LIBRO: Tardes con Margueritte

TARDES  CON  MARGUERITTE

Marie-Sabine Roger

 

Las palabras son cajas que sirven  para ordenar los pensamientos con el fin

de presentarlos mejor a los otros y dejarlos claros.

 

Este es un libro de lo más tierno: los personajes son dos personas de lo más dispares. Por un lado, una anciana llamada Margueritte, que es pequeña, delgadita, con una mente excepcional, que ha sido investigadora y ha viajado por todo el mundo, muy aficionada a la lectura. Y por el otro,  un grandísimo y altísimo Germain, hombre de 45 años, casi analfabeto, agricultor, que nunca ha salido de su ciudad natal; de joven había sido humillado por sus maestros en la escuela y por  su madre que además era poco cariñosa. Todo esto le había hecho creer que era tonto de remate.

Germain gusta de ir al parque y contar a las palomas. Margueritte va al parque a leer, y también es aficionada a contar las palomas. Así un día, coinciden en un mismo banco del parque y surge una amistad entre ambos. Al principio, Germain mantiene la distancia; pero sus pláticas le hacen descubrir aspectos de él de los que no era consciente. Dice:

 

Cuando conocía a Margueritte, aprender a saber me pareció primero complicado, luego interesante, y al final, me dio miedo, porque empezar a pensar es como ponerle gafas a un miope: todo a su alrededor parecía encantador, fácil, borroso y, de pronto, ve las fisuras, la roña, los defectos, lo que está degradado.

 

Esta frase me hizo acordarme de mi maestra de filosofía, que el semestre pasado no usaba lentes y que ahora si los usa y dice que ni nos nos conocía, que veía sólo bultos. Ahora tiene vista de águila y se da perfecta cuenta de cuándo se ilumina una mirada y cuando los ojos muestran que ahí enfrente hay cuerpos pero el espíritu está en una tierra muy, muy lejana; o de plano la neurona ya entró en total paro y suena tiiiiiiiiiiiiiii en el cerebro 😀  jajaja.

Un día, Margueritte saca de su bolso un libro, y le pregunta a Germain que si puede leerle un poco…Germain se muestra renuente porque piensa que no le va a entender, pero Margueritte le dice que leerá pedazos del libro, no todo. Y entonces se ve hechizado por la magia de la lectura:

 

Margueritte terminó de leerme La Peste en pocos días. Bueno, no todo el libro, por supuesto, fragmentos. […] puedo asegurar que durante los ratos que Margueritte y yo leíamos el libro, el tiempo alrededor del banco pasaba más deprisa. Un día Margueritte me dijo:

–          Germain, me he dado cuenta de que usted es un auténtico lector.

Y de pronto me entró la risa, porque, ya sabéis, los libros y yo…

El caso es que ella estaba seria. Me explicó que a leer se empieza escuchando. Yo más bien habría pensado que, precisamente, leyendo. Pero me dijo: “No, de ninguna manera, Germain, no crea eso, para conseguir que a los niños les guste la lectura, hay que leerles en voz alta”. Y añadió que si se les hace eso, después se vuelven dependientes como de una droga. Cuando crecen, necesitan libros. Yo me quedé sorprendido, pero, pensándolo bien, llegué a la conclusión de que no era ninguna idiotez.

 

Así que las hijas de mi amigos Zeus y Marisa serán excelentes lectoras porque su papá les le todas las noches. Germain se ve así arropado por las palabras. Margueritte le explicaba las que no entendía y con los comentarios que hacía, escuchados con atención por ella, se daba cuenta de que podía pensar, y que incluso, podía enseñarle una o dos cosas a ella  y esto hizo que tuviera  más confianza en sí mismo. Él se da cuenta de que está cambiando, y que lo debe a la atención y cariño de Margueritte:

 

Volví a pensar en la palabra “inculto” – “Que no tiene cultivo ni labor. Véase: barbecho” -, se me vino a la cabeza un día, mientras hablaba con Margueritte. Y la relación que hay entre cultivarse y cultivar. Que un terreno no se cultive, no quiere decir que sea malo para patatas o cualquier otra planta. Es mentira que cuando la tierra se laya el suelo mejore, al layar sólo se prepara el campo, se airea, para que reciba mejor a las semillas. Porque si la tierra es demasiado ácida, demasiado calcárea o demasiado pobre, hagas lo que hagas, la semilla no prenderá […] Lo que me hace llegar a la conclusión de que con las personas sucede lo mismo: que seas inculto no quiere decir que no puedas cultivarte. Sólo hace falta encontrar un buen agricultor. Si éste no sabe o es torpe, te echa a perder […] En fin, eran dos o tres ideas que se me ocurrieron sin darme cuenta. Reflexionar me ayuda a pensar”.

 

Me encantó eso de que “reflexionar me ayuda a pensar” ¡a mí también! Pero a veces las prisas de la vida hacen que mi tiempo para hacerlo sea muy limitado ¡mecachis!. Margueritte le regala a Germain un diccionario, precisamente para que él pueda ir buscando los significados de las palabras que desconoce:

 

–          Germain, ¿sabe para qué sirven realmente los diccionarios?

Podría haberle respondido: “Para calzar la pata de una mesa”, pero le dije:

–           Para entender las palabras difíciles.

–          Si, también…pero no sólo para eso. Principalmente, sirven para viajar.

–          ¿…?

–          Supongamos que busca una palabra, ¿de acuerdo? Una palabra que, precisamente, le parece difícil.

Eso no era muy complicado de suponer.

