LIBRO: La Reina Suprema

libro 2LA  REINA  SUPREMA

Marion Zimmer Bradley

Serie: Las nieblas de Avalon, libro 2.

 

En este libro, Morgana anda perdida en el mundo de las hadas la mayor parte del tiempo;  mientras que en el reino Ginebra está enamorada de Lanzarote, Lanzarote de Ginebra, y Arturo vive como si esto fuera muy normal. Si bien se da cuenta de que ellos se aman, sabe que serían incapaces de traicionarlo, aunque alguna vez le dice a Ginebra que si lo traicionara con su mejor amigo y engendrara un hijo de él, Arturo lo educaría para ser rey y que no habría fijón (más o menos así va la cosa). Y es que  Arturo y Ginebra están muy consternados porque no tienen hijos. Ella tiene dos embarazos, pero pierde a los bebés, y Arturo dice que aunque ha tenido muchas aventuras, no ha engendrado hijos (desconoce que si tiene uno que está siendo educado por Morgause).

 LANZAROTE Y GINEBRA

Al final, el libro acaba en un trío.

La reina suprema a la que alude el título es Ginebra. Mujer bella, pero insulsa. Ni muy educada, ni muy hacendosa. Sólo sufre en el libro: porque padece agarofobia, no le gusta viajar, y está enamorada de Lanzarote a quien no puede tener porque está casada y a quien no le deja tomar otra mujer. Mujer piadosa pero llena de rencor y mala voluntad, y con actitud de víctima. Morgana es un personaje más libre. No desea casarse, sus conocimientos le son útiles a otros (su saber  de hierbas será útil cuando enfermen, haya peste) y es menos dada a juzgar a otros. ¿La autora la pinta así porque es así porque es pagana? Sin embargo, también sabe sentirse culpable. Siente que rechazó su destino y que no volverá a Avalon. Creo que más que ser así por su religión (sea pagana o cristiana) son así por su personalidad. Una era generosa, la otra envidiosa. Una abierta, la otra necia creyéndose en posesión de la verdad. Pero a ambas sus creencias las hacían sufrir.

Anuncios

10 comentarios

  1. Vaya cambio ¿no?, ¡Ginebra envidiosa y sosa, y a Morgana libre, abierta y que no juzga!. Parece ser que los tiempos modernos nos están dando unas alas de pterosaurios, jaja. Está bien eso.

  2. Nunca me ha gustado el presonaje de Ginebra…la veo tan indecisa…al mismo tiempo siento lástima, porque ella misma se ha creado una jaula…mejor que la que piensa que tiene la mujer de Lancelot. En casa tengo el cuadro de La Dama de Shallot…ella en cambio, a pesar de elegir un final trágico, me parece toda una Dama…una mujer muy diferente…
    Morgana es divertida…siempre la veo como Helena Bonham Carter…no lo puedo evitar…
    Lo de la religiosidad, me da pena…como dije en la otra entrada sobre el primer libro…no sé porqué siempre hay imágenes “únicas”…la religión también puede ser liberadora, y no opresiva…
    Un beso grande!!

    • María:
      a mi me cae bastante mal la Ginebra de esta serie. No sólo es indecisa: es tonta, irresponsable y llena de culpa (que trata de embarrar en los demás). Si que es diferente la Dama de Shallot. Ginebra como que no se anima a tomar una decisión, y hace infelices a todos a su alrededor.
      ¡No había pensado en Helena Bonham como Morgana! pero tienes razón 😉 se ve mucho mejor que Julianna Margulis.
      Y también coincido contigo: las religionas liberan (bien llevadas). El fanatismo es el que se vuelve opresivo.
      Un beso,
      Ale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s