LIBRO: Lo que no tiene nombre

portada-no-tiene-nombre_grandeLO  QUE  NO  TIENE  NOMBRE

Piedad Bonnet

 

Piensas que nunca te va a pasar, imposible que te suceda

A ti, que eres la única persona del mundo a quien jamás

ocurrirán esas cosas, y entonces, una por una, empiezan

a pasarte todas, igual que le suceden a cualquier otro.

Paul Auster

 

¿Qué es esto que no tiene nombre? La pesadilla de cualquier papá: enfrentar la muerte de un hijo. Enterarse de ella y tener que seguir viviendo. Estar con ese dolor y vivir la indiferencia, miedo, apoyo, imprudencia, distancia, alejamiento, acercamiento de quienes están  alrededor de los dolientes. Y el alivio, como bien lo describe ella: “Genuinamente conmovidos, todos tienen, sin embargo, un pequeño temblor allá adentro: el estremecimiento agradecido de los sobrevivientes.” Comenzó a escribirlo dos meses después del suicidio de su hijo.

Piedad Bonnet es una escritora colombiana. Daniel, su hijo, un chico que tenía sueños, talentos, que era amado por su familia, sus amigos…y que se encontró padeciendo una enfermedad mental. Una enfermedad que estrelló sus sueños y lo sumió en una lucha por vivir sin ansiedad.

Y ella escribe: “No voy a pronunciar el nombre de esa enfermedad, piensa el médico, porque no quiero rotularlo, no quiero condenarlo, ni voy a hacerle perder las esperanzas y sumergirlo en la desesperación. Porque no hay enfermedades sino pacientes.

No voy a pronunciar ese nombre, dice el enfermo, porque van a huir de mí, porque me abandonarán, porque me recluirán, porque no me amarán ni se casarán conmigo. Porque me mirarán con miedo.

No voy a pronunciar ese nombre, dice el padre, dice la madre, porque no puede ser, no puede ser, no puede ser.”

Todos luchan para entender qué le sucede, se le busca ayuda, pero al final, la lucha es solitaria. Sólo quien vive eso conoce a lo que se enfrenta; los demás vemos destellos a lo lejos. La madre que conoce a su hijo, escribe un poema antes del desenlace final, que leerá en el funeral:

Otra vez sales de mí, pequeño, mi sufriente.

Otra vez miras todo con mirada reciente,

y llenas tus pulmones con el aire gozoso.

Ya no lloras.

El mundo, de momento, no te duele.

Todo es tibio esta vez, caricia pura,

como una prolongada primavera.

Ignoras

mi útero vacío, mi sangrado.

Desconoces

que el grito de dolor de parturienta

va hacia adentro y se asfixia, sofocado,

para que no trastorne

el silencio que ronda por la casa

como una mosca azul resplandeciente.

Mis manos ya no pueden cobijarte.

Sólo decirte adiós, como en los días

en que al girar, ansioso, tu cabeza,

mi sonrisa se abría detrás de la ventana

para encender la tuya. Cuando todo

era sencillo transcurrir, no herida,

ni entraña expuesta, ni desgarradura.

 

Es un libro que usa a las palabras para sacar de ella su dolor y poder observarlo, analizarlo; para recordar lo que fue la vida de su hijo, su lucha, la lucha de toda la familia; sus momentos luminosos, de búsqueda, el legado que dejó.

Es un libro que me ha gustado mucho, porque en mi vida he estado cerca de personas que se han quitado la vida, y me ha ayudado a poner palabras a muchas cosas que yo sentí y no había podido nombrar. Triste, si…el tema es muy triste. Y quisiera poder darle a Piedad Bonnet un abrazo infinito y agradecerle el libro.

Primeras páginas del libro, pueden descargarlas de aquí. Una entrevista con la autora pueden verla aquí.

2do. Libro para mi reto: 25  libros escritos en español.

Anuncios

18 comentarios

  1. Sin duda un tema duro de los que te golpea el estómago. Pero estoy convencida de que estará escrito desde el resperto y la honestidad (de una madre, nada menos), así que por ahí sí me lo apunto.
    Besos!

  2. Triste, doloroso, emotivo… Me parece una lectura dura, sobre todo porque soy madre, pero creo que es de esos libros que llegan y que pueden llevar a la reflexión.
    Un abrazo

  3. Estoy segura que es un libro conmovedor, porque este escrito desde la experiencia personal, y eso, creo, que es innenarrable para el que no lo ha vivido, para el que no ha conocido todo ese abanico de emociones que desgraciadamente tienes que enfrentarte cuando pasa algo así.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s