LIBRO: Inquebrantable

INQUEBRANTABLE

Laura Hillenbrand

Editorial Aguilar

Cuando vi este libro en la librería, la autora me parecía conocida pero no sabía de dónde. Resulta que me sonaba por  la lista de Rory  Gilmore (Seabiscuit, su primer libro fue hecho  película y trata sobre el caballo de carreras que se sobrepuso a un accidente durante la depresión de los años 20´s).

Así, estuvo algunos meses en el estante. Pero como estoy con el propósito de leer los libros que ya tenía en casa, le tocó su turno.

¡Y que libro! ¡que autora! A pesar de ser una historia real, parece una novela de principio a fin. Muy bien hilvanado, lleno de datos (y no por eso aburrido) y te va presentando la historia como si estuvieras viendo la película de lo que sucede.

¿De qué trata? Habla sobre la vida de Louis Zamperini. Un chico descendiente de italianos que vivía en California. Sus padres, muy pobres, sabían que era un ladronzuelo que robaba a los vecinos y salía corriendo. Lo corregían, pero el hambre, la malicia hacían que continuara. Y su hermano mayor vió en él una gran cualidad: era rápido. Así que se dedicó a entrenarlo para que fuera corredor. Una vez que aprendió a sacar así su energía, dejó de ser el malandrín de la colonia y llegó a competir en las Olimpiadas de 1936.

 

Durante la segunda guerra mundial, sirvió como bombardero en el pacífico. Era un trabajo sumamente peligroso, porque esos aviones no eran muy seguros y se dice que  murieron más tripulantes en vuelos de entrenamiento, que en combate. Y cuando caían en el mar, si es que sobrevivían al acuatizaje,  las aguas estaban infestadas de tiburones. Pero había algo que temían más que eso y era ser capturados por los japoneses. “Las raíces de ese temor provenían de un suceso ocurrido en 1937, durante los primeros meses de la invasión japonesa a China. Los militares japoneses rodearon la ciudad de Nanking, sitiando a más de medio millón de civiles y 90 mil soldados chinos. Los soldados se rindieron y, tras haberse asegurado su integridad, fueron sometidos. Entonces los oficiales japoneses expidieron una orden escrita: TODOS LOS PRISIONEROS DE GUERRA DEBEN SER EJECUTADOS” En muchos de los campos de prisioneros que tenían los japoneses en las islas del pacífico, al ser inminente su derrota, mataron a los prisioneros, quemando los cuerpos y quitándoles todo aquello que pudiera ayudar a su identificación.

(Contiene algunos spoiler, leer bajo su propio riesgo): En un ataque, el avión en el que iba Zamperini  (el “avispón verde”) cae al mar, y sobreviven 3 tripulantes. Durante 47 días están a la deriva, luchando por sobrevivir:  pescando y luchando contra los tiburones, el sol, la deshidratación, el hambre. Son rescatados…por un barco japonés, que los entrega a los militares japoneses convirtiéndolos en prisioneros de guerra.

Si ya había sobrevivido a la pobreza, la delincuencia, la guerra aérea, ser naúfrago ahora vendría su prueba más difícil: vivir como prisionero de un país enemigo, y que además, iba perdiendo la guerra.

¿Qué pasaba en estos lugares? Nos cuenta la autora: “los guardias procuraban despojarlos de aquello que los había mantenido vivos a pesar de haber perdido todo lo demás: deseaban quitarles la dignidad. El sentido de respeto por ellos mismos y el de la valía personal, siendo el armamento último y más sutil del alma, yace en el corazón de  lo humano; ser privado de la dignidad equivale a deshumanizar, a poner por encima o por debajo de lo humano a un ser. Las personas sometidas a un tratamiento deshumanizado experimentan profunda desdicha y soledad, y descubren que es demasiado difícil mantener la esperanza. Sin dignidad, el sentido de la identidad es borrado. En su ausencia, los hombres no logran definirse por sí mismos, sino que terminan siendo definidos por sus captores y por las circunstancias en que los obligan a vivir […] la dignidad es tan esencial para la vida humana como lo es el agua, la comida y el oxígeno. Si el hombre se aferra a la dignidad a pesar de las pruebas físicas más extremas, el alma humana es capaz de mantener vivo un cuerpo mucho más allá del punto en que éste debería haber claudicado. La pérdida de la dignidad puede afectar tanto a un ser humano como la sed, el hambre, la asfixia o las mayores crueldades. En sitios como Kwajalein, la degradación podía ser tan letal como una bala”.

De ahí fue llevado a otro campo de prisioneros a Ofuna, Kwajalein y finalmente, Omori. Su familia mientras tanto no sabía de él, lo habían dado por desaparecido en acción primero, y luego muerto.