–          Bueno. Acaba de encontrarla, entonces, junto a la definición, se encuentra la letra “V”, seguida de una o varias palabras. Esta “V” significa “Véase”, pero también podría querer decir “Viaje”. Y le va a obligar a pasar la página y a buscar nuevos nombres, adjetivos o verbos que, también ellos, lo enviarán a otro lugar, persiguiendo otras palabras…

De pronto estaba completamente excitada. Os lo juro, los viejos no se divierten como nosotros.

 

Llega un momento en que este hombrón ya considera a Margaritte su propia abuela, la acompaña al asilo cuidando que no vayan a tropezar con ella y se da cuenta de que se preocupa por ella. Le ha contagiado el amor por los libros, las historias, y se da cuenta de que la atención que le ha brindado y lo que han leído juntos, ha transformado su vida. Al final,  reconoce:

 

Al principio, Margueritte me parecía divertida, y por nuestras conversaciones, instructiva. Pero, poco a poco y sorprendentemente, me encariñé con ella. El afecto crece de manera solapada, se enraíza y lo invade todo como mala hierba. Luego ya es demasiado tarde: no puedes fumigar el corazón para acabar con la plaga del cariño.

 

Es un libro que creo podrán darse cuenta 😉 me encantó. Tardó su tiempo en llegar a México pero ahora lo encuentran en cualquier librería (no lo tienen en las novedades, a pesar de que lo es y tardan su ratito en encontrarlo). Gerárd Depardiu hizo una película que lleva exactamente el mismo título: Tardes con Margueritte. No es tan bonita como el libro, pero es linda.

Anuncios

26 comentarios

  1. Lo tengo apuntadísimo porque ya lo había visto reseñado. De hecho, lo tengo para el kindle, y ¡milagro! en la biblioteca pública tienen la peli en DVD así que haré doblete, seguramente, aunque ya sé que siempre las adaptaciones me decepcionan un poco.
    Tiene pinta de ser entrañable, y me apetece una lectura así para el otoño 😀
    Gracias por recordarme que tengo que leerlo.

    • Isi:
      no tienes nada que agradecer ¡es un placer! espero que este otoño sea inolvidable con ese doblete que tienes pendiente jajaja 😀
      mira que de leerlo me dan ganas de irme a sentar al parque con mi librito (no a contar palomas, sino a leer).
      Un beso,
      Ale.

    • Susana:
      oye, ¿y para qué esperar tanto? (digo, porque para que seamos viejitas falta mucho jajaja).
      ¡Que se vayan dando desde ahorita!!!!
      Yo conozco varias Marguerittes (me recomiendan y prestan muy buenos libros)
      un beso,
      Ale.

  2. Ví la película en un viaje en tren -de vez en cuando tenemos suerte y proyectan alguna pelí que merece la pena- y me quedé precisamente con la frase que Marguerite le dice: a leer se aprende escuchando.
    Ahora que sé que hay libro, tengo que buscarlo irremediablemente. 😀

  3. Me encanta Ale, ¡lo quiero! ¡lo quiero! Había visto anunciar la película hacía un tiempo, pero no sabía que estaba basada en la historia de un libro.
    Este tipo de historias donde alguien empieza a amar la lectura, me vuelve loca. Descubres lo importante que son los libros, la fuerza que encierran en ellos…
    Espero poder hacerme con el libro pronto, pero ya veo que me voy a impacientar y veré la película primero.
    Un abrazo grande!

    • Ma. José:
      a mi también me gustan estos libros donde alguien va descubriéndose a sí mismo a través de las reflexiones a las que lo llevan sus lecturas 😉
      Espero que puedas leerlo, y que disfrutes la peli.
      Un beso,
      Ale.

  4. Yo vi la peli y sí que me pareció muy bonita, o sea que cuando lea el libro… me voy a quedar entusiasmada.

    Y cuantas verdades sobre la lectura, y no solo sobre la lectura, contiene como que el protagonista piense que es tonto porque todo el mundo le ha dicho que lo es, hasta que aparece esta persona y descubre que solamente ha estado en barbecho.

  5. Recuerdo una reseña de este libro, y me hizo ver la película. Tienen algo los libros que tratan sobre el poder del libro. Eso es algo incuesionable para nsotros, que no podríamos vivir sin ellos, pero este tipo de historias, con el libro y su poder como protagonista, los cojo cada vez con más desconfianza. Me encantó la ladrona de libros, por ejemplo, pero el señor Pip, no. Tengo mis dudas con éste, Ale.

    • Icíar:
      😉 bueno, es que no todos los libros nos llegan de la misma manera a los lectores. ¡Viva la diferencia de opiniones! porque las que difieren de las propias nos hacen ver el libro con otro cristal y aprender otros puntos de vista.
      Lo siento por el Sr. Pip 😦
      Yo no me he animado con el auténtico (el de Dickens jeje)
      un beso,
      Ale.

  6. Hola!!
    Es una película extraordinaria. Es más se me hizo corta. Depardieu como siempre un gran actor que sabe como interpretar al personaje para llegar a transmitir al espectador la esencia de la trama. Por eso recomiendo esta película a todo el mundo. Te induce a la reflexión personal.
    El otro día vi que en Cines Dreams (Madrid) la van a proyectar el 26 de junio creo. Verla a lo grande seguro que no tiene precio(hablo por mí, que la ví en la diminuta pantalla que tengo llamada TV). Y encima regalan entradas.
    Os dejo un link por si quereis echarle un vistacillo y participar. A mí me pareció interesante. Proyectan mnucho cine francés.

    http://apps.facebook.com/easypromos/register/64927.

    “La emoción conoce razones que la razón desconoce”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s