LIBRO: Del Libro, con el Libro, por el Libro…pero más allá del Libro

Del_libroDEL  LIBRO,  CON  EL  LIBRO,  POR  EL  LIBRO…PERO  MÁS  ALLÁ  DEL  LIBRO

Juan Domingo Argüelles

 

El autor hace una pregunta muy interesante: “¿Somos mejores, moralmente y aun intelectualmente, nosotros los lectores y los escritores, que los pintores, los bailarines, los músicos, etcétera, nada más porque leemos más libros que ellos? […] por experiencia propia,  y a partir de mis observaciones, puedo concluir que leer es más un vicio que una ocupación […] y todo está bien mientras no dañe a nadie, aunque a algunos el mucho leer nos vuelva insoportablemente pedantes”. Coincido totalmente con él.

Es un libro que habla del placer de leer, lo que los libros pueden conseguir (pues ciertamente pueden ayudar a que una persona sea mejor, pero no lo hacen mágicamente, pues se necesita del esfuerzo consciente del lector por explorar ideas, revisar las propias, cambiarlas si es necesario y hacer un trabajo para incorporar lo leído), y el derecho que tienen los que no gustan la lectura de no leer sin que por ello sean vistos por los lectores por encima del hombro y la nariz respingada mirando al cielo, creyéndolos peores seres humanos.  Dice que “El mucho leer, con fanatismo, puede deteriorar nuestra natural disposición a pensar por cuenta propia”

En uno de los capítulos afirma “Si los libros y el amor a los libros no nos sirven para ser más humanos y para amar y comprender mejor la vida, entonces no sirven para mucho”. Y tiene razón. El libro es una maravilla, en él encontramos ideas, y hasta antes de la invención de la imprenta, era muy difícil conseguir leer lo que estaba sucediendo en el mundo intelectual en países lejanos…pero no deja de ser un objeto que no debía reverenciarse por encima de las personas. (Sobre esto cuenta que el asesor cultural de George Bush, Martin Sullivan, no dijo nada cuando EUA comenzó a bombardear Irak en 2003, pero renunció cuando las bombas cayeron sobre la Biblioteca Nacional y el Museo Arqueológico de Bagdad).

Hacer leer por obligación, produce lectores frígidos, nos dice. Y pone esta frase de Gabriel Zaid: “La medida de la lectura no debe ser el número de libros leídos, sino el estado en que nos dejan. ¿Qué demonios importa si uno es culto, está al día o ha leído todos los libros? Lo que importa es cómo se anda, cómo se ve, cómo se actúa, después de leer. Si la calle y las nubes y la existencia de los otros tienen algo que decirnos. Si leer nos hace, físicamente, más reales”.

El autor, con una camiseta que declara lo que ha escrito en su libro ;)
El autor, con una camiseta que declara lo que ha escrito en su libro 😉

Leer es un placer, un vicio, un acto de evasión;  incluso puede ayudarnos a ser mejores personas. Pero esto último requiere un esfuerzo por parte del lector. Y el solo hecho de leer no nos hace mejores (personas, o mejores que los que no leen). Mejores nos hacen nuestros actos diarios, que pueden cambiar gracias a la lectura de un libro que nos hizo replantearnos como vemos el mundo; puede habernos llevado a entender algo que antes no supimos ver; puede hacernos empáticos. Un libro muy disfrutable que conseguí en la FIL en un stand en el que jamás había reparado: Ediciones del Ermitaño. La próxima FIL no se me va sin volver a visitarlo. ¡Gracias a Letra Uno por el tip de no dejar de pasar a visitar ese stand!

Con este llego a mi libro 7 para el reto de 25 españoles  😉

Anuncios

26 comentarios

  1. Tiene toda la razón. Los libros no pueden hacer milagro pero nos pueden ayudar a ser mejores, a ser más abiertos a las diferencias. Pero también es verdad que el carácter y el sentir de una persona no se cambian de cualquier manera, hace falta una cierta actitud ante la vida que te diga que aún puedes aprender, que las opiniones no son inamovibles y que el resto del mundo también es importante.
    Estoy con él en que el libro es un placer y es un vicio, pero también tengo claro que el libro es la gran ventana a todo un mundo de posibilidades.
    Un saludo.

