LIBRO: La Hija de la Bruja

LA  HIJA  DE  LA  BRUJA

Kathleen Kent

 

 Martha Carrier era hija de uno de los 23 pioneros que fundaron la ciudad de Andover, Massachusetts. En 1674 cuando apenas era una adolescente, se embarazó de un galés, tuvo un hijo y se casó con él. Se fueron a la ciudad de Billerica y para 1680 regresaron a Andover con 5 hijos. En esta sociedad puritana, Martha tenía una actitud poco femenina y reservada, ayudando a veces a comprar (regateando) a los vecinos, cuidar el campo, pero sobretodo, no era mujer que se dejara sobajar por los vecinos y esto al parecer sembró mucha enemistad entre ella y ellos.

 En esa época de mucho fanatismo religioso, las personas solían atribuir los eventos trágicos de la vida al trabajo de Satanás. Los celos entre los vecinos, las disputas entre ellos por los límites de sus tierras, la rigidez de sus creencias hicieron que incluso en la ciudad de Salem, ya teniendo un ministro, contrataran otro que era más perspicaz para estar buscando señales de malos hábitos que podían llevar a la perdición a su rebaño. Martha supo que los vecinos estaban hablando de ella, que la acusaban de ser la culpable de la epidemia de viruela en la ciudad, de usar sus poderes ocultos para asesinar y enfermar a quien se le enfrentaba. En Mayo de 1692 se le acusó formalmente de brujería.

 

Llegaron por ella y se la llevaron a la ciudad de Salem. Su hija tuvo que quedar a cargo de la casa, el cuidado de los hermanos, la siembra (cuando el papá iba a Salem, a pie, para llevar comida y agua  a su esposa…pues los presos tenían que pagar renta por los grilletes con que los tenían en la cárcel, y no recibían más que muy poca comida y el agua que tenían ahí en un barril era insalubre, si no les llevaban era probable que enfermaran y murieran de hambre).

SPOILER Siempre mantuvo su inocencia y el 5 de Agosto de 1692 fue colgada junto con 4 varones acusados también de brujería. FIN DEL SPOILER.

                Martha se negó a declararse culpable y siempre mantuvo su inocencia. Para llevarla a someterse acusaron de brujería a sus hijos y le dijeron que podrían ser colgados igual que ella. Fueron llevados a Salem y metidos a la cárcel. El libro hace una excelente labor de presentar el entorno social, y la vida diaria que llevaban en la cárcel. Las condiciones inhumanas en que estuvieron estas personas, la compasión que despertaron entre algunos médicos que llegaron a verlos al ir a ofrecerles ayuda (aunque también hubo otros que quisieron enriquecerse y cobrar cantidades exhorbitantes a familias ya muy castigadas por tener a un familiar en la cárcel a quien tenían que alimentar y ahora a curar). Me conmovió muchísimo el caso de una pequeña de dos años que entró a la cárcel junto con su madre. La madre fue sentenciada y ahorcada y la niña no fue liberada porque el padre no tenía para pagar la deuda de los grilletes de la madre y estuvo varios meses encadenada, en un lugar oscuro, húmedo y sucio. ¿Qué sería de su vida cuando pudo salir de ese infierno?

Casa en Salem donde se juzgaba a las Brujas (Casa Corwin)
Casa en Salem donde se juzgaba a las Brujas (Casa Corwin)

                La autora escribió este libro porque es la décima generación que procede de Martha Carrier. Dice que desde que era pequeña escuchó las historias de los juicios de brujería de Salem. En una entrevista se le preguntó que había cambiado en ella a partir de escribir este libro novelado sobre su pariente y esto fue lo que respondió: “Los juicios de Salem fueron un periodo obscuro en la historia Americana, pero al investigar sobre estos eventos descubrí que ha habido cambios positivos con el paso del tiempo en el sistema judicial, el sistema penal y la tolerancia religiosa. Siempre me asombra el valor y la fortaleza de los pioneros que se sacrificaron mucho por sus hijos y nietos. Y estoy especialmente orgullosa de mi herencia: que mi gran tatarabuela defendiera sus principios y conciencia, aunque sabía que esto entrañaba la  posibilidad de morir. Una vez me preguntaron si, habiendo escrito la novela, sentí que hablaba por Martha Carrier y mi respuesta es que yo sentí que ella me había estado hablando a mí. ¡Una mujer muy audaz!”

                Arthur Miller escribió una obra de teatro basado en estos eventos (los juicios de Salem) y Nathaniel Hawthorne escribe sobre Martha en la obra “Young Goodman Brown”.

Anuncios

18 comentarios

  1. QUE IMPRESIONANTE HISTORIA… QUE HACER ANTE LAS CRITICAS Y ENVIDIA QUE LA GENTE ELABORA CON NO SE QUE OSCURAS INTENCIONES PARA AFECTAR A OTROS?… LA RAZA HUMANA ESTAMOS PERFECTAMENTE INACABADOS DESTRUYÉNDONOS LOS UNOS A LOS OTROS… DEPREDANDONOS A TRAVÉS DE LOS SIGLOS…EVOLUCIONAREMOS ALGÚN DÍA???

