Ganadora del Nobel de Literatura Pearl S. Buck

Pearl S. Buck fue una mujer de lo más interesante. Nace en 1892 en Virginia, Estados Unidos y como sus papás eran misioneros presbiterianos que ya habían vivido en China, se la llevan para allá cuando tenía 3 meses de edad. Su madre la educaba en casa dándole las bases de su idioma natal, y a partir de los 6 años tendría un tutor por las tardes que la instruiría en la cultura y lengua china. En 19 11, cuando tenía 19 años, regresaría a América para estudiar Filosofía. En 1914 regresa a China y se casa con otro misionero presbiteriano: John Lossing Buck y se van a vivir a la provincia de Anhui. Durante 13 años (de 1920 a 1933) será maestra de literatura inglesa en la Universidad de Nanking, el Colegios Gingling y la Universidad Central Nacional. En 1920 tuvo a su hija Carol, que tenía fenilcetonuria, y le ocasionó un daño cerebral severo a la niña. Como durante el parto vieron que Pearl tenía un tumor en el útero, le hicieron una histerectomía. En 1921 murió su madre y su padre se mudó a vivir con el matrimonio Buck. En 1924 el matrimonio Buck va a Estados Unidos para vivir un año sabático y en 1925 regresan a China, y adoptan a Janice.

 Pearl_Buck

Le tocó de cerca la tragedia de Nanking (pueden leer sobre esto aquí y acá). Una familia china los escondió en su casa mientras que la casa de ellos fue saqueada. Estuvieron ahí un día aterrorizados, y después fueron rescatados por botes americanos. Viajaron a Shangai y después a Japón, donde se quedaron un año, después del cual regresaron a Nanking.  Ahí, cada mañana se retiraba a escribir y en un año completó la novela La Buena Tierra. Pearl había comenzado a  escribir artículos desde 1920 y  tenía amigos escritores como Xu Zhimo y Lin Yutang que la animaban a volverse escritora profesional, pero necesitaba dinero para la atención de su hija Carol.

Se muda definitivamente a Estados Unidos en 1929 para buscar atención especializada para su hija y ahí el editor Richard Walsh le aceptó su novela Viento del Este, Viento del Oeste, que se publica en 1930. Este editor se convertiría, después del divorcio de ambos,  en su marido y con el trabajaría muchos años.

Despacho de Pearl S. Buck en su casa de Pensilvania.
Despacho de Pearl S. Buck en su casa de Pensilvania.

En 1930 dio una conferencia en el hotel Astor en Nueva York donde debía responder a la pregunta ¿Existe un caso para el misionero extranjero? Y ella decía que no. Que si bien invitaba a los chinos a compartir su fe cristiana, China no necesitaba una Iglesia Institucional dominada por misioneros que con frecuencia eran muy ignorantes con respecto a China y muy arrogantes en sus intentos por controlarla. Cuando su ponencia se publica en la revista Haper´s Bazar, tuvo que renunciar a su puesto en la Comisión Presbiteriana (es mi heroína, porque dijo exactamente lo que pensaba aunque esto no solo le cuesta la renuncia a un trabajo que hizo durante muchos años, y distanciarse de la institución que le dio su fe; sino además, salirse de China país en el que había vivido durante 40 años).

En 1931 La Buena Tierra fue un best-seller y en 1932 ganó el premio Pulitzer. En 1934 abandonaría China para no regresar nunca (vivió unos 40 años ahí). En 1938 (a los 46 años de edad) ganaría el premio Nobel de Literatura por “sus ricas y épicas descripciones de la vida rural en China y por sus logradas biografías”. Escribiría muchos libros más: Hijos, Una casa dividida, La madre, La estirpe del dragón, La primera esposa, Este altivo corazón, Otros Dioses, Carta de Pekin, etc. Escribiría también teatro, poesía, guiones cinematográficos y literatura para niños.

Pearl S. Buck pintada por Freeman Elliot.
Pearl S. Buck pintada por Freeman Elliot.

En Estados Unidos trabajaría como activista de los derechos civiles y  los derechos para las mujeres. Con su segundo marido formaría la Asociación Este y Oeste para el intercambio cultural y entendimiento entre Asia y Occidente. En 1949, indignada porque las casas de adopción consideraban a los niños de varias razas no adoptables, funda Welcome House, la primera agencia inter-racial e internacional. En 5 décadas de trabajo pudo lograr la adopción de 5 mil niños. En 1964, para apoyar a niños euroasiáticos que no eran elegibles para ser adoptados, estableció la Fundación Pearl S. Buck, que brinda becas para estos niños en más de media docena de países asiáticos.

