LIBRO: The Emperor of all Maladies / El Emperador de Todos los Males

the-emperor-of-all-maladiesTHE  EMPEROR  OF  ALL  MALADIES

Siddharta Mukherjee

El autor, médico oncólogo, ganó en 2011 el premio Pullitzer por este libro en la categoría de “No Ficción General”, y en él se dispone a contar a manera de biografía qué es el cáncer, esta enfermedad tan cruel. ¿Desde cuándo existe? ¿cómo se trataba en la antigüedad? ¿quién la descubrió? ¿a qué se debe?

El término cáncer se lo debemos a Hipócrates: karkinos, en griego. Esto por el racimo de vasos inflamados que parecían un cangrejo. Galeno decía que el cáncer era el resultado de “bilis negra atrapada, y así, incapaz de escapar, coagula en una masa apelmazada”.

vesalius

En 1533 un estudiante de 19 años de Bruselas, Andreas Vesalio, llegó a la universidad de París para estudiar anatomía.  Escribiría “fuera de 8 músculos del abdomen, malamente manejados y en el orden erróneo, nadie me ha enseñado otro músculo, o hueso, o mucho menos la sucesión de nervios, venas y arterias”. Sin un mapa de cómo era por dentro el cuerpo humano, los médicos estaban perdidos. Vesalio decidió hacer sus propios mapas. Comenzó a rondar los cementerios para trabajar con cuerpos. En 1538 en conjunto con artistas del estudio Titian comenzó a publicar sus detallados dibujos. Mucho se le debe a este anatomista. Vesalio quería encontrar los medios por los que se transportaban los humores de los que hablaba Galeno (sobre todo, la bilis negra que era causante de muchas enfermedades, según este médico de la antigüedad). Descubrió que el sistema linfático llevaba un fluido pálido, acuoso; que los vasos sanguíneos llevaban sangre. Que la bilis amarilla se encontraba en el hígado. Pero la bilis negra no la encontró.

En 1793 otro anatomista en Londres, Mateo Baillie publicó un libro llamado “Anatomía Mórbida de algunas de las partes más importantes del cuerpo humano” pero era el mapa del cuerpo enfermo, en un estado anormal. El describió el cáncer de estómago, pulmón, testículos.

1760 John Hunter, un tío materno de Baillie, médico de profesión, comenzó a remover tumores. Según decía, si el tumor era “movible” podía retirarlos sin molestar a los tejidos circundantes (se cre que eran tumores superficiales, no invasivos). Comenzó a clasificar los tumores: los movibles eran cáncer local en etapas primarias. No movibles eran tumores ya invasivos, avanzados e incluso con metástasis.

En 1845 un médico escocés, John Bennet, describe a un paciente con lo que hoy sabemos que era leucemia. La sangre del paciente estaba llena de células blancas. Al parecer, la sangre se había “echado a perder, por su propia voluntad, convirtiéndose en auténtica pus” Bennet llamó a este caso “Una supuración de la sangre” y lo dejó así.

 

Dr. Rudolf Virchow
Dr. Rudolf Virchow

Virchow, un investigador alemán, publicó un caso muy similar. El lo llamó “sangre blanca” debido a la cantidad de glóbulos blancos que encontró bajo el microscopio. En 1847, le cambió el nombre por otro más académico: leucemia, que viene de la palabra griega leukos que quiere decir “blanco”.

En 1846 se hizo una demostración pública de la anestesia, lo que vendría a ayudar al crecimiento de las cirugías.

En 1860 un alumno de Birchow, Miguel Antonio Biermer describió los primeros casos de leucemia infantil.

En 1865 un cirujano escocés llamado John Lister se dio cuenta, debido a sus observaciones, que una herida abierta rápidamente se convertía en gangrenosa, y las heridas cerradas con frecuencia no se infectaban. Sabía que aguas residuales en la ciudad de Carlisle se trataban con un líquido que contenía ácido carbólico y se le ocurrió preguntarse si poner esto en la herida no ayudaría después de las cirugías para que estas no se infectaran.

En 1867 Teodoro Billroth ya estaba haciendo operaciones removiendo tumores de estómago, colon, ovarios y esófago.

Dr. Stewart Halsted
Dr. Stewart Halsted

Guillermo Stewart Halsted a finales del siglo 19 fue el creador de la cirugía radical: trataron de vencer al cáncer extirpando la mayor cantidad de tejido junto con el tumor. Muchas veces, las cirugías deformaban a las pacientes (sobretodo en cirugía de cáncer de mama, donde llegaban a quitar músculos del hombro, cuello, nódulos linfáticos). Ni curaban el cáncer muchas veces la paciente moría y quedaban desfiguradas.

