LIBRO: El Conservador

el conservadorEL  CONSERVADOR

Nadine Gordimer

 

 Es el primer libro del reto de este blog (¡Yei!) 😀

Nadine Gordimer gana en 1991 el Nobel de Literatura. El discurso que dio cuando lo ganó está aquí y aquí.

Este libro lo publica en 1974; está ambientando en los 1960´s y narrado en tercera persona.

 Habiendo leído su discurso cuando recibió el Nobel me queda claro que es una autora comprometida con su tiempo y que siente que el escritor debe retratar al escribir la realidad que la rodea. Así, este libro escrito en 1974, da voz a lo que sucedía en Sudáfrica: el apartheid que para el hombre blanco es algo natural, que tiene por derecho sin preguntarse nunca si el otro (negro, hindú, musulmán, etc) también los merece.

Sudáfrica, lugar donde transcurre la acción del libro.
Sudáfrica, lugar donde transcurre la acción del libro.

Es un libro difícil de leer. Los párrafos son largos y a ratos no sabemos si el personaje está recordando o está hablando con alguien, si es pasado o presente. Me pasaba que había leído dos páginas y tenía que regresarme porque no tenía ni idea de qué iba la cosa. Pero una vez terminado, el balance es bueno.

La autora presenta a Merhing, un hombre de mediana edad, blanco, adinerado, no muy brillante, que aburrido de la vida de sociedad y el trabajo, compra una graja a 40 km. de la ciudad donde vive; y a donde se retira los fines de semana. La gran habilidad de Gordimer es que vemos lo que Mehring ve, pero nos damos cuenta de más cosas que él.

Es un hombre que cree que sus trabajadores en la granja admiran y respetan, sin darse cuenta de que cuando llega, cambia la dinámica que hay en la granja, y que es un estorbo más que una ayuda. Estos han estado ahí antes de que el blanco llegará, y seguirán ahí aunque se vaya; son los que conocen la tierra y saben cómo hay que tratarla. Mehring parece aceptarlos en su propiedad pero se preocupa menos por ellos que por los animales o los muebles. Se cree un patrón generoso porque les da en navidad ropa de trabajo  comprada en descuento (y por la que regatea) y una carne que no podrán disfrutar pues no tienen refrigerador para conservarla. No sabe ni cuántos hijos tiene su capataz, ni podría identificarlos. No sabe de quienes son los niños que ve cuando llega y que corren a abrirle la puerta, ni pregunta.

Se ha divorciado de su mujer, y ella se ha ido a vivir a Estados Unidos. Tiene un  hijo adolescente al que no lo une nada y que no vive cómodo con la situación que ve y que percibe como injusta. También se menciona a una novia que le cuestiona muchas cosas en las que él no quiere pensar. Al parecer, tiene amigos que lo buscan para compartir tiempo con él pero está hastiado de la sociedad y por eso se va para su granja. Dice “lo que antaño comenzara como una pasión por excluirse había convertido, hace tiempo ya, en una feroz pasión por excluir a otros”.

Es completamente inconsciente del dolor que su riqueza provoca, o de que la tiene tan sólo porque su color de piel es blanco. De que ha tenido oportunidades que a otros le son negadas, y que él ve como normal: unos son ricos, otros son pobres; uno es el señor, los otros los sirvientes; las peticiones de su trabajador son molestias para él, siempre un trabajo que enfrenta con enfado, así tenga que ver con el funcionamiento de su granja. No se le ocurre que las cosas debieran ser diferentes, o que estén cambiando.

La autora  presenta a través de él a la población que había vivido con el apartheid sin sentirse nunca responsables de la población negra hacinada, hambrienta, sin beneficios de salud, educación, trabajo, movilidad  y que eran en la práctica  esclavos.

Nadine Gordimer, la autora.
Nadine Gordimer, la autora.

