LIBRO: Tolstoy and the Purple Chair

tolstoy-and-the-purple-chairTOLSTOY  AND  THE  PURPLE  CHAIR

Nina Sankovitch

 

Nina Sankovich es la menor de 3 hijas de un matrimonio de inmigrantes llegados a los Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial. En su casa siempre fue muy importante la lectura, y era una de las actividades que disfrutaban aún en compañía. Al no tener familia cerca, las hijas crecieron muy unidas, y una de las actividades que más disfrutaban era encerrarse en casa los fines de semana y cada quien ponerse a leer.

Cuando la mayor, Anne Marie, tenía 46 años, murió de un cáncer fulminante de las vías biliares.

Durante 3 años, Nina trató de mantenerse ocupada para que la pena no la ahogara. Pero llegó un momento en que tomó la decisión de leer un libro al día durante un año. La lectura siempre había sido fuente de consuelo y sabiduría…quizás ahora también le sería útil.

Dice: “En verdad necesitaba leer un libro al día. Necesitaba sentarme, estar quieta y leer. Había pasado los últimos años corriendo y compitiendo, llenando mi vida y la vida de todos en mi familia de actividades y planes y movimiento, constante movimiento. Pero no importaba cuanto llenara mi vida, ni qué tan rápido corriera, no podía alejarme del dolor y la pena. Era el momento de dejar de correr. Era tiempo de detenerme y hacer nada y todo. Era tiempo de comenzar a leer”.

No sólo se puso el compromiso de leer un libro al día, sino además de reseñarlo en una página web. Es un libro que disfruté muchísimo, porque me encontré con un alma gemela que ama la lectura, y encuentra en ella el medio para ver nuevas ideas, meterse en la cabeza de otros y aprender a vivir la vida más intensamente. Y por supuesto, hizo crecer mi lista del plan infinito mucho.

La Nina que lee y reseña
La Nina que lee y reseña

Mi año de leer un libro al año fue mi año en un sanatorio. Fue mi año lejos del aire poco saludable de la ira y el dolor con el que había llenado mi vida. Fue un escape a las brisas sanadoras de montañas de libros. Mi año de lectura fue mi propia pausa, mi propia suspensión en el tiempo entre la pena inenarrable de la pérdida de mi hermana y el futuro que está delante de mí. Durante mi año lleno de libros, me recuperé. Aún más, aprendí como moverme más allá de la recuperación y vivir

 

Durante tres años había corrido tan rápido como podía, tratando de vivir y amar y aprender a una velocidad el doble de rápido para compensar lo que Anne-Marie perdió. Trataba de anestesiarme de lo que yo había perdido. Cuando decidí leer un libro al día y escribir acerca de ello, finalmente dejé de correr. Me senté, muy quieta, y comencé a leer. Cada día leí y devoré i digerí y pensé acerca de todos los libros, sus autores, sus personajes, y sus conclusiones. Me sumergí en el mundo que los autores habían creado, y fui testigo de nuevas maneras de lidiar con las vueltas y twists de la vida, descubriendo herramientas de humor y empatía y conexión. A través de mi lectura, alcancé el punto donde pude entender muchas cosas.

 

Mi vida no podía ser constreñida a cómo murió mi hermana sino solo podía ser amplificada por cómo había vivido. Su lugar en mi vida se definió por todo lo que hizo, todo lo que me enseñó y la manera en que me llevó a nuevas ideas.

 

Tolstoy escribió “el único propósito de la vida es servir a la humanidad” El entendía esto como un deber religioso. Lo entiendo como un hecho de la vida, como el hecho que sustenta la vida. Lo que hacemos por el otro es lo que sobrevive. Mi hermana está muerta, pero todo lo que hizo por mí mientras vivió aún permanece en mí.

 leer7

He aprendido, a través de los libros, a aferrarme a mis memorias de los momentos hermosos y a las personas que tengo en mi vida, pues necesito esas memorias para ayudarme a pasar los tiempos difíciles. He aprendido a permitirme perdonar, tanto a mí misma como a los que tengo alrededor, pues todos tienen “su carga pesada” que llevar. Ahora se que el amor es un poder lo suficientemente grande para sobrevivir la muerte, y la bondad es el más grande conector entre mí misma y el resto del mundo. Lo más importante, entiendo el impacto que una vida puede tener en otra, y otra, y otra.

 

No hay remedio para la pena al perder a alguien que amamos, o no debería haberlo. La pena no es una enfermedad o una aflicción. Es la única respuesta posible a la muerte de un amado, y una afirmación de cuánto valoramos la vida misma, con toda su maravilla, gozo y belleza y satisfacción.

 

Nuestra única respuesta a la pena es la vida. Vivir viendo hacia el pasado, recordando a los que han muerto; pero también hacerlo hacia adelante, con anticipación y expectativas. Y pasar esos sentimientos de esperanza y posibilidad a través de actos de generosidad, bondad y compasión.

Toda mi vida he leído libros. Y cuando necesito leer más, los libros me dan todo lo que pido y más. Mi año de lectura me dio el espacio que necesité para averiguar cómo vivir después de haber perdido a mi hermana. Mi año en el sanatorio de los libros me permitió redefinir lo que era importante para mí y lo que podía dejar ir. Algunos encontrarán eso tejiendo, o haciendo yoga, o caminando con un amigo o su mascota. Todos necesitamos un espacio para dejar que lo que ha de ser, sea; un lugar para recordar quienes somos y lo que es importante para nosotros, un intervalo de tiempo que permita que el gozo y la felicidad vuelvan a nuestra conciencia”.