A principios del siglo XX la medicina creció a pasos agigantados. Se descubrieron la penicilina, el cloranfenicol, se logró controlar la fiebre tifoidea, la tuberculosis…pero el cáncer seguía siendo esquivo. La solución propuesta por la medicina seguía siendo la extirpación de los tumores (y haciendo verdaderas carnicerías) y, gracias al descubrimiento de los rayos x, radiaciones.

Es en el siglo pasado cuando se dan los más grandes abusos contra los pacientes. Si bien los médicos trataban de curar como mejor sabían, los del siglo XX trataban de curar atinándole y muchas veces experimentando con los pacientes. (Como pa meterlos en la cárcel, sinceramente).

Emil Grubbe, el primero en usar radiación para tratar a una persona con cáncer. El tumor se achicaba pero la piel se quemaba y muchas veces, morían por estar expuestos a las radiaciones (que al principio, no se sabía eran dañinas).

Después vendría el descubrimiento de la quimioterapia.

El libro es muy interesante y hace un buen trabajo describiendo el cáncer y los descubrimientos que han llevado a lo que se sabe de él. Por supuesto, no hay una sola palabra en contra de los tratamientos que se usan para combatirlos (y que, debo decir, tienen una lamentable estadística de curación), o las mafias médicas. Pero bueno, el autor es oncólogo. Nadie patea a su propio gremio.

Con este libro llego a los 16 del reto de Leer 20 libros en inglés, y me va a servir también para el reto de Meribélgica. El autor y yo nacimos en el mismo año 😉

Aquí el autor, y el libro, que también está editado en español.
Aquí el autor, y el libro, que también está editado en español.
Anuncios

21 comentarios

  1. Me ha gustado mucho tu entrada y he aprendido muchas cosas que ignoraba por completo, pero me veo incapaz de leer un libro así, porque (en confianza te lo digo) soy muy sensible a estos temas y hasta me mareo y todo.

    Necesitaría que alguien hiciera una versión para niños, o para débiles mentales como yo.

    • Martha:
      Si el libro se encuentra en español y se llama “El Emperador de todos los Males: una biografía del cáncer”. Si lo compras este fin de semana en el Sótano estarán dando puntos dobles en su tarjeta de cliente frecuente 😀
      un beso,
      Ale.

    • Margari:
      y eso que en este no hay sangre 😀 jejeje.
      A mi la medicina me gusta. Lo que no me gustan son los cadáveres, las disecciones y las heridas…motivo por el cual no estudié esa carrera. Pero lo teórico me fascina.
      Un beso,
      Ale.

  2. Un libro muy interesante con un montón de datos. Es increíble lo poco que sabemos de tantas cosas importantes como por ejemplo esta enfermedad.
    Yo si podría leer este libro, no será pronto pero me ha parecido muy buena opción.
    Un saludo.

  3. Una entrada bien pedagógica!!!
    Opino que si bien se dan pasos, no veo grandes avances. Quizá la prevención y diagnóstico en sus primeras etapas es lo mas importante, pero tambien es cierto que con la regresión y la crisis económica harán más difícil el acceso a esa sanidad preventiva.

    • Susana:
      y eso que me quedan aún muuuuuchos apuntes en mi cuaderno de lectura ehh…pero que no me podía extender más 😉
      Opino que avance curativo hay muy poco, como bien dices tú. Tenemos que trabajar en la prevención, sin duda. Y en una mejor alimentación, y evitar -y luchar en cada ciudad- para que los niveles de contaminación, bajen.
      Un beso,
      Ale.

  4. Una entrada fantástica y sumamente interesante. Ya conocía muchos de los datos, otros me los has recordado… y bueno, es una enfermedad que poco a poco va haciéndose más domesticable
    Besos

  5. No sabía ni la mitad de todo lo que nos has contado. El libro me apetece mucho, y por cierto, ¿te acuerdas de esa conferencia del oncólogo español que hablaba de su “método”, tan poco ortodoxo, pero que parecía efectivo? Pues ahí lo dejo; aún no sabemos la cura, pero a mí me parece que cuando se descubra, resultará ser más sencilla de lo que pensábamos.
    El libro me lo llevo apuntado

    • Isi:
      me acuerdo de esa conferencia ¡no sabes lo mucho que la compartí! sobre todo con amigos que tengo que están pasando por esta enfermedad.
      Ciertamente, se que la alimentación tiene mucho que ver en prevenir la acidificación del cuerpo, que resulta después en abono para el cáncer…así que es esencial estar bien alimentado no sólo para combatirla, sino prevenirla. Cero azúcar, harinas blancas, sal, leche y no me acuerdo que otra cosa (que se conocen como los 5 venenos blancos).
      Te quedo a deber uno.
      besos,
      Ale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s