé que le pasó a una amiga, que después de insistir (por mi recomendación) lo dejó definitivamente.

    A mí, sin embargo, una vez conseguí enterarme de nos estaban contando las diferentes reencarnaciones de las mimas personas, lo leí de un tirón y con mucha atención.

    Es curioso (qué maravilla poder intercambiar opiniones) que a mí no me transmitió el mensaje de que la mujer sea la peor enemiga de la mujer (quizá porque es algo que me niego a creer) sino que el hombre es un lobo para el hombre, así en general.

    Y que dentro de una misma familia se puede alzar un muro por la intolerancia, el rencor, los secretos, el fanatismo, los prejuicios…

    Una autora a tener en cuenta, sobre todo porque supongo que ahora va a ir a más teniendo en cuenta que aún no ha cumplido los cuarenta.

    • Loque:
      tienes razón en cuanto al final precipitado…si se siente así. Pues la razón por la que lo dejaba tanto además de que tenía la cabeza en otras cosas, era que como el libro en sí es pesado, no me lo podía llevar cuando iba a andar en la calle, cargaba otros (más livianos) y cuando regresaba a este no recordaba bien de qué iba la cosa (ese principio tan complicado con tantos personajes, supongo).

      Acá yo andaba estudiando algo que me hizo ver que en ocasiones, somos las que más piedritas les ponemos a otras mujeres. Después de todo, el machismo se aprende en casa…de mamá, ni más ni menos.Ya ni me acuerdo que era (es lo que tiene venir a responder después de tanto tiempo ¡una disculpa!).

      Y en las familias se alzan muchas cosas: si uno es afortunado, será el lugar a donde pueda uno regresar a cargarse de energías. Pero si no, será el lugar del que se quiera huir el resto de la vida. Triste, pero cierto.

      Y estoy de acuerdo contigo: seguramente tendrá una carrera intersante dentro de las letras 🙂

      Un beso,
      Ale.

  3. Bueno, bueno, bueno. Es posible que con la explicación que da Loque, le sea más facil a todo el mundo enfrentarse a este libro, que en mi caso, como bien sabes, lo leí con mucho interés. Es cierto lo del final, que es un poco precipitado, pero el tránsito se me hizo estupendo. En cualquier caso me alegra que lo hayas leído y que sirva para que podamos ir compartiendo opiniones.

    Besicos!

    • Susana:
      ¡terminado! lo compré desde que tú lo reseñaste y me encantó. Quiero leer más libros que tengan que ver con esa región del mundo, que me parece mágica. Quisiera hacer un viaje de meses para conocer todas las regiones de la India, y mientras puedo, ¡viajaré con los libros! 😛
      un beso,
      Ale.

  4. Me tocó en un sorteo, lo empecé y… lo dejé. La verdad es que me dan pocas ganas de volver a él, pero me da esperanzas que digas que, después de haberlo dejado tres veces, al final lo disfrutaste y todo. 🙂 A ver si algún día lo retomo.

    Un beso.

  5. Lo recuerdo. Me voy a la Feria del Libro, y si lo encuentro me lo traigo. Me interesa todo lo que cuentas, incluso por enrevesado, jajaja. Ya veo que la lectura hay que hacerla tomàndose su tiempo. Cuando dices tres veces empecé y tres veces lo dejé, bueno, eso me ha pasado con toooodos los libros de Pamuk, y cuando al final tuve la predisposición, todos han sido de los que me han dejado huella. Volveré (como diría Schwazenegger)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s