    • Mariuca:
      ¡ahhh, tienes razón! sería imposible cambiar de opinión si no tuviéramos un libro que nos mostrara cuán equivocados podemos estar; u otras realidades diferentes a las nuestras. En EUA creo que los libros de Harriet Beecher Stowe (La Cabaña del Tío Tom) o el libro de Frederick Douglas (Vida de un Esclavo Americano) hicieron mucho por mostrar a los estados del Norte (no se si los leerían en el sur) la terrible opresión de la esclavitud y el gran maltrato hacia los negros. (Y como ese, hay multitud de ejemplos).
      Aunque hay veces que el que no quiere ver, no ve. Los libros muestran una ventana a otros mundos, depende del lector lo que aproveche de él.
      Un beso,
      Ale.

  2. Siempre pienso que no se trata solo de leer ¡Hay que leer! No. Yo creo que hay que aprender a ser crítico y leer lo que hay que leer e interpretar lo que leemos.

    Vargas Llosa también lo decía el otro día, se trata de leer, pero no de leer cualquier cosa. Y yo no puedos estar más de acuerdo con él.

    Y no me refiero a que leer cosas ligeras esté mal, que las cabecitas también precisan relao y descanso, sino a leer esa filosofía o historia (falsificada) puede ser un error si no sabemos ser críticos y analíticos… Bueno, y no quiero ser pedante jajaja, así que aquí lo dejo. 😀

    Besicos !

  3. Me gusta, me gusta lo que dice este hombre. Y sí, si leer solo te sirve para sentirte superior a los demás, pues qué poquito te está cundiendo.

    Pero esto sería aplicable a casi cualquier sector: yo he conocido a un montón de gente que había convertido el hecho de tener una carrera universitaria en una nueva clase social.

    Y también hacía diferencias: carreras técnicas y carreras superiores, de letras y de ciencias…

    En fin, que el mayor conocimiento no supone ser una mejor persona, desgraciadamente.

    • Loque:
      Eh veldá (como dirían en el Caribe)
      No es el conocimiento lo que hace a una persona más humana. Te diría que lo que nos hace mejores es amar de manera incondicional a los demás, pero sería muy cursi (ya lo he escrito…ayyyy), sinembargo, es lo que creo.
      Un beso,
      Ale.

  4. Puede ser curioso este libro, aunque como yo leo para mí y porque me gusta creo que no necesitaré que me lo recuerde. Y el que lo haga por otros motivos no lo va a reconocer y se engaña a sí mismo.
    Un beso.

  5. Hola Ale,
    Ciertamente tiene algo de vicio y la adicción es explorarnos a nosotros mismos. Es cierto también que hay cierto grado de pedantería en algunos lectores aunque muchos no leen lo supuestamente más intelectual. Busco este libro. Me ha gustado mucho lo que plantea. Besos 🙂

  6. Ale, qué buén libro, suena de maravilla…y pienso que sí, que de algún modo, los libros te cambian. Por eso es muy bueno elegir buenas lecturas…
    Pero como tú, coincido, en que hay una parte activa del lector/a.
    Sinceramente,…soy diferente después de haber leído Anne de las Tejas Verdes o Una habitación propia de V.W.
    Un beso grande!!

    • María:
      voy a buscar ese libro de Woolf para comenzar a conocer a esta autora 🙂
      y a mi también me han ido forjando mis lecturas. Quiero pensar que para bien (pero tendría que preguntarle a los que viven conmigo jeje)
      un beso,
      Ale.

  7. Hola Ale!
    Qué verdades esconde esta obra!
    Por fin alguien cree, como yo, que hay gente a la que leer le sienta mal jaja Me refiero a esa gente que leen como fieras (seguramente ni se enteren de la mitad de lo que leen) y luego van presumiendo por ahí y creyéndose superiores. Creo que no aprendieron nada de lo que leyeron. Aunque bueno, en el mundo tiene que haber de todo.
    Y también estoy de acuerdo en que no se puede obligar a nadie a leer un libro que no le guste, porque terminará odiando la lectura. Es contraproducente. Cada uno debe de acercarse por su propia voluntad.
    Ay… podría llevarme toda la tarde aquí soltando la charla. Pero mejor, aprovecho y me pongo a buscar el libro que creo que me gustará bastante.
    Un abrazo grande!

    • Ma. José:
      tienes la boca llena de razón niña 😉
      creo que hay lectores para todo tipo de obras, y que a veces los niños/jóvenes que no leen, es porque no los dejan elegir lo que les llama la atención. Los padres muchas veces (y me incluyo) buscan que lean lo que a uno le gusta -o le gustaría que a sus críos les gustara- y esto es un error. Hay que dar ejemplo, pero también libertad para que exploren los temas que ellos prefieran, que con el tiempo, los gustos se afinan 😉
      Un beso,
      Ale.

