LIBRO: Las 7 Cumbres

LAS  7  CUMBRES

Karla Wheelock

 

                Karla Wheelock es mexicana, nacida en la ciudad de Saltillo, Coahuila en 1968. Cuando tenía 6 años, su mamá la inscribió en los Scouts (ahí nos parecemos, yo fui hadita cuando pequeña). Ella ha comentado  en entrevistas que ser scout la marcó porque la acercó a la naturaleza, a aprender a cuidarla, disfrutarla, y a través de estar en contacto con ella, entender cómo debe uno comportarse en la vida. . En 1989 Ricardo Torres Nava, mexicano, llegó la cima del Everest y esto hizo que Karla también quisiera escalar esa montaña. Puso empeño en entrenarse, aprender a escalar, y lo combinó con sus estudios (se graduó como abogada) y después, con el  trabajaba.

                Se propuso escalar las montañas más altas de la tierra: el Aconcagua (Argentina), el Everest (China y Nepal) , el monte McKinley (EUA) , el Elbrus (Rusia), el Kilimanjaro (Tanzania), Vinson (está en la Antártida), y Carstensz (Indonesia).

                Así que este libro es cómo llegó a cada una de estas montañas (porque ¡lo logró!) y no sólo es como se preparó o cuales fueron  las dificultades que enfrentó sino lo que para  mí es lo más valioso del libro: lo que aprendió de ella misma y de su manera de ver el mundo al enfrentarse a cada uno de estos retos. Que eran montañas físicas, pero cada una de ellas le daba también un reto mental, emocional que superar.

                Si los retos que enfrento no me dan nuevas habilidades ¿puedo decir que tengo éxito al terminar? ¿si soy más fuerte, más sabia, más compasiva al enfrentarlo, no voy superando el reto –aunque no llegara a la meta propuesta-?

                He disfrutado mucho el libro, precisamente porque al contar de cada montaña conquistada, habla de lo que tuvo que conquistar en ella misma; como tuvo que aprender a ser parte de un equipo, a confiar en los demás, a ser menos dura consigo misma, aprender a ser flexible, a que es tan importante llegar a la meta como tener con quien compartir los logros, y estar orgulloso de la conducta desplegada para llegar a ella.

                Ciertamente es un libro que se disfruta mucho a cualquier edad, pero que debe ser leído por los jóvenes porque pueden aprender mucho a través de algo que les interesa mucho: las hazañas deportivas.

Anuncios

14 comentarios

  1. Como comentas es un libro excelente para los jóvenes y el hecho de que una persona cuenta sus experiencias de vida y como se enfrento y salio adelante en sus retos es fenomenal se lo voy a recomendar a mis hijos.

  2. No lo conocía. Se ve una lectura muy interesante, quizás más para los jóvenes, pero si dices que todos podemos disfrutarlo por igual, me la dejo más que apuntada.
    Besotes!!!

  3. ¡Hola Ale!
    ¡Qué envidia! Cuántas vivencias acumulará esta chica! Yo me lo apunto, que tiene que ser una gozada acompañarla a todas esas súbidas (a gustito desde el sofá de casa jaja) y que, además, nos haga crecer con las enseñanzas de la naturaleza y el espíritu de superación.
    Uy… ¿he visto por ahí Sinsajo? Voy para allá!
    Un abrazo Ale. Me encanta la foto del puente y ese manto de flores caídas que recubre el suelo… dan ganas de coger un jersey y pasear por ahí.

    • Ma. José:
      eso es lo mejor de todo: que la acompañas desde el sofá, con una tacita de café (o chocolate, o té) y encobijadita sin sentir las inclemencias del clima -o el ejercicio-
      un abrazo,
      Ale.

  4. Ay!! Pero…¡¡qué interesante, Ale!! Siempre he sido una montañera de espíritu. En la práctica, lo fui cuando era adolescente…luego mis aspiraciones viajeras se transformaron en más urbanitas o en recorridos montañosos menos peliagudos.
    Algunas de las reflexiones que transmites, me dejan pensativa…y en silencio…con té, eso sí.
    “Si los retos que enfrento no me dan nuevas habilidades ¿puedo decir que tengo éxito al terminar? ¿si soy más fuerte, más sabia, más compasiva al enfrentarlo, no voy superando el reto –aunque no llegara a la meta propuesta-?”
    Estoy totalmente de acuerdo…la experiencia tiene que llevarnos a algún lugar…y sus retos fueron altos. Escuché una vez a una alpinista que comentó en una entrevista que daba cursos para ejecutivos…ya que la toma de decisiones en una montaña puede cambiar tu vida, al igual que jugar en bolsa o decidir hacer o no una inversión. Ella, decía, que a veces estaba a diez metros de la cima (en grandres cumbres) y seguir o no podía significar seguir con vida. Hubo ocasiones en las que tuvo que volverse…

    Siento haberme extendido, es que este tipo de libros me apasionan. Tengo un amigo muy montañero, con el tenemos pendiente un viaje por los picos,…quizá le regale este libro.
    Un beso grande, Ale…siempre me transmites mucha paz, cuando te leo, entremezclada con ilusión.
    Un beso!!!

    • María:
      Karla Wheelock también da conferencias pues tienes toda la razón: escalar una cima debe tener principios muy similares a conquistar cualquier meta que queramos en la vida. Hay que tener presente lo que queremos lograr, equiparnos con las herramientas necesarias, disciplinar nuestra mente y cuerpo, tener claros cuales son los pasos a seguir, saber trabajar en equipo, escuchar y sobre todo, tener claros nuestros valores para saber qué si estamos dispuestos a comprometer y qué no. Si los perdemos ¿de qué sirve conquistar la meta, si hemos dejado lo que debía ser nuestra brújula a un lado?

      ¡Ahh, pues ahora te admiro más! A mi no me ha dado nunca por la escalada porque tengo terror de las alturas (con vergüenza confieso que hasta la rueda de la fortuna me provoca taquicardias), y mira que me llama la atención el silencio, los paisajes, la introspección que este deporte parece favorecer en quienes lo practican. Deben aprender a enfrentar sus demonios y como dices, hay veces que están muy cerca de lograr lo que quieren (la cima está a corta distancia) y por circunstancias externas (el clima que va empeorando, el cansancio extremo, la pérdida de algo esencial en su equipo) les hace dar la vuelta. Se necesita una gran fortaleza interna para poner la vida por delante del “éxito” (para mí eso es éxito: conservar la vida y dejar ir lo que no es esencial).

      Me da gusto que te agrade pasar por aquí 😉
      un beso,
      Ale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s