LIBRO: Ex Libris Confessions of a Common Reader

exlibrisEX LIBRIS: CONFESSIONS OF A COMMON READER

Anne Fadiman

 

¿De qué trata el libro? Son 18 ensayos sobre la relación de la autora con  las palabras (le gustan las kilométricas), los libros (¿somos cuidadosos y cuidamos el libro como objeto, o lo  marcamos, escribimos en él y lo dejamos por ahí como sea porque lo que nos importan son los pensamientos que contienen?), la relación con ellos (ya tenía varios años de conocer a su marido, y otros viviendo con él cuando decidieron fusionar sus bibliotecas y esto causó mucha tensión en su relación ¿qué libro dejarían en casa: su edición o la de él???).  Su padre fue el escritor Clinton Fadiman (Estaba en el consejo editorial de la enciclopedia Británica), y su madre Analee Jacoby Fadiman que había sido corresponsal de guerra durante la Segunda Guerra Mundial.  Ellos la  enseñaron a amar los libros, la dejaban construir castillos con ellos y desacomodar la biblioteca familiar, buscaban palabras largas, jugaban a ver quién encontraba más errores en los menús de los restaurantes…en fin, vivió rodeada de una fascinación por ellas. Y escribe de una manera deliciosa.

“Es mi creencia  que cada biblioteca personal contiene un estante extravagante. En este estante hay una colección pequeña, misteriosa y completamente no relacionada con el resto de la biblioteca; y sin embargo, mediante una inspección cuidadosa, revela mucho acerca de su dueño” La de ella está dedicada a las expediciones al polo norte. Dice “Los americanos admiran el éxito. Los ingleses admiran el fracaso heroico”. Es más fácil (en su caso, al menos) conocer a sus papás por lo que tienen en sus libreros, más que esculcando sus clósets. Que ella tenía una obsesión por una determinada pluma fuente con la que escribía sus primeros ensayos, y que siempre tenía que comenzar con ella y un buen día se le perdió y  está tentada a mandar destruir el escritorio por si acaso se hubiera perdido en una grieta que tiene, pues jamás ha encontrado otra como ella, y siente que le falta su talismán. Cuenta: ““Mi hija tiene siete años, y algunos de los otros padres de segundo año de primaria se quejan de que sus hijos no leen por el placer de leer. Cuando visito sus casas, los cuartos de los niños están llenos de libros caros, pero el cuarto de los padres no tienen libros. Esos niños no están viendo a sus padres leer, como yo lo hice cada día de mi niñez. Por el contrario, cuando entro en un apartamento con libros en los estantes, en la mesa de noche, en el piso, y el baño, entonces se lo que encontraría si abriera la puerta que dice “Privado, adultos manténganse afuera”: un niño tirado en la cama, leyendo”

 original

La anécdota que más me conmovió fue que su padre, ya de 87 años, y con problemas de visión estaba en  el hospital ( sin saber que llegaría a estar ciego por completo) le dice a su hija: “Si no puedo leer o escribir, estoy terminado”. Ella le recordó que John Milton había estado ciego cuando terminó de escribir “Paraíso Perdido”…esto dio a su padre un destello de esperanza. Ahí le recitó el soneto de Milton “On Blindness”. No viene en el libro, pero lo busqué y aquí está traducido por Rafael Alberto Arrieta:

Soneto 19

Cuando pienso cómo mi luz se agota
Tan pronto en este oscuro y ancho mundo
Y ese único talento que la muerte quiere esconder
Alojado en mí, inútil; aunque mi alma se inclina.

Para servir así a mi Creador, y presentarle
Mis culpas y ganar su aprecio
¿Qué trabajo el mandaría ya que me negó la luz?
Pregunto afectuosamente. Pero la paciencia, para prevenir

Ese murmullo, pronto responde: “Dios no necesita
Ni la obra del hombre ni sus dones: quienes mejor
Soporten su leve yugo mejor le sirven. Su mandato

Es noble; miles se apresuran a su llamada
Y recorren tierra y mar sin descanso.
Pero también le sirven quienes solo están de pie y esperan.”

En fin, que el libro a me encantó y voy a buscar más ensayos de Fadiman para leer próximamente. Hay un capítulo de cómo se enfrentó a fusionar su biblioteca y la de su marido, después de varios años de casados. Ver qué libro dejarían en los libreros la hizo sufrir, y decidir como la acomodarían despés de la fusión también, porque cada uno tenía su idea. Es uno de los capítulos más divertidos. Este libro fue publicado en español por la editorial española Alba bajo el título “Ex Libirs, confesiones de una lectora”. Le quitaron el adjetivo común, y pienso que hicieron bien porque Fadiman no es una lectora común 😉

5to. Libro del Reto 20 libros en Inglés.

Anuncios

24 comentarios

  1. Es uno de mis libros favoritos… cada cierto tiempo vuelvo a él. Incluso llegué a hacer la prueba de cuántas palabras sabían los que me rodeaban de aquella lista larga de libros que da (en castellano es todavía más difícil que en inglés)…
    Fadiman tiene otro libros de ensayos titulado “At Large and at small”, sobre sus “obsesiones” con diferentes cosas: el café, las mariposas, el helado… también es buenísimo.
    Besitos.

    • Little Emily:
      ya me imagino que esa lista es un horror 😉 (sea en español o en inglés…yo reprobaría en ambos idiomas)
      Tomo nota de sus otros ensayos, quiero seguirla leyendo.
      Un beso,
      Ale.

