Discurso de Alice Munro al recibir el Nobel (2a Parte)

Hija de Munro recibiendo el premio a nombre de su madre.
Hija de Munro recibiendo el premio a nombre de su madre.

Si te perdiste la primera parte, dar click aquí.

Entrada para el reto lector Leer a las 13 ganadoras del Premio Nobel de Literatura.

¿Quién piensas que eres? ¿Qué ha significado esa expresión para ti?

Bueno, crecí en el campo y crecí con personas que eran escocesas-irlandesas, y era una idea común no tratar mucho, nunca pensar que eras inteligente. Había otra imagen que era popular: “Ah, tú crees que eres inteligente”. Y para hacer algo como escribir, tenías que pensar que eras inteligente, por un tiempo, pero yo fui una persona peculiar.

¿Fuiste feminista temprana?

Nunca supe de la palabra “feminista”, pero si que lo era, porque de hecho crecí en una parte de Canada donde las mujeres podían escribir con más facilidad que los hombres. Los escritores grandes, importantes serían  varones, pero saber que las mujeres escribían historias no las perjudicaba, como si lo hacía con los hombres. Bueno, eso fue muy allá en mi juventud, no es la manera en que se dan las cosas ahora.

¿Habría cambiado tu escritura si hubieras acabado tus estudios universitarios?

Ciertamente que si, me podrían haber hecho más cautelosa y mucho más temerosa de ser una escritora, porque mientras más sabía de lo que las personas habían hecho, naturalmente me acobardaba. Quizás hubiera pensado que no podía hacerlo, pero no creo que hubiera pasado, en verdad, quizás por un tiempo, pero entonces, yo tenía tantas ganas de escribir que simplemente hubiera ido hacia adelante para tratar de cualquier manera.

Una historia no es como un camino a seguir. Es más bien como una casa. Puedes entrar una y otra vez y la casa, la historia, siempre contiene más de lo que viste la última vez.Tiene un sentido sólido en si misma, de haber sido construida  desde su propia necesidad, no sólo para cobijarte  o seducirte.
Una historia no es como un camino a seguir. Es más bien como una casa. Puedes entrar una y otra vez y la casa, la historia, siempre contiene más de lo que viste la última vez.Tiene un sentido sólido en si misma, de haber sido construida desde su propia necesidad, no sólo para cobijarte o seducirte.

¿Es el escribir un don que te ha sido dado?

No creo que las personas alrededor de mí hubieran pensado eso, pero nunca pensé en él como un don, sino simplemente algo que podía hacer, si trataba con la suficiente insistencia. Así que si fue un don, no fue uno fácil, no después de La Sirenita.

¿Alguna vez dudaste, alguna vez pensaste que no eras lo suficientemente buena?

¡Todo el tiempo, todo el tiempo! Tiré más cosas de las que mandé o terminé, y todo eso continuó hasta mis veintitantos. Pero aún estaba aprendiendo a escribir como quería hacerlo. Así que no, no fue algo fácil.

¿Qué significó tu madre para ti?

Oh, mis sentimientos acerca de mi madre son muy complicados, porque ella estaba enferma, tenía la enfermedad de Parkinson, necesitaba mucha ayuda y su habla era difícil, las personas no entendían lo que estaba diciendo, y aún así era una persona muy gregaria, que quería ser parte de la vida social, y esto no era posible para ella precisamente por los problemas de lenguaje. Así que me avergonzaba de ella, y la amaba pero de cierto modo no quería que me identificaran con ella, ni quería sobresalir y decirle a la gente las cosas que ella quería que les dijera. Era difícil de la misma manera en que cualquier adolescente pensaría de su padre que ha sido lisiado de algún modo. Te gustaría verte totalmente libre de estas cosas.

¿Ella te inspiró de alguna manera?

Pienso que si pero probablemente no de maneras que yo pudiera notar o entender. No puedo recordar un momento en el que no estuviera escribiendo mis historias; por ejemplo, no las escribía, pero las contaba; no a ella, o a nadie. Pero mi madre leía, y mi padre también…Mi madre, pienso, hubiera apoyado más a alguien que quisiera ser escritor. Ella hubiera pensado que era una vocación admirable, pero las personas alrededor de mí no sabían que yo quería ser una escritora, porque no dejé que lo descubrieran porque me parecía que para la mayoría de las personas hubiera sido ridículo. Porque la mayor parte de las personas que conocía no leían, tomaban la vida de manera práctica y mi idea era  que mi vida debía estar apartada de las personas que conocía.

Alice Munro en su juventud.
Alice Munro en su juventud.

¿Ha sido difícil contar una historia verdadera desde la perspectiva de una mujer?

No, para nada, porque es la manera en que pienso, y ser mujer es algo que nunca me molestó. Sabes, es algo especial crecer como yo lo hice, donde si alguien leía, eran las mujeres. Si alguien tenía una educación, con frecuencia eran las mujeres; hubiera sido una maestra o algo así, y en vez de ser más algo cerrado para las mujeres, el mundo de la lectura y escritura estaba más abierto a las mujeres que a los hombres, pues los hombres eran campesinos o estaban haciendo otro tipo de trabajo.

¿Y fuiste educada  en un hogar de la clase trabajadora?

Si.

¿Y es así donde tus historias comienzan también?

Si. No me di cuenta de que era un hogar de clase trabajadora, simplemente miré donde estaba y escribí sobre ello.

¿Y algunas veces sentiste que tenías que escribir en un tiempo determinado, viendo una agenda, atendiendo a los niños, cocinando la comida?

