LIBRO: Prometeo Encadenado

Prometeo-encadenadoPROMETEO  ENCADENADO

Esquilo

 

Esquilo fue un escritor griego nacido en la ciudad de Eleusis en 525 A.C. De todo lo que escribió (entre 70 y 99 obras), apenas quedan 7, una de ellas esta que leí (aunque ahora los estudiosos del tema no están seguros que pertenezca a Esquilo pero no le han quitado tampoco la autoría). Provenía de una familia acomodada y en su juventud había luchado en las batallas de Maratón y Salamina. Una leyenda cuenta que en sueños se le apareció el dios Dionisio y le dijo que tenía que escribir tragedias y se le considera el inventor del género (Junto con Eurípides y Sófocles son los representantes de la tragedia griega clásica). Hasta antes de él, el teatro se hacía sólo con un actor que decía monólogos y un coro que comentaba sobre ellos. Esquilo metió más actores, y dejó que el coro interactuara con sus personajes. Tuvo una muerte que, casualmente, ocasionó un águila (como  la que le comía todos los días el hígado a Prometeo). El águila volaba con una tortuga que dejó caer desde las alturas para romper la concha y poder comérsela y que seguramente confundió la cabeza pelona de Esquilo con una piedra y el golpe lo mató.

El mito dice que Prometeo y Epimeteo fueron los encargados dar a los seres vivos sus cualidades, y Epimeteo entregó todos los  dones a los animales,  y cuando llegó el hombre ya no tenía nada que darle. Prometeo, apenado al verlo indefenso (pues no tenía garras, o dientes, o la agilidad de algunos animales, o su fuerza) roba el fuego de la fragua de Hefesto (símbolo del pensamiento, la capacidad de transformar el medio ambiente, la cultura) y con esto el hombre tendrá capacidades para buscar su supervivencia. Por esta acción, Zeus le encarga a Hefestos que lo encadene a una roca. Durante el día, el águila sobrevolará y devorará el hígado de Prometeo que, encadenado, no puede hacer nada para evitarlo. Durante la noche, su hígado se regenerará y su suplicio volverá a comenzar el día siguiente.

Prometeo del pintor  D. Van Baburen
Prometeo del pintor D. Van Baburen

Se dice que esta obra formaba parte de una trilogía que tenía las obras Prometeo portador del fuego y Prometeo Liberado (con la que esta tendría que ser la segunda, supongo).

En esta obra, Prometeo es encadenado por Hefesto, y comienza a lamentarse de su suerte. Lo visita Océano y él le dice que se retire, no vaya a ser que termine como Atlas o Tifón. Lo visita Ío, mujer deseada por Zeus y convertida en ternera acosada por un tábano. Prometeo está cansado de la tiranía de Zeus y el personaje de Ío viene a confirmarle que es un Dios vengativo y cruel, que usa a las personas sin pensar el daño que puede hacerles. Varios personajes le preguntan cuál es la causa de su castigo, pero no lo dice. Cuando ya va a decirlo, Zeus provoca un terremoto y se acaba la obra.

Me hizo pensar en que la suerte del hombre, dejada al capricho de lo que los dioses desearan, nos exponía a una vida de puro sufrimiento. Cuando Prometeo se rebela, esos dioses muestran su enojo, ideando un castigo terrible: el constante sufrimiento, sabiendo además, que al otro día continuará igualito (si algo nos ayuda a pasar los tiempos difíciles es la esperanza de que un día puedan ser mejores…Prometeo no tenía esa esperanza). Me dejó con ganas de leer más tragedias griegas😉

28 comments

  1. Leí Prometeo en mi juventud, pero no sé dónde puede estar ese libro ahora ¡Y me has dejado con ganas de leerlo nuevamente!
    Tendré que buscar mejor a ver si lo encuentro.

