El hamster de la cabeza y el Quijote

Hace un año, cuando mi hija mayor estaba tomando la materia de literatura en la preparatoria, tenía que leer un pedazo del Quijote. Y por supuesto, pensando no hacer la tarea, me preguntó a mi algo (creo que el nombre de la esposa de Sancho Panza) y mi respuesta fue: “Ni idea”. “¿Cómo? ¿Qué no has leído el Quijote? ¿Pero será posible?!!!!!”Ajá, fue mi respuesta.

No sólo no lo había leído, ni siquiera tenía un Quijote en la casa para que ella hiciera su tarea. Fuimos a la librería y compramos una vesión infantil (que nos salió el tiro por la culata porque ella sostiene que sacó malas calificaciones porque en el libro infantil el nombre dichoso está mal y por lo tanto, sacó mal la pregunta en el exámen).

Pero bueno, eso pasó. ¿Por qué no lo he leído? Pues porque siempre había otras cosas más interesantes en mi horizonte lector (¿no es por eso que terminan los libros ahí sin leer, porque se atravesó uno más interesante?). Pero este año, para mi buena suerte, en la SOGEM (escuela de escritores) comenzó un curso de El Quijote y me dije “ mi misma ¡ahora es cuando!”. En compañía ni modo que no pueda ¿no? (o eso pienso).

Lo primero es que la maestra es maravillosa (les recomiendo su blog aquí). Ayer teníamos que tener leído hasta el capítulo 4. Así que iremos de a poquito.

Ayer veíamos en el prólogo que el libro se “gesta” en prisión (Cervantes al parecer estuvo 4 veces preso en su vida). Y ciertamente uno de los temas más presentes en el libro, es el de la libertad.

Creo que todos los presos piensan en ella (¿cómo no hacerlo?) pero mientras unos pueden echarla de menos, y seguir su vida sin cambiar nunca su conciencia; hay otros que desde la cárcel, pueden ponerse a hacer lo que nunca hicieron cuando estaban libres: filosofar sobre ella. ¿Qué es la libertad? ¿En qué consiste? ¿Qué hay que hacer para ganarla? ¿son libres quienes están afuera? ¿o están presos de la moda, los deseos, la cultura…aunque no vengan con barrotes? Algunos otros se pondrán a reflexionar en qué hicieron ellos que terminaron ahí, y si podrían haber vivido de diferente manera.

A Cervantes le sirvió para gestar este libro. Se que hay otros autores que también estuvieron presos un tiempo: Oscar Wilde, Santo Tomás Moro, O. Henry, Jean Genet. Y hay por ejemplo, a Mandela, su tiempo en prisión le dio la visión de que sin perdón, su nación jamás podría sanar todas las heridas dejadas por el apartheid. Pudo convertirse en un tipo de revolucionario diferente al que era cuando entró.

Y, así, recordé a Stanley Williams. El era americano, nacido en 1953. En 1969, (¡a los 16 años de edad!) funda en los Angeles una pandilla callejera que llegaría a ser conocida por su violencia (los Crisps). 10 años después era sentenciado por 4 homicidios.

Stanley Tookie Williams

En sus primeros años en prisión, su conducta era la esperada. Pero algo le cambió y en 1993, mientras esperaba su turno en el “corredor de la muerte” comenzó a trabajar para alertar a la juventud de lo malas que eran las pandillas, como una vez en ellas te ves envuelto en una espiral de violencia y recomendaba que se alejaran de ellas. Y contaba su experiencia “yo también me sentía desatendido por mis padres, tenía el anhelo de pertenecer, pero miren donde estoy ahora” (esto se los decía a jóvenes que recibía en la prisión). Comenzó a trabajar con organizaciones anti-pandillas y como parte de ello, le llevaban jóvenes para que les diera su experiencia. Comenzó a escribir libros para niños (que fueron un éxito). Sus seguidores lo propusieron para el Premio Nobel de la Paz (lo que no dejaba de irritar a varios en los Estados Unidos). En el 2004, Jamie Foxx actúa en el papel de Stanley Tookie Williams en una película que se llamó “Redemption: The Stan Tookie Williams Story”, que les recomiendo que vean. Yo si creo que él había cambiado para bien. Arnod Schwarzenegger seguramente no, porque ordenó su muerte un año después.