  8. Yo ya me había dado cuenta de eso también. Hay muchas personas “cultas” que utilizan ese poseer cultura como una arma para situarse siempre un mucho por encima de ti, cuando creo que es justo lo contrario, el leer debiera ser para justo lo contrario, para no necesitar ningún “arma” para situarte justo encima de nadie, sino para ni siquiera pensarlo. Es absurdo que se le dé taaaanto bombo a lo de ser lector. Te pongo como ejemplo el cuento de Calpurnia Tate, que sé que has leído. Esa fue una de las razones por las que no me gustó, porque había en él un lavado de cerebro, en el que colocaba por encima al que tiene inquietudes científicas y no caseras, con un tufo a superioridad con la que no estaba conforme.
    Estoy con tu escritor.

    • Icíar:
      todo lo que aprendemos debiera llevarnos a poder dialogar de mejor manera con el que es diferente a mí (digo yo). Si me va a servir para alejarme del prójimo, bueno no es (otra vez, digo yo 😉 ).
      Ayyy ni me hables de la Calpurnia, que a mi tampoco me gustó 😦
      Un beso,
      Ale.

  9. Estoy totalmente de acuerdo a todo lo que expones en el post, hay personas demasiado “pedantes” que presumen incluso de haber leído los libros en el idioma de origen, como si los que necesitamos las traducciones, fuésemos
    ” lectores de segunda”. personalmente siempre pensé en que la obligación hacia algo, hace que el ser humano lo repela, en casa somos cinco personas, mis tres hijas y mi marido y yo, mi marido, nunca jamás a leído un libro, y mira que yo tengo un estudio lleno de ellos, la mesilla de noche siempre alberga unos cuantos, en mis bolsos de viaje nunca faltan etc… pero no por eso he pensado nunca que el es peor persona que yo, Mis hijas han sido lectoras tardías, esto es, lo que les “obligaban” a leer en clase no les gustaba, por eso no leían, he sido yo a base de contarles historias, recomendarles, situaciones, la que he logrado que por fin ahora de adultas ( 25-23-20) tengan un hábito de lectura, pero también por que ellas, después de mucho tiempo de verme a mi se han dado cuenta que yo leo por placer, con fruición, y estoy orgullosa de haber conseguido tres nuevas lectoras, ( aunque aquí entre nosotras, pasará mucho tiempo para que alcancen mi nivel de lecturas, aunque con la biblioteca que hay en casa, espero que lo lleguen a conseguir).
    Me apunto el libro y el autor, no lo conocía pero estoy convencida de que me va a gustar. Un abrazo. que pases un feliz domingo.

    • Me has recordado a un compañero que me dijo un día
      – Yo, ya he decidido que no me voy a leer ningún libro si no es en el idioma original

      Y pensé “Pues anda macho, que en esta vida ya no te lees a Tolstoi”

    • Jota:
      hay lectores como variada es la viña del Señor: de todo tipo. Los humildes, y los soberbios. Los que piensan en lo leído y a quienes les pasa como a un barril sin fondo. Lo importante es que la lectura sea significativa para el que lee (digo yo). Eso la hará disfrutable.
      ¡Felicidades por esas 3 lectoras! espero que gocen mucho explorando tu biblioteca y que esta afición que comparten sea causa de momentos y pláticas llenas de cercanía, cariño y exploración mutua 😉
      un beso,
      Ale.

  10. Me ha gustado mucho esta entrada, es verdad que muchas veces la lectura se convierte realmente en un vicio y que a todos nos ha pasado vivir algún momento de pedantería del tipo “¿no conoces a ese autor o no has leído ese libro?” con cara de asombro. Pero es verdad que leer por si solo no es suficiente si luego no se piensa en lo que se ha leído, si no ha dejado un poso. Lo dicho, una preciosa entrada para los amantes de los libros. Muchos besos

  11. Confieso tener dos pecados muy importantes de lectora. Uno, el vicio de comprar indiscriminadamente por más que tenga muchos pendientes. Dos, el ponerme, de vez en cuando, un poco pedante ante la gran mayoría no lectora…me creo un poquito superior porque leo? Tendré que confesarme.
    Ahora que el Papa es argentino, tengo más posibilidades de perdón?
    Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s