  2. Me haces recordar las clases de “cultura clásica” en el instituto (era una optativa preciosa!) en esas épocas empezó a gustarme la literatura griega y romana, nos llevaban a ver obras de teatro de la época en Segobriga, era impresionante!!
    No he leído Prometeo, pero has hecho que me vuelva a picar el gusanillo de este tipo de libros!
    Besos! ^^

  3. Cuando estudiaba Profesorado de Historia, me “hicieron” leer las obras clásicas griegas. Formaban parte de la cátedra de Sociedades mediterráneas y juro que odié cada libro. Claro que cuando te obligan una lectura no se disfruta como cuando se hace por placer.
    Besos

  4. Leí algunas recopilaciones de mitos y leyendas hace algunos años, todos tan injustos y deprimentes como el de Prometeo. Un buen ejemplo del abuso de poder en el que no hace falta pensar en los dioses, sino en otros hombres.
    Un saludo.

  5. Qué de tiempo sin leer a los clásicos! Y me dejas con ganitas, que cada vez que leía uno de sus grandes dramas siempre terminaba gustándome mucho. Ésta, aunque conocía más o menos la historia, no la he leído, así que me la apunto.
    Besotes!!!

  6. Pues las historias de mitologia griega son chulas, lo que pasa es que no les presto atención y no sé quien es nadie, jajaja, en serio, haber si me centro, Tengo un libro de mitologia que tendría que echarle un ojo. Y ahora solo puedo decirte que dolor!!!! Cada dia!!!????? ufffff

    • Amylois:
      a veces viene bien buscar un mapa conceptual…o ir haciendo el propio árbol genealógico de los dioses para no perderse😉 (puedes encontrarlos en internet si no los quieres hacer)
      Un beso,
      Ale.

  7. Hola Ale!
    Qué buena herencia cultural nos ha dejado el mundo griego. Con esta entrada me has llevado a recordar mi viaje a Grecia hace dos años.
    A pesar de nunca haber leído la obra en sí, conocía esta historia desde hace muchísimos años. Me encantan los mitos, tanto, que siempre que he estado viviendo fuera de casa más de un mes, me llevo la Metamorfosis de Ovidio, es espectacular! Supongo que la conocerás, es uno de mis libros preferidos.
    Y lo de la muerte de Esquilo, me lo contó un día una profesora pero se me había olvidado, porque hace ya muchos años. Jaja el pobre mío, vaya mala pata que un águila te tire la cáscara de la tortuga… Da penita, pero me entran ganas de reirme.
    Ha sido genial ir contigo a algún teatro griego (si me dejas elegir, al de Epidauro) y haber disfrutado de Prometeo.
    Un besazo!

    • Ma.José:
      pues andadr contigo es un placer pues sabes a qué teatro conviene más ir😉 así que vayamos al Epidauro ¡faltaba más! Te envidio porque yo no he ido a Grecia más que a través de los libros (que no es malo pero le falta, le falta jajaja). Conozco a Ovidio pero de chismes porque no lo he leído aún (eso me digo😀 )
      Un beso,
      Ale.

  8. Están muy bien las tragedias griegas, y esta ha dado mucho juego. A Ridley Scott parece que le encantaba, porque tanto Blade Runner, como Aliens, como explica en la última pelïcula de Prometheus, tiene algo que ver con el mito de la creación. Me he venido corriendo, a ver qué contabad, porque todabía no he llegado a entender las relaciones con este Titán, así aue si sigues con los otros libros, me dejo que me cuenten, jeje.

    • Icíar:
      ahhh es todo un merequetengue lo de la creación…Prometeo nos redime, busca que no estemos tan indefensos. Hay quien ve en el fuego la inteligencia, la conciencia de sí mismo (que mira que en mi opinión eso les faltaba a los Dioses…)
      un beso,
      Ale.

  9. Desde mi primera lectura de Frankenstein de Mary Shelley la figura de Prometeo me interesa. Mira que no he leído y leído sobre el mito, pero esta que nos traes nos. Habrá que subsanar el fallo…
    Besos,

  10. ¡Hola! ¡Gracias por comentar en mi blog!
    ¡Yo quiero leer Firmin! Además, me encanta el hecho de que hayas usado ese libro como inspiración para tu blog.
    De los griegos, Esquilo es mi favorito y Prometeo Encadenado es una historia que nunca voy a olvidar.
    ¡Voy a estar pasando por aquí!
    Un besín.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s