Muere en 1973, dos meses antes de su cumpleaños número 81.

Reto Mujeres Ganadoras del Premio Nobel de Literatura.

 

 

Anuncios

28 comentarios

  1. Pues como siempre que llego aquí me marcho contenta de saber un poco más, y con la ilusión de haber elegido “La buena tierra” como mi elección de lectura de “Mujeres Nobeles” (Aunqu dudo con Viento del Este, Viento del Oeste…. Si acierto con laprimera iré a por la segunda jejje)

    Besicos !

    • Susana:
      quiero leer las dos que mencionas, pero ya será cuando termine el reto, que estoy pensando regresar a la universidad y entonces el tiempo de lecturas por placer se acortará muchísimo ;). Tengo que terminar el reto antes de volver a las aulas jajaja.
      Un beso,
      Ale.

  2. Menuda vida! Era una auténtica heroína. Sabía de ella que aunque había nacido en los USA había vivido en China de los 3 meses a los 40 años, pero no sabía por qué tuvo que dejar el que de hecho era su país.

    Sí que fue muy valiente y muy generosa. Yo ya sabía que fue la primera escritora que dio una imagen positiva (y bien documentada) a los occidentales de China y viceversa.

  3. Una mujer y escritora muy interesante. Su libro Viento del este, viento del oeste lleva tiempo en mi librería de “tesoros”, pero después de este repaso a esa mujer de carácter me parece que nunca va a salir de ahí.
    Un saludo.

  4. Ale, qué bien, recuerdo el libro La Buena Tierra con mucho cariño, lo leí hace muchos años y desde entonces aprendí aquello que luego tantas veces repito: “y yo que pensaba que estaba mal”.
    Por supuesto el libro es mucho más que eso, pero quién manda en los recuerdos, verdad?
    Yo también quiero un despacho con puerta secreta!!!
    Saluditos
    AD

    • Ade:
      ayyy 😦 pues si, la literatura nos muestra que el sufrimiento se da en todas las latitudes de la tierra, pero también que se puede enfrentar con alegría y esperanza…
      Espero que logremos tener nuestro despacho con entrada secreta 😉
      algún día, algún día jajaja.
      Un beso,
      Ale.

  5. Adoro a esta mujer. De hecho no sé si ya te lo he dicho alguna vez, fue un libro suyo el primero que me marcó o dejó huella. Nos los obligaron a leer en el colegio, iría a séptimo u octavo de EGB. Fue Viente del este, viente del oeste. Me descubrió que existían mundos totalmente diferentes al mío. Lo de los pies vendados, el contraste con la mujer occidental. Fantástico. En fin, no me extraña que la persona que decidió editar este libro suyo se enamorara de ella.
    Una vida fascinante, activa y muy útil.
    Estoy feliz de este reto que se te ocurrió. He leído cuatro ya, así que me quedan 9, a este ritmo no creo que lo termine este año como estaba previsto, ¡¡¡¿por qué no cambias las bases a un poquito más de plazo?!!!!

    • Icíar:
      ¡Que bonito es recordar a un libro que te hizo sentir que había más vida fuera de la que conocías! Para mi el primero que me mostró esto fue “La cabaña del tío Tom” no podía creer que unos pudieran haber esclavizado a otros por el color de la piel.
      Y como dices, vivió una vida muy bien vivida. Y nos dejó libros maravillosos para seguir descubriendo el mundo y sus diferencias.
      Un beso,
      Ale.
      pd
      creo que si voy a cambiar el plazo a tres años 😀 jijiji.

  6. Gracias Ale,…a pesar de que he visto el libro de “Viento de este, viento del oeste”, no había reparado en la escritora. Acercandonos a determinados autores, acabamos por amar obras literarias, que en un principio no nos decían nada…
    Pero lo que más me gusta de lo que nos has contado, es la visión que tiene ella sobre la forma de llegar a un país, sin invadir con “nuestras” creencias…y además…realizar ese proyecto de niños y niñas en los que nadie se sienta discriminado por sus diferencias.
    Eso es lo que más me ha gustado.
    Muchas gracias, y un beso grande!!

    • María:
      a mi también fue lo que más me gustó de ella. Llegar con respeto, sin querer conquistar al otro, sino aprendiendo también de lo que tiene valioso. Y muy generosa al hacer tanto por otros niños en situación vulnerable 😉
      un beso,
      Ale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s