LIBRO: La Peste

la-peste-albert-camusLA  PESTE

Albert Camus

 

Albert Camus nació en Argelia cuando era colonia francesa en 1913. En 1957 a la edad de 44 años, recibió el Premio Nobel de Literatura por: “el conjunto de una obra que pone de relieve los problemas que se plantean en la conciencia de los hombres de hoy”.

 

A él le tocó vivir durante la segunda guerra mundial y el desconsuelo que esta acarreó. Y sus libros tienen que ver con esta experiencia: ¿Cómo podemos enfrentar las desgracias y el sufrimiento? ¿Hay algo que podamos hacer para evitar nuestro destino? ¿Vale la pena luchar aun sabiendo que al final perderemos?

Este es Camus. Tiene un no se qué que qué se yo...
Este es Camus. Tiene un no se qué que qué se yo…

La novela (publicada en 1947) tiene lugar en la ciudad argelina de Orán. La ciudad es azotada por una plaga, y vemos cómo pueden actuar las personas que se ven atrapadas en una situación sobre la que no tienen control (se cree que pudiera ser una metáfora de la ocupación nazi que vivió la ciudad de París).

A través de los personajes encontramos encarnados la valentía, el compromiso, generosidad, cobardía, egoísmo. ¿Somos esencialmente más buenos que malos, o más malos que buenos? ¿Qué se necesita para que actuemos con gallardía frente a la desgracia? ¿Qué nos hace empatizar con los demás?

El personaje que más me gustó fue el de Rieux. Aunque lo que yo haga sea  inútil, si estoy convencida de que es lo correcto, de que algo bueno hago, aunque sea efímero, vale la pena hacerlo. Renunciar a tomar acción equivale no hacerme responsable de mi destino. Hay que indignarse con lo que está mal, hay que hablar y tomar acción contra ello. Aunque la victoria en este mundo sea breve, si fue una decisión tomada con conciencia, será un triunfo para la persona.

"El Triunfo de la Muerte" del pintor Pieter Brueghel el Viejo
“El Triunfo de la Muerte” del pintor Pieter Brueghel el Viejo

Camus trata en este libro del sufrimiento en un mundo al que parece no importarle. Dice el libro:

“Oyendo los gritos de alegría que subían de la ciudad, Rieux tenía presente que esta alegría está siempre amenazada. Pues él sabía que esta muchedumbre dichosa ignoraba lo que se puede leer en los libros, que el bacilo de la peste no muere ni desaparece jamás, que puede permanecer durante decenios dormido en los muebles, en la ropa, que espera pacientemente en las alcobas, en las bodegas, en las maletas, los pañuelos y los papeles, y que puede llegar un día en que la peste, para desgracia y enseñanza de los hombres, despierte a sus ratas y las mande a morir a una ciudad dichosa.

 

Estoy harto de la gente que muere por una idea (…) he llegado a convencerme que el fondo es criminal. Lo que me interesa es que uno viva o muere por lo que ama (…) el hombre no es una idea.

 

Cuando estalla una guerra la gente dice: “esto no puede durar, es demasiado estúpido” y sin duda una guerra es evidentemente demasiado estúpida, pero eso no impide que dure. La estupidez insiste siempre.”

 

Y como hemos podido ver a través de la historia esto es verdad: la estupidez insiste siempre. Tan terrible como fue, la segunda guerra mundial no logró que el mundo quisiera vivir en paz. Me gustó mucho este libro y me servirá para mi reto de los clásicos 😉

 

 

Anuncios

30 comentarios

  1. Quizá una fatalidad como la peste o cualquier otra pandemia, regale a pocos la oportunidad de evocar en un mismo instante la belleza y fragilidad de la vida, es probable que la conciencia se altere para significar aquello que aquí y ahora nos parezca insignificante… Cosas sencillas que pasamos por alto, degradando el milagro de vivir. Saludos

    • Carlos:
      cada uno responde de diferente manera, según lo que trae en su costal. Lo que para unos es ocasión de maravillarse, para otros lo es de horrorizarse. Es lo bonito de la variedad humana 😉
      un abrazo,
      Ale.

  2. No me he leído nunca este libro. Es una de mis eternamente pendientes y eso que hace mucho que me atrae. Quizás me lo lea como parte del Reto de Meribélgica.
    Me has dado una buena opción.

    • Mariuca:
      me alegro haberte dado opciones, creo que voy muy mal con el reto de Meribélgica y el de autores que han escrito en español…tengo que comenzar a ponerme las pilas o se quedarán sin terminar.
      Un beso,
      Ale.

  3. Lo leí hace tantos años que no recuerdo nada, sería interesante una segunda lectura ya de adulta. Camus era un bombón!! De esta generación tengo “La edad de la razón” de Simone de Beuvoir para empezar en estos días. Saludos

  4. Ya me he encontrado con este titulo y todos coinciden con tigo en que es de mucho aprender, e incluso muy bueno es saber que lo leas y que hayas aprendido mucho, yo amo los libros enmarcados en esta época y demás temas históricos.

  5. Hola Ale,
    Hace un montón de años un amigo me regaló este libro, habíamos leído El extranjero y habíamos quedado fascinados. El libro además tiene una dedicatoria especial así que siempre que veo el libro me acuerdo. Lo releeré. un beso.

  6. Yo tampoco creo que merezca la pena luchar por las ideas, y sobre todo cuando se sienten con tanta pasión, me ha gustado cuando dice que lo encuentra casi asesino. A veces cuando oyes ese fervor por alguna idea como si fuesene abanderados de la verdad, me parece una especie de fanatismo.
    Me gusta tu libro que por supuesto me lo llevo, creo por lo que dices que me va a aportar mucho.

    • Susana:
      😉 espero seguir leyéndolo, ya tengo aquí en la casa a Sísifo…ya verás si finalmente me animé (que se me acumulan los pendientes y yo feliz leyendo a Harry Potter).
      un beso,
      Ale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s