LIBRO: El retorno de las águilas y los jaguares

EL  RETORNO  DE  LAS  AGUILAS  Y  LOS  JAGUARES

Antonio Velasco Piña

En el libro viene este discurso que dio Javier Sicilia, quien  el 5 de Mayo de 2011 cuando hizo una marcha de silencio saliendo de Cuernavaca y llegando al Zócalo de la ciudad de México, donde dijo: “Hemos llegado a pie, como lo hicieron los antiguos mexicanos, hasta este sitio en donde ellos por primera vez contemplaron el lago, el águila, la serpiente, el nopal y la piedra, ese emblema que fundó  a la nación y que ha acompañado a los pueblos de México a lo largo de los siglos. Hemos llegado hasta esta esquina donde una vez habitó Tenochtitlán – a esta esquina donde el Estado y la Iglesia se asientan sobre los basamentos de un pasado rico en enseñanza y donde los caminos se encuentran y se bifurcan-; hemos llegado aquí para volver a hacer visibles las raíces de nuestra nación, para que su desnudez, que acompaña la desnudez de nuestros muertos nos ayuden a alumbrar nuestro camino.

 

Si hemos caminado y hemos llegado aquí así, en silencio, es porque nuestro dolor es tan grande y tan profundo, y el horror del que proviene tan inmenso, que ya no tienen palabras con qué decirse. Es también porque a través de ese silencio nos decimos, y les decimos a quienes tienen la responsabilidad de la seguridad de este país, que no queremos un muerto más a causa de esta confusión creciente que solo busca asfixiarnos, como asfixiaron el aliento y la vida de mi hijo Juan Francisco, de Luis Antonio, de Julio César, de Gabo, de María del Socorro, del comandante Jaime, y de tantos miles de hombres, mujeres, niños y ancianos asesinados con un despercio y una vileza que pertenecen a mundos que no son ni serán nunca los nuestros; estamos aquí para decirnos y decirles que este dolor del alma en los cuerpos no los convertiremos en odio ni en más violencia, sino en una palanca que nos ayude a restaurar el amor, la paz, la justicia, la dignidad y la balbuciente democracia que estamos perdiendo; para decirnos y decirles que aún creemos que es posible que la nación vuelva a renacer y a salir de sus ruinas, para mostrarles a los señores de la muerte que estamos de pie y no cejaremos de defender la vida de todos los hijos y las hijas de este país, que aún creemos que es posible rescatar y reconstruir el tejido social de nuestros pueblos, barrios y ciudades

¿De qué habla este libro de Antonio Velasco Piña? Pues palabras más, palabras menos, de que cada uno de los mexicanos debemos ponernos la camiseta de México y hacer lo que toca para sacar adelante este país, que parece estar perdiendo la guerra contra el narcotráfico y la delincuencia (y el mal gobierno que siempre ha existido). Que no esperemos  a que las instituciones o el gobierno resuelvan nuestras necesidades sino que es hora de organizarnos e irlas resolviendo con los recursos que tenemos a la mano.

Soy fan de don Antonio desde que en 1988 para la clase de estudios sociopolíticos y económicos de México mi maestro Juan Real nos recomendó su libro “Regina” para entender lo del movimiento del ´68, y desde entonces he leído cada uno de sus libros. Por supuesto, cuando lo leo, siento que el chakra de mi corazón vibra cada vez que entono el mantra “Me-xhi-co”, me enamoro más de esta tierra  y cuando fui a ver la obra de teatro a la ciudad de México, estelarizada por Lucerito me sentía acompañando a todas las personas que caminaron al lado de Regina en la  marcha del silencio. (Aquí es cuando el charro negro nomás me ve y dice “Oh Oh, Houston we have a problem”). Si quieren leer las primeras páginas dar click aquí. 

Anuncios

14 comentarios

  1. Muy interesante como atravez de las otras victorias la influencia del todo poderoso se manifiesta de forma abierta y significativa increíble que en nuestros tiempos todavía andemos buscando objetos y toda clase de artilugios para atraernos la buena suerte si “Él” siempre esta aquí.
    Muy importante este libro para recapacitar en nuestra fe y victoria.
    no cabe duda que la elección de libros que haces es excelente y que el arte de difundir el verbo se te da muy fácil .
    saludos.

  2. Qué bien amas a tu país!! Porque creo que hay que amarlos bien…y como veo que puede decir este autor,…quizá toca al ciudadano de a pie…tomar decisiones y actuar.
    Aquí pasa similar…en vez de quejarnos, démosnos trabajo unos a otros, creemos empleo saneado, y luego…vamos a pedir cuentas a quienes nos metieron en este lío…no en plan vengativo, sino buscando justicia.
    En fin…me ha encantado leerte y me apunto ese libro de la Regina, para entender lo del 68, que servidora tampoco lo entiende muy bien.
    Un beso grande, Ale!!

    • María:
      el mundo va a cambiar cuando cada persona deje de esperar, y se decida a hacer de este un mundo mejor. Todos podemos poner nuestro granito de arena. ¿Cómo? haciendo lo que es correcto: darnos trabajo como dices tú, pagar lo justo (no es el mínimo que pide la ley), no estorbar cocheras ajenas, no pitar sin motivo, saludar al vecino, etc, etc, etc. Quizás sean cosas sencillas, pero muchoso “piquitos” hacen una montaña. Y como dices, aprendiendo a levantar la voz cuando algo no está bien, exigir como ciudadanos, pedir cuentas.
      ¡Te va a gustar Regina! 😉
      un beso,
      Ale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s