Día Internacional de la Mujer

¿Qué mejor manera de celebrar este día que haciendo un pequeño homenaje a mujeres extraordinarias? Y aquí les traigo dos libros que nos muestran a dos mujeres valientes, que desafiaron el mundo y lo cambiaron; y a la escritora/ilustradora de ellos.

 Jeanette Winter

La escritora/ilustradora se llama Jeanette Winter. Nace en Chicago, de padres suecos que habían emigrado a EUA. Ahí, siendo hija única, dice que pasaba muchas horas en su cuarto mirando a través de la ventana, soñando despierta e imaginando historias. Cuenta que su educación visual venía de comics, libros, y de un tío abuelo que era un artista excepcional; que tenía cajas llenas de grabados que había coleccionado y que ella pasaba horas mirando. También cuenta que le gustaba observar pinturas primitivas para tratar de interpretar la historia que estaba contando.

Dice que escribe los libros que a ella le habría gustado leer de niña; y sus historias vienen de eventos de la vida real que la inspiran, así que una de las fuentes de inspiración para ella es el periódico. La Bibliotecaria de Basora surgió de un artículo que leyó en el New York Times sobre Alia Muhammad Baker; y el de Wangari y los árboles de la paz surgió cuando Maathai recibe el premio Nobel de la Paz en 2004 por establecer el Movimiento Cinturón Verde en Kenia. En sus palabras: “Quiero que los niños se queden con la certeza  de que una persona puede cambiar el curso de los acontecimientos”

 

LA  BIBLIOTECARIA  DE  BASORA

Winter dice de este libro “Le pone una cara humana a la guerra y les explica quien es “el otro”. La guerra es tan abstracta, tan lejana. Pero si te concentras en una persona, en cómo fue afectada y lo que hizo, es más fácil para los niños entenderlo. Y la idea de una biblioteca y salvar libros es universal, algo con lo que los niños se pueden identificar”

 

Alia Muhammad Baker era la bibliotecaria de la Librería de Basora, que es la segunda ciudad más grande de Irak y el puerto más importante. Cuando en 2003 comienza la invasión por parte de Estados Unidos, ella se preocupa por los libros de su biblioteca. Pide a las autoridades permiso para trasladar los libros a otro lugar donde estén más seguros, pero se lo niegan. No sólo eso, mueven las oficinas de gobierno a la biblioteca. Es entonces cuando Alia decide salvar esos libros, y comienza a hacerlo sola. Por las noches, cuando su trabajo terminaba, llenaba su cajuela de libros y se los llevaba a su casa. Pero llegó un momento en que no cabían más, y vió que necesitaría ayuda para sacar los más que pudiera. Convenció a vecinos de que le ayudaran a sacar libros, y guardarlos. Dice que había gente que no sabían leer ni escribir, pero estaban deseosos de ayudar poque sabían del tesoro que podía perderse.

 

Alia logró salvar 30, 000 libros (un 70% del catálogo), antes de que la biblioteca fuera quemada.

 

WANGARI  Y  LOS  ÁRBOLES  DE  LA  PAZ

Wangari Maathai nació en Kenia y vivió ahí siendo niña, recorriendo los bosques cercanos a su casa. Gana una beca para estudiar en Estados Unidos (biología), y regresa a Kenia, donde obtiene un doctorado. Cuando llegó, la entristeció ver cómo la tala indiscriminada estaba acabando con los bosques, y el suelo se estaba erosionando. La vida de las mujeres era más dura porque ahora tenían que caminar mucho para conseguir leña para el fuego, y el suelo erosionado perdía fertilidad. Así decidió comenzar a hacer algo: sembrar árboles para reponer los que estaban siendo talados.

Hubo quien le dijo que eso no haría ninguna diferencia ¿cuántos árboles podría plantar ella sola? Pero siguió adelante. En 1977  comenzó a educar a las mujeres en comunidades para que se proveyeran de lo básico para su sustento, y les enseñó la importancia de conservar los árboles, pues ellos les dan fuego, material para construir, suelos fértiles para sembrar, alimento para sus animales. Les enseñó a proteger las áreas de donde proviene su agua.

En 30 años, su organización logró tener 30 millones de árboles nuevos, aunque en una entrevista comentó “el primer día sembré 7 árboles…es un proceso que debe comenzar de a poquito”.

Por su trabajo, ganó en el 2004 el premio Nóbel de la Paz, siendo la primera mujer africana en lograr este galardón. El día que recibió el premio dijo: En su discurso dijo: debemos ayudar a la Tierra a curarse de sus heridas y durante el proceso, curar las nuestras, para recibir con los brazos abiertos la creación con toda su diversidad, belleza y maravillas”.

 Wangari Maathai

Gracias Blanca por darme a conocer estos maravillosos libros. Las reseñas de ella aquí y aquí.

Anuncios

20 comentarios

  1. Uy, dos libros preciosos y que además me servirán para un par de meridianos 😀 Espero conseguirlos en Oviedo -serían un estupendo regalo para el día del libro.

    ¡Feliz día de la mujer, Ale! También lo he celebrado en el blog; como no podía ser de otra manera, con libros.

  2. Estupenda entrada para esta Día. Yo también he hecho una muy humilda contribución con una mini mini entrada con Wangari Maathai com protagonista…
    Besines,

  3. ¡Qué preciosidades que traes! Estas joyas de personas. A Wnatari Mathai la conocía, pero a Alia Muhammad, no. Siempre descubriéndonos cosas que merecen la pena, sniff.

  4. Dos historias preciosas, tenía conocimiento de la mujer plantadora de árboles pero no conocía la de Basora. Me ha encantado y me apunto estos libros.
    Gracias, siempre descubro cosas bonitas en tu blog.
    Un abrazo
    Teresa

  5. Qué preciosa entrada, Ale!! He leído el libro de la Bibliotecaria de Basora, pero no me quedé con él…me pareció un libro precioso,…y eso que la autora quiere regalar a los niños…la posibilidad de que se puede hacer algo en concreto, y que es real, a pesar de las dificultades…me parece maravilloso.
    Qué mejor manera que celebrar así ser mujer!!
    Muchas felicidades!!

    • María:
      Jeanette tiene otros libros igual de buenos…eso de querer inspirar a los niños para que sepan que se necesita de una persona para impactar positivamente el mundo me gusta 😉
      y son mujeres que merecen ser conocidas.
      ¡felicidades a tí también!
      un beso,
      Ale.

  6. Gracias a ti por enlazarme.
    Jeanette Winter tiene otros libros “La escuela secreta de Nasreen. Una historia real de Afganistan” y “Biblioburro. Una historia real de Colombia” que estoy deseando leer. Espero que tu también los puedas disfrutar.
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s