  2. Ohhh pues no había oído hablar de este libro y no he leído nada sobre los juicios de brujas en Salem (me suena como de oídas, pero sin haber indagado nada), así que me lo apunto. Ya te digo que no lo conocía,
    Pobre mujer, y qué curioso que la autora sea descendiente lejana, ¡y lo sepa! porque vamos, yo no tengo ni idea de quiénes fueron mis antepasados taaaaan lejanos!! 😀

    • Isi:
      es que hay clases allá donde les gusta hacer su árbol genealógico…vamos, que hasta programas en computadora hay para que los vayas haciendo. Yo no podría hacerlo pues la mamá de mi papá fallecio cuando mi papá era un niño y mi papá no sabe gran cosa de sus ancestros. Y mi mamá, puede que si.
      Este libro habla de lo mucho que sufrían las víctimas en esas cárceles tan inhumanas 😉 ya me contarás que te parece si te animas a leerlo.
      Un beso,
      Ale.

  3. Yo me he leído (además de visto varias adaptaciones) “Las brujas de Salem” que es como en España se conoce la obra de A. Miller.

    La historia es realmente pavorosa, y enseña mucho sobre por qué son necesarias las garantías procesales, la presunción de inocencia, etc..

    Cosas que parecen sabidas, pero que cada cierto tiempo, sobre todo cuando se está juzgando un crimen que se ha hecho muy famoso, algunos claman para que desaparezcan, y se oyen atrocidades como que algunos acusados no tienen derecho a abogado.

    A ver, vamos a recapacitar un momentito ¿Un juicio sin abogado defensor? ¿Y qué más? Que un crimen sea horrible, no justifica que el juicio sea injusto.

    Pensemos que en aquella época se justificaba todo (torturas de todo tipo) porque el delito (nada más y nada menos que ser colaborador del diablo) era terrible.

    Y sí, los que como Martha, se negaron a confesar demostraron ser increíblemente valientes.

    pd. Bienvenida, guapa.

    • Loque:
      tienes toda la razón: esta historia es terrible precisamente por la indefensión de los acusados; el abuso hacia ellos y sus familias, el gran desamparo en que caían y donde a veces la muerte era preferible a seguir viviendo en esas circunstancias.Quienes siguieron adelante, como Martha, fueron muy valientes, porque antepusieron su verdad, su inocencia y siguieron clamándola hasta el final. Una verguenza para sus acusadores.
      😀 ¡gracias por la bienvenida!
      un beso,
      Ale.

  4. Q libro más interesante! Me fascina desde siempre el tema de los juicios de Salem, he visto películas sobre el tema pero no he leído ningún libro aún, me parece increíble que por tan poca cosa acusaran a una mujer de brujería y la asesinaran. Muchas gracias por tu recomendación, buscaré el libro. Muchos besos

    • Carol:
      realmente el chisme de una niña fue lo que comenzó con los juicios de Salem…y primero comenzó señalando a sus enemigos, y luego a perosnas inocentes por el puro placer de poderlos perjudicar. Los vecinos se acusaban unos a otros para quedarse con sus tierras, por quitar a alguien del camino, etc.
      Terrible época.
      un beso,
      Ale.

  5. Es un tema super interesante y lamentablemente real. Es una época de puritarismo que es mejor dejar en el pasado.
    Vi la película, es muy buena, y las “niñas” acusadoras dan más miedo que las pobres personas acusadas.
    Besos.

  6. He leído la obra de Miller y he visto muchas películas sobre este tema que me parece muy interesante. Siempre que leo sobre esto recuerdo el tema de la Inquisición en España, y pienso que, como dice el refrán”En todas partes cuecen habas”… Qué pena que la gente se deje arrastrar por las masas enloquecidas, y que pena lo de los niños en prisión. Como siempre, a Ale, unna estupenda reseña.

    Un fuerte abrazo!

  7. Estoy con todos vosotros en que lo peor de todo es que fueron hechos reales. No es un libro de fantasía y terror: fue la realidad pura y dura.
    No sé si hubiera podido yo vivir en una época tan terrible.

    • Ascen:
      ayyy es que hay cosas de la historia que dan para pensar que ese cerebro no lo hemos usado como debiéramos 😦
      ¿o será el corazón lo que no hemos usado???
      yo tampoco habría podido vivir en esa época.
      un beso,
      Ale.

  8. Muy, pero que muy interesante…no lo había visto, o me había pasado desapercibido…
    Lo que me dará mucha pena, sí lo leo, es esa parte en la que las desgracias tienen un nombre marcado por la superstición…
    Me encanta la foto de la casa…algún día me encantaría visitarla…¿será que me considero un poco “bruja”??
    Un beso enorme!! Me encanta verte de vuelta…

    • María:
      ¡gracias por la bienvenida! 🙂 a Salem, hay lugares que no me atráen mucho…hay unos donde la angustia, el miedo, el dolor aún vibran por ahí y creo que este es uno de esos. Aunque la casa sea bonita jeje
      un beso,
      Ale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s