Bueno, escribía cuando podía, y mi primer marido me ayudó mucho, para él la escritura era algo admirable. El no pensaba que fuera algo que las mujeres no podían hacer, como muchos de los hombres que conocí después, y lo tomaba como algo que quería que yo hiciera y nunca me alejó de ello.

Fue muy divertido tener una librería, porque cuando nos mudamos aquí, determinados a tener una librería, todo mundo creyó que estábamos locos y que moriríamos de hambre, pero no fue así. Trabajamos muy duro.

¿Qué tan importante fue para ustedes la librería, cuándo comenzó todo?

Fue nuestro medio de vida. Era todo lo que teníamos. No teníamos ninguna otra forma de ingreso. El primer día que abrimos ganamos 75 dólares. Lo que pensarías que era mucho, y lo era, pero nos tomó un largo tiempo volver a ganar esa cantidad.

Yo solía sentarme detrás del escritorio y buscaba los libros para los clientes, y hacía todo lo que haces en una librería. Generalmente lo hacía todo yo, y las personas venían y hablábamos mucho de libros. Era un lugar donde las personas solían reunirse más que llegar a comprar de inmediato algo, y esto sucedía sobre todo de noche, donde yo estaría ahí sentada sola, y todas estas personas venían en la noche, hablándome de algo, y era grandioso. Fue muy divertido. Hasta este punto, yo sólo había sido un ama de casa, estuve en casa todo el tempo, y era también una escritora, pero esta fue una maravillosa oportunidad de entrar en el mundo. No creo que hiciéramos mucho dinero, posiblemente platicaba demasiado con la gente, sabes, en vez de hacer que compraran libros, pero fue un tiempo fantástico en mi vida.

Los visitantes me decían: sus libros me recuerdan a mi casa. Si, vivo justo en el sur de Amsterdan. Muchas gracias, hasta luego.

¡Piensa en esto! Bueno, amo cuando alguien se te acerca así, cuando no es sólo conseguir el autógrafo, sino que te dicen por qué.

Espero que con esto las personas vean que la historia corta es un arte importante, no sólo algo con lo que juegas mientras llegas a escribir una novela.
Espero que con esto las personas vean que la historia corta es un arte importante, no sólo algo con lo que juegas mientras llegas a escribir una novela.

¿Quieres que las mujeres jóvenes sean inspiradas por tus libros y se inspiren también para escribir?

No me importa lo que sientan tanto como que disfruten lo que están leyendo. Quiero que las personas encuentren más disfrute y no tanto inspiración. Eso es lo que quiero: que las personas disfruten mis libros, que piensen que se relacionan con sus propias vidas de distintas maneras. Pero eso no es lo principal. Lo que estoy tratando de decir, creo, es que no soy una persona política.

¿Eres una persona culta?

Probablemente. No estoy segura de que significa, pero pienso que lo sy.

Parece que tienes un punto de vista muy simple de las cosas.

¿Lo tengo? Bueno, si.

Leí en algún lado que quieras que las cosas se expliquen de manera sencilla.

Si. Pero no pienso que quiera explicar las cosas de manera más sencilla; es sólo la manera como escribo. Pienso que de manera natural pienso de manera sencilla, sin pensar que quiero hacerlo más sencillo.

¿Alguna vez has tenido periodos donde no has sido capaz de escribir?

Si, los he tenido. Dejé la escritura, ¿cuándo fue?, probablemente hace un año, pero esa fue una decisión, no fue tanto que quisiera escribir y no pudiera, fue una decisión que quería comportarme como el resto del mundo. Porque cuando estás escribiendo estás haciendo algo que las demás personas no saben que estás haciendo, y no puedes hablar de ello, y siempre te encuentras en este mundo secreto, y después estás haciendo otra cosa en el mundo normal. I me estoy cansando un poco de esto. He hecho esto toda mi vida, absolutamente toda mi vida. Cuando  estoy en compañía de escritores que son más académicos, entonces yo me sonrojaba un poco porque no podría escribir así. No tengo ese don.

943813-131011-nobel-prize-literature-alice-munro

¿Es como tener una manera diferente de contar una historia?

Si, y nunca trabajé en eso, ¿cómo lo diré?, de manera consciente. Bueno, sin duda era consciente y trabajé de manera que me era confortable y me gustaba lo que así, más que seguir algún tipo de idea.

¿Alguna vez te viste ganando el Premio Nobel?

¡Oh,no! ¡Yo era una mujer! Pero hay mujeres que lo han ganado, lo se. Es solo que amo el honor, lo amo, pero no pienso de esa manera, quizás porque la mayoría de los escritores probablemente desestiman su trabajo, especialmente después de que lo han hecho. No vas diciéndole a tus amigos “probablemente gane el premio Nobel”. ¡No es una manera común de llegar a saludar a alguien!

¿Alguna vez miras hacia atrás y lees alguno de tus primeros libros?

¡No, me temo que no! Porque probablemente me entraría una urgencia terrible para cambiar un poco aquí y un poco allá, e incluso lo he hecho en algunos ejemplares de mis libros, pero me doy cuenta de que no importa porque no han cambiado afuera.

¿Hay algo que le quieras decir a las personas en Estocolmo?

Oh, quiero decirles que estoy tan agradecida por este honor, que nada, nada en el mundo me podría hacer tan feliz como esto. ¡Gracias!

Anuncios

4 comentarios

  1. Me gusta. Mucho de lo que he leído en esta entrevista en total se ve reflejado en La vida de las mujeres. Da una idea de esa niña que quiso cambiar un final que no le gustaba y que empezó a contar otras historias distintas que salían de su imaginación.
    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s