Terminando la guerra, fue rescatado. Y se vió enfrentado a las pesadillas, el temor, los recuerdos de los momentos tan terribles que tuvo que vivir durante la guerra. La vida no volvió a ser la misma. Durante un tiempo, fue alcohólico; pero incluso se sobrepuso a esto. (Fin del spoiler)

 Celebrando cuando son rescatados

No quiero contarles en qué termina (¿qué chiste tendría?), pero es una lectura que vale la pena hacer. Me hizo pensar mucho en cuánto puede cambiar el destino de alguien cuando, por mal que ande, puede recordarle alguna cualidad que lo hace único. En el caso de Louis, fue su hermano quien lo animó a volverse corredor. Esto le salvó de terminar en prisión. Y lo segundo: lo importante que es defender la dignidad de las personas. Si atacando esto, puede uno matar a alguien ¿cuánto bien se podriá hacer si se fortalece?  Entonces, todos seríamos inquebrantables 😉

Anuncios

27 comentarios

  1. Yo tampoco lo conocía pero has conseguido engancharme a tus palabras. No has contado el fina… lo tendré que leer, pero me hiciste arrugar la nariz al ver que no seguías, me tenías realmente interesada.
    Besos

  2. Me gusta, más que por la forma en que le cambia el destino, mucho más por lo recorrido, y si es no de ficción mucho mejor. No sé qué vamos a hacer con tanta tentación, jeje.

    • Icíar:
      mira que es de lo que vale la pena leer 🙂
      ahhh, tantos libros y tan poco tiempo para leerlos todos…
      ni qué decir que yo me he vuelto sumamente exigente estos últimos años…
      Un beso,
      Ale.

  3. Estoy contigo con eso de leer los libros que tenemos por casa…no sabía que salía en los libros leídos por Rory…
    Desde luego lo que cuentas, impresiona…es todo un superviviente y más sabiendo que es real.
    A mi marido le encantará leer eso de que correr, le salvara de una vida en prisión.
    Gracias Ale, por estas entradas, por estas oportunidades de acercarnos a libros de los que no recordaba haber oído hablar.
    Besos mil!!!

    • María:
      bueno, no es este el que sale en la lista de Rory ehhh, sino el primero escrito por esta autora (El que está en la lista de Rory se llama Seabiscuit).
      ¡Y esa pasión por el ejercicio le hizo mucho bien toda la vida ehh! no te cuento más porque pierde el chiste, aunque si debo decirte que mientras estuvo preso su peso hizo que perdiera mucho músculo y estaba muy triste de verse y comprender que no tenía la fortaleza física de otros tiempos.
      Un beso,
      Ale.

  4. Veo que recomiendas la lectura de este libro que se ve que lo disfrutaste, sin embargo me gustaría saber cual es tu top 5 para leerlos y ahorrar tiempo en libros que quizá no valen la pena. muchos saludos y gracias por la recomendación.

    • Mauricio:
      me gustó muchísimo este libro, es de lo mejor que llevo leído en el año. Pero no podría recomendarte un top five porque depende mucho de lo que a tí te guste leer ¿qué temática? ¿qué estilo? ¿ficción/no ficción? puedo decirte que disfruté muchísimo el de “la Loca de la Casa“, de Rosa Montero. El de “El Fin es mi Principio” de Tiziano Terzani. Que me chifla la novela histórica y dentro de libros con esa temática, el de Antonia Fraser “Las 6 esposas de Enrique VIII” me parece muy bueno. “Las Brujas de Salem” de Arthur Miller es una obra de teatro, la única que he leído en estos años y me gustó ver cómo un prejuicio puede crecer hasta terminar con la vida de varias personas.”Farenheit 451” me gustó mucho…leer distopías hace que pueda apreciar mi presente, por problemático que sea. Tengo debilidad por los que tratan temáticas de la vida real. “Leer a Lolita en Teherán“, “Elegí Vivir“, “La Jaula de Oro“, o un autor que descubrí en este tiempo y que disfruté mucho fue Sándor Márai. Pero como te digo, depende de qué te guste a tí.
      Saludos,
      Ale.

  5. Hola yo lo estoy leyendo ahora y de verdad que la forma de escribir de esta autora te lleva en la historia con un grado de detalle que me he sentido en esos campos de prisioneros. Todavía no termino pero sé que será igual de interesante.

    • Susanita:
      pues depende que es lo que quieras que encuentre la persona enferma. ¿Animos? quizá un libro más alegre. ¿Qué entienda mejor su proceso de enfermedad? está el libro “La enfermedad como camino”, De Thorwald Dethlefsen y Rüdiger Dhalke; “Sanar es un viaje” de Carl O. Simonton, y hay uno muy bueno de Shinoda Bolen que se llama “El sentido de la enfermedad”. Hay libros que hablan sobre como la alimentación puede ayudar a enfrentar una enfermedad “El método Gerson”, “Anticancer”.
      Un abrazo,
      Ale.

  6. Yacabo de terminar el libro, llega un momento que no puedes dejar de leerlo, al menos a mi asi me paso, hubo otro momento que fue de terror absoluto, vives con el la desesperacion y tambien llore… se los recomiendo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s