 Este es el cuarto libro para el reto de leer en inglés 😀

Anuncios

23 comentarios

  1. Al principio no hacía más que preguntarme de dónde había sacado tiempo para leer un libro al día, pero ahora que veo que estuvo en un sanatorio, lo veo más claro.

    Aunque aún así, un libro al día es mucho, aunque depende muchísimo del número de páginas, obviamente.

    En todo caso, me parece una terapia magnífica, y me gusta mucho que añada que no tiene por qué servirle a todo el mundo, que habrá a quién le “sirva” hacer cualquier otra cosa.

    Eso hace que me resulte más de fiar sus opiniones, que acepte que (desgraciadamente) no hay remedios universales, pero sí gente intentando aportar las soluciones que a ellos les ha funcionado.

    • Loque:
      No me expliqué bien: no estuvo en un sanatorio, ella dice que LEER fue su sanatorio.
      Tenía su vida normal, de la que sacó los entrenamientos y maximizaba el tiempo que tenía para leer. Habló con su marido y acordaron que él le ayudaría en lo que pudiera, y que durante un año a lo mejor las comidas no serían banquetes o la ropa no estaría lista. Dice que leía libros de 250-300 páginas máximo y leía en todos los momentos disponibles.

      Y coincido contigo: no hay remedios universales 😀
      Un beso,
      Ale.

  2. Una buena terapia que nos gustaría seguir a más de uno sin necesidad de una pérdida de ese tipo. No le envidio la situación, pero si el poder alejarse de todo durante un tiempo y sumergirse en los libros que desde siempre he considerado más como amigos y como lugar de refugio.
    Una historia muy bonita.
    Investigaré un poco la web y el libro.
    Un saludo.

    • Mariuca:
      para mi las mejores vacaciones son donde tengo un hermoso paisaje y puedo estar tumbada leyendo. A mi que no me lleven a caminar, fotografiar, en tours ni nada de eso. El libro es mi guía y rodeada de belleza ¡no pido más!
      un beso,
      Ale.

  3. Te veo muy lanzada con el reto “leer en inglés”. No tardarás en superarlo. No conocía el libro que nos presentas, pero parece una historia triste y hermosa en partes iguales. Visitaré la dirección que nos facilitas. Besos,

  4. No conocía ni el libro ni la autora, pero muchísimas gracias por este gran descubrimiento. He estado viendo la página web, qué interesante todo esto, menuda terapia contra el dolor, la pérdida y la tristeza, es cierto que a los amantes de la lectura leer un buen libro nos da consuelo y muchísimas cosas más. Muchos besos.

  5. Como me gustaría poder hacer algo así. Seguro que lo disfrutaría muchísimo.
    Si tienes tiempo y el libro engancha, sí que se puede leer un libro al día. Aunque tenga muchas páginas: Yo lo he hecho en alguna ocasión 😉
    Cierto es que te queda una sensación rara, como si no hubieras dedicado a la lectura el tiempo necesario para interiorizarlo, la tranquilidad y la atención que merece, pero es que hay libros que, simplemente, no puedes dejar de leerlos.
    Un beso.

  6. Un libro de libros, de los que engordan nuestras listas y con mucho de psicologís y ¡en inglés! ¡Dios!¡vas lanzada!
    Con este no me atrevo que se ve más serio y riguroso, el otro de risa sí es uno de lis que leeré en el reto. Por cierto, llevo casi dos, pero muy flaquits y de nivel 5. Me están entusiasmando: dr. Zhivago y Odisea 2001.

    • Icíar:
      pues si que estás ocupada con otras lecturas…¡y además los retos del café literario! chica que también vas lanzada 😀
      ya quiero que me cuentes que te va pareciendo el Dr. Zhivago y Odisea 2001 (y Nadine Gordimer)
      ¡que necesitamos tiempo para comentar!
      un beso,
      Ale.

  7. orale… yo no podría leer tanto… aunq me encanta.. pero sería como sacrificar todo lo demas que pasa en la vida… obvio lo he hecho… algunos libros que no puedo soltar y en un solo dia los he terminado…
    la web se ve interesante
    saludos!

    • Chica de mente ocurrente:
      si sacrificó su vida normal un poco, pero no demasiado. Y no durante un largo período.
      Me acuerdo que algo de lo más difícil para ella fue que sus amigos y familia le recomendaban libros y le costaba mucho elegir lo que leería porque no tenía el tiempo de comenzar un libro y luego dejarlo porque no le gustara 😉
      un beso,
      Ale.

  8. Está claro que cada cual tiene que pasar su propio duelo…

    Yo no puedo leer en inglés me lo prohíbe mi religión del desconocimiento 😛 pero en francés sí 😀

    • Susana:
      ahh que envidia me das…yo no puedo leer en francés 😦
      y tienes razón: cada quien averigüa como enfrentar el dolor, y para cada uno el remedio es diferente 😉
      un beso,
      Ale.

  9. Preciosa entrada y siento que se me perdiera…pero ahora la he leído y me ha encantado. Gracias…muchas gracias. Investigaré sobre el libro y la autora.

    Besos mil, es un placer leer entradas tuyas del pasado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s