Gordimer dijo en una entrevista: “Las historias literarias no sólo muestran la opresión, sino que aluden a los sentimientos y a cómo la gente enfrenta esta realidad. El lector generalmente entiende y simpatiza con los personajes, y es posible que pueda influir en su Gobierno para presionar y generar cambios. Un ejemplo de esto sucedió con Barclay’s Bank. Los miembros de los grupos contra el apartheid aprovecharon para hacer saber a los accionistas que sus bancos en Sudáfrica eran cómplices de las políticas racistas: los empleados sólo podían ser blancos y jamás un negro podía ser acreedor de un préstamo. Tuvieron influencia y se impusieron restricciones y sanciones financieras”.

Y continúa diciendo: “Los escritores, si escribimos con honestidad, lentamente podemos ir transformando el terreno. Y obviamente hablo de escribir literatura y no propaganda, porque, aunque ésta implique una causa justa, siempre sonará falsa a los ojos del lector. Cualquier revolucionario, por más valiente o maravilloso que sea, es un ser humano con virtudes y debilidades, y sólo la literatura puede resquebrajar su aureola de santo”.

La siguiente autora para el reto : Elfreide Jelinek.

 

Anuncios

24 comentarios

  1. Cada vez me gusta más esta autora. Aquí se ve claramente su acción social, su denuncia de una situación de desigualdad y su camino para que lo conozcan cuantas más personas mejor.
    Me gusta la figura abandonada del blanco: sin mujer, un hijo que no le entiende, sin ninguna atadura. ¿Quizás?, una forma de castigo por mantener una situación injusta.
    Queda apuntada tu primera recomendación que me ha parecido magnífica.
    Un saludo.

  2. Fantástico Ale. Para decir que te costó creo que has captado la esencia de maravilla. Me ha encantado tanto la “no-reseña”, que es casi como me hubiera leído el libro. Es más querida, jajaja, lo siento, pero creo ¡¡que me llevo lo mejor!! ¡qué gusto llevarse el libro mascadito! entre esto que me cuentas, y el final circular que Susana me ha “confesado”, ya casi me creo que yo también he leido el libro. AL menos forma parte de mi, jajaja,

    Con la Jelinek, jeje: pre-pá-ra-te 😀

  3. Pues como no conocía a la autora antes de que crearas el reto, es obvio que este libro tampoco lo conocía. Me ha recordado un poco a “Desgracia” de Coetzee, esa lucha entre los hombres negros y blancos en Sudáfrica.
    Todavía no sé si me apuntaré este u otro de sus libros; ya iré investigando…

    • Isi:
      va por ahí un poco si (vamos el tema) pero este es un poco diferente en cuanto a como está escrito.
      Si te animas, ya se sabe que lo bueno que tienen los libros es que no caducan 😀
      un beso,
      Ale.

  4. Una autora que lleva entre mis pendientes mucho tiempo. Y desde luego con esta reseña me animas a sacarla pronto de esa lista, que se nota todo lo que has disfrutado con la lectura de este libro.
    Besotes!!!

  5. Una buena reseña. Y yo sé que no es fácil…
    Yo no pensaba reseñarlo, pero según pasan los días desde su lectura me doy cuenta de lo mucho que me ha calado y de la huella que ha dejado en mí

    Nos costó pero mereció la pena.

  6. Uff, creo que lo intentaré más adelante. Ahora no estoy para libros difíciles. Pero tomo nota…seguro que tiene mucho de actual…
    En cuanto a la otra parte del discurso…es asombroso. Estoy totalmente de acuerdo…me ha gustado mucho…De nuevo vendré por aquí, para releerlo…porque merece relecturas.
    Un abrazo grande!!

  7. No lo he terminadoooo me faltaba muy poco cuando me fui de viaje… pero debo confesar q… esta muy dificil… me confunde.. me regreso… tengo q andar viendo quien habla… si es futuro.. presente… no se si es una obra muy adelantada para mi jaia pero me da penita decir q… no me ha gustado… o no le entendi jaja espero el final lo salve…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s