LIBRO: Heridas de Agua

HERIDAS  DE  AGUA

Claudia Marcucetti Pascoli

 

Cuando los españoles llegaron a conquistar esta tierra trajeron con ellos el trigo, pues este cereal era desconocido en esta parte del mundo. Aquí lo que había era maíz, y si bien ambos tienen similar cultivo, el maíz podía molerse en el metate en casa; pero el trigo había que molerlo en un molino pues es un cereal duro y no puede molerse a mano.

Hacia 1525 Hernán Cortés dio la instrucción de que se construyera en Tacubaya, aprovechando el agua que corría desde la sierra. Los españoles extrañaban su pan, además de que necesitaban hacer las hostias para las misas. Se comenzó la construcción en 1529. El molino luego perteneció a los dominicos desde  1576 y lo trabajaron durante 200 años.

Molino

El lugar donde se edificó el molino estaba sobre las ruinas de un centro ceremonial prehispánico. Cuenta Fray Bernardino de Sahagún que ahí había sacrificios para la diosa Cihuacóatl. Tacubaya fue ocupada por españoles, y tiempo después, fue el lugar donde la gente acaudalada de la ciudad de México tenía su casa de descanso. Pasados los años,  la ciudad de México crecería invadiendo este espacio y ahora es un barrio más de la ciudad. En este video pueden ver algo de él.

Y la autora (arquitecta) toma a este molino como escenario y pretexto para escribir su novela. El otro personaje importante será Gioconda Cattaneo, que llegará desde Italia a México, para casarse con José Crescencio, conde del valle de Orizaba. (Parientes: les va a gustar porque sale un italiano que llegó a la colonia Manuel González, llamado Fortunato Imana, cuanta de las luchas de Río Blanco). Claudia vivió durante 10 años en el molino, y dice que imaginaba las historias que podría contar el edificio (¿le tocaría que la asustaran?).

Otra vista del Molino

El libro se deja leer, y es interesante para aprender un poco de la historia de este país. Tiene 4 partes, y en cada una se vive un diferente momento histórico. A mi me da la impresión de que quedaron varias cosas “volando”, que no están resueltas, pero bueno, hay misterios para los que no tenemos respuestas (qué sucede después de la muerte, por ejemplo). Gioconda terminó cayéndome muy mal. Atarantada cuando era viva, muerta no aprendió tampoco a dejar vivir a los demás.

Pueden leer las primeras páginas aquí.

Anuncios

27 comentarios

  1. A mí me gusta mucho los libros que tienen relación con México, lo que más los mayas pero bueno, en general todo lo que esté ambientado allí me lo anoto así que este que no conocía ya lo he apuntado. Investigaré si está publicado aquí también
    besos

  2. Vaya, sonaba más apetecible al principio de la entrada que al final. Pero en cualquier caso he aprendido un poco más sobre la historia de México.

    No tiene nada que ver pero en la zona donde veraneo hay varios molinos de agua -algunos abandonados, otros convertidos en vivienda. No me extraña que a la arquitecta en cuestión le inspiraran una novela.

    • Lammermoor:
      ciertamente, el argumento es muy interesante. Pero la parte del libro que cuenta la historia de los fantasmas a mi no me convenció (me habría parecido mucho mejor dejarlos de lado, no se desarrollan como personajes, no aportan más que el que pueda haber un fantasma rondando el molino en el siglo XX…)
      Pero el resto es bueno, muy bueno 😉
      un beso,
      Alel

    • Offuscatio:
      me gustó mucho la historia, incluso al principio. Pero la verdad es que la subtrama de los fantasmas me dejó pensando “¿y esto como qué aporta??, ¿para qué están en la historia? ¿realmente era necesario contar su historia?”. El molino y el alma de un fantasma se integran, pero tampoco es que sea básico para contar lo que tenía que ser contado (o eso me pareció a mí)
      un beso,
      Ale.

  3. Pues siempre me llevo algo. No sabía que los españoles introdujimos el trigo en Méjico, ni tampoco los molinos, pero claro, una cosa va con la otra.