  2. Yo tampoco lo conocía, pero después de tu reseña me apetece muchísimo. ¡¡Qué tendrán los libros sobre otros libros, lectores, libreros y librerías, ehh??!!
    Y muy cierto eso de que se debería empezar por dar ejemplo si quieres que los niños hagan algo (lo que sea), pero claro, qué fácil es coger y obligarles a leer cuando los adultos se sientan delante de la televisión!!

    • Isi:
      ¡anímate! se que te gustaría 😉
      bueno, creo que como en todo, hay niños lectores y niños que no lo son. Ciertamente el ejemplo influye pero no es lo único. Quizás no han encontrado “su veta”…ese género que puede apasionarles. Yo tengo uno que puede no leer una temporada, pero de repente se lee 3 en una semana…la cosa es dar al clavo con lo que en ese momento le interesa. Yo por lo pronto ya dejé de comprarles lo que yo creo que les puede interesar (porque la verdad es que compro lo que a mi me gustaría que leyeran, o que es de mi preferencia) y luego no los leían y andábamos de la greña. Ahora ellos van y eligen qué quieren leer. Más sano para todos 😉
      un beso,
      Ale.

  3. pues yo tampoco lo conocía, pero te diré que hay una cosa que no puedo compartir… Mi hija siempre ha tenido libros, y mi casa… Te puedes hacer una idea, pues ahora no quiere leer más que lo absolutamente obligatorio, supongo que tendrá que ver con el agobio por los estudios, pero ella por gusto no lee nada. Eso sí, las redes sociales le hacen leer kilómetros de palabras 😛
    Yo que no me desprendo de casi nada (síndrome de Diógenes 😀 ) me seria imposible hacerlo de un libro… Bueno, si es para hacer un regalo especial, entonces me importa menos

    • Susana:
      igual y el gen lector se despierta después…tiene ejemplo y tiene qué leer…así que va muy bien encaminada 😉
      A mi los libros me gusta prestarlos, pero jamás presto de nuevo a quien no los supo cuidar como yo.
      Un beso,
      Ale.

  4. Definitivamente ocupará una de mis próximas lecturas. Me ha gustado la anécdota de la tensión de cuando tenían que unir sus bibliotecas. Yo casi lo tuve que hacer una vez y al final nos repartimos los librerías porque los gustos y métodos de organización de cada uno no tenían nada que ver unos con otros.
    Ahora mismo voy a buscarlo.
    Gracias una vez más por una recomendación tan buena.
    Un saludo.

    • Mariuca:
      Yo no tuve ese problema de las bibliotecas porque el charro negro casi no tenía libros, y ninguno estaba repetido con los míos ¡yei! 😀 jajaja…la autora dice que hacer esto fue más difícil que elegir muchas cosas sobre su vida en común.
      Me alegro que te gustara la recomendación.
      Un beso,
      Ale.

  5. Hola,

    Después de leer tu reseña me apetece leer el libro así que me lo apunto. Tiene muy buena pinta. Sobre lo de los niños… aunque es cierto que los niños tienden a leer más si ven a sus padres leer, estoy un poco con Susana, en mi casa no faltan los libros y a mí siempre me ven leer, pero mis dos hijos, aunque leen siempre al ir a la cama, durante el día prefieren hacer otras cosas. A mí me gustaría que leyesen como yo leía de pequeña, pero …

    un saludo 🙂

  6. Bueno, pues después de esto tengo que picar. Igual me animo y lo leo en inglés, que seguro que en amazón está. ¡Qué maravilla nuestro mundo! No se acaban las ilusiones nuevas, lo malo es que tenemos toooodo plagado de ilusiones, jeje. En mi mesita de noche no caben más 😀

  7. Qué envidia de infancia, jugando con los libros!

    Y sí, qué gran verdad, en algunas cosas hay libros infantiles, pero nada más que eso, además a veces son los que les mandan en el colegio, con lo cual, lo identifican con deberes.

    Lo del padre me ha recordado al padre de una buena amiga, que por no podía sostener ya el libro, no pasar las páginas por una enfermedad degenerativa. Años así, hasta que un día le compraron un e-reader, y le hicieron un gadget para que pudiera pulsar el botón de pasar páginas con la boca ¡¡qué felicidad!!

    • Loque:
      ¡que alegría para el papá de tu amiga poder leer otra vez! es que estar impedido de hacer algo que siempre te ha gustado debe ser un sufrimiento terrible.

      Yo conozco quien ha comprado libros para llenar el librero…así por kilo. No me asombra que no lean (después de todo es una afición y no todos tienen por qué tenerla) pero si no lees ¿para qué quieres los libros? algún adorno hubiera ido igual de bien, digo yo 😉
      un beso,
      Ale.

  8. Mi querida Ale
    Es muy curioso que hayas leído este libro, que yo ahora estoy devorando por momento. Me reí mucho con los “fracasados heróricos” en ese Estante Suelto o Extravagante…en lo referente a la unión de bibliotecas también pasé buenos ratos, y sufrí viendo como no reparaba su padre en desechar los capítulos leídos de los libros y así viajar con menos peso de equipaje…en fin…en eso no me parezco a su familia. Aún me quedan algunos capítulos, pero hasta me da pena terminarlo. Lo estoy alargando un poquito más…
    Me ha gustado mucho leerte, y como tú, también estoy pensando en buscar más de Anne Fadiman. Un beso enorme!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s