    • Icíar:
      ¡voy a creer que no sabías! (claro, se me olvida que siendo ustedes los conquistadores a lo mejor no lo ven en la escuela…en cambio nosotros, conquistados, si que lo vemos durante años) 😉
      A la nueva españa llegaron también junto con ellos: los caballos (cosa que tenía impactado a los habitantes del nuevo mundo porque al principio cuando vieron a los españoles montados en ellos no entendían qué ser era ese tan rato que parecía humano pero tenía otra cabeza y ese cuerpo ran raro), mulas, burros, ovejas. No se si gallinas (para que veas la atención que ponía en las clases) pero se que aquí había guajolote. Trajeron el trigo, cebada, avena, centeno, olivos, lentejas. Y muchas enfermedades que aquí eran desconocidas, comenzando por la viruela que tanto diezmó a la población de estas tierras.
      Un beso,
      Ale.

      • Jajajaja, sí las malditas enfermedades, todo no puede ser. No sé por qué pero me sonaba que la gallina la llevaron los chinos, que dicen “las malas lenguas” que por lo que parece llegaron allí antes que los españoles. Me ha sorprendido lo de los caballos. Ahora con tanta globalización, cuesta imaginarse esas sorpresas, jajaja

      • Icíar:
        bueno, aquí dicen que llegaron antes los vikingos…de los chinos no había escuchado (a lo mejor no estaba poniendo atención en clase cuando lo dijeron jeje).
        Si que cuesta trabajo imaginarse esas sorpresas 😉 hay un libro muy bueno donde viene cómo describían los españoles en cartas lo que aquí veían y a ratos parecen adivinanza…uno se pregunta ¿qué están describiendo? y te sorprendes de leer al final del libro de qué hablaban. Unas se de que hablan, otras no 😉
        un beso,
        Ale.

  4. Qué curioso! Ni me había parado a pensar en el trigo, viajando las semillas de una punta del mundo a otra, ni en la falta de molinos en las Américas 😀 Venga, ya puestos a hablar de molinos, pues hay un restaurante en las afueras de León que antiguamente era la casa de un molinero y todavía se puede ver el molino, con el agua saliendo al exterior del patio.
    Muy chulis las fotos que nos has puesto

    • Isi:
      ¡debe ser un restaurante de lo más encantador! aquí entre la revolución y las crisis, muy pocas de esas cosas se han conservado. Aquí en mi estado, una de las visitas obligadas para quienes vienen de otros estados es la visita a las destilerías del tequila, por ejemplo 😉
      un beso,
      Ale.

  5. Buenos días Ale,
    Me ha gustado mucho cómo has comenzado la entrada, haciendo esa introducción tan maravillosa al molino. Al fin y al cabo, éste debe ser uno más entre los protagonistas de la historia.
    A la autora no la conocía. Siento que no te haya terminado de convencer. A mí el tema me atrae bastante. Yo lo voy a apuntar por si lo encuentro por la biblioteca, aunque lo veo difícil que lo tengan…
    Un abrazo muy fuerte 🙂

  6. Estimados todos. Muchas gracias por la reseña (muy buena) y por su interés en el libro. Le confieso que a mi también Gioconda acabó por caerme mal, especialmente porque no saben que lata me dio durante los diez años en los que viví en el Molino de Santo Domingo. Vaya, ni siquiera me dejó en paz cuando me fui… ahora apenas se ha sosegado y sólo porque le escribí este libro… Muchos saludos
    Claudia Marcucetti Pascoli

    • Claudia:
      no pues con razón salió así Gioconda…mira que estarte fregando durante 10 años ¡que horror! yo en el primer intento de ella de hacerse notar habría salido corriendo y ¿te ha seguido??? me alegro que el libro sirviera para exorcizarla de tu vida 😉
      Saludos para tí también,
      Ale.

  7. jajaja. ¡Exacto! Yo la acabé alucinando pero la verdad es que ya no me ha molestado (al contrario ya me regaló varias satisfacciones con el libro). Lo que sí es que tengo reporte de parte de algunos lectores que ahora es a ellos a quien les da lata… Ups
    Un abrazo y que sigan las lecturas y las tertulias literarias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s