Anuncios

39 comentarios

  1. Qué interesante un club de lectura del Quijote, seguro que aprendeis muchísimo y os divertís todavía más. Yo leí la primera parte en la universidad, tengo pendiente la segunda, pero imagino que me tocará ahora en la segunda carrera. Muchos besos.

  2. Bueno, yo tampoco lo he leído, aunque sí sé que era Dulcinea, jeje.
    La historia de este preso es muy esperanzadora, y una lástima, porque si realmente al final había encontrado una forma de aportar, ¿qué sentido tiene aplicarle la pena de muerte? Al menos me alegra conocer su historia.

  3. Una estupenda reseña Ale, leí El Quijote en la escuela, había que leer una adaptación para escolares pero como en casa había uno de verdad jejejeje mis padres no me compraron otro. Yo me enfadé mucho porque eso me suponía mas esfuerzo y sobre todo. Porque eso hacia queme diferenciase de los demás.

    En relación al otro tema te diré que creo que por mi formación jurídica yo soy partidaria de las penas de reinserción, así que para mi la pena de muerte es una aberración jurídica pero también moral.
    Besicos y espero que lo pases bien con el resto de la lectura.

    • Susana:
      pues te cuento que una de mis compañeras llegó con su libro de más de 150 años de antigüedad, pues había sido de su abuelo. Un ejemplar precioso, que además traía una carta de Cervantes.
      El mío es nuevo, nuevo, nuevo. Vamos, que ni pude encontrar la edición que hicieron para el aniversario hace poco y que está buenísima porque tiene notas muy interesantes. Nada de eso tengo. Va a ser una lectura muy silvestre la mía 😀
      Al igual que tú, creo que la sociedad debería tratar de reinsertar a los presos. Desde César Becarria ya se hablaba de que no nomás los puedes encerrar y aislar, y la pena de muerte me parece un castigo que no debería existir.
      Ya te contaré que tal me va con el libro 😉
      un beso,
      Ale.

  4. Leí el Quijote en la facultad, que evidentemente era lectura obligatoria. Y tuve una profesora fabulosa que nos hizo disfrutar y mucho con esta gran novela. Cuando te explican tan bien todas las cosas, se disfruta mucho y se da cuenta una del verdadero mérito de novelas como éstas.
    Y con respecto al segundo tema, no soy nada partidaria de la pena de muerte. No creo que sea la solución. Como en el anterior comentario, estoy más de acuerdo con las penas de reinserción. Y la película que mencionas no la he visto. La tendré en cuenta que me has despertado curiosidad.
    Besotes!!!

    • Margari:
      pues eso es lo bueno: leer con alguien a quien un texto le apasiona…lo ves a través de sus ojos y eso lo hace diferente ¿verdad? yo como extraño a mi maestra de Neurociencias…nomás por ella ya quería yo dedicarme a eso 😉
      La película es buena ehhh, ojalá puedas verla.
      Un beso,
      Ale.

  5. Me ha gustado mucho esta entrada, por la anécdota de tu hija y la manera de relacionar la gestación del Quijote con asuntos de más actualidad. Fíjate, yo he estudiado una carrera de letras, y salí de ella si haber leído el Quijote (en el instituto no tuve ningún profesor que lo recomendara, y en los estudios universitarios ocurrió lo mismo). Finalmente, me pudo la curiosidad, y acabé leyéndolo. No supuso en mí un gran cambio, pero al menos he conseguido formar parte de los que sí lo han leído. 🙂 ¡Un abrazo!

    • Jesús:
      pues eres de los que el día de hoy sale de este blog con estrellita en la frente jajaja 😀
      Ya te contaré si me cambia a mí (por lo pronto no me veo que quiera dejar de comer como Don Quijote).
      Un beso,
      Ale.

  6. Yo tampoco he leído El Quijote, es más, puedo decir que no me interesa leerlo jajaja.
    Tal vez en España sea más obligatoria su lectura, pero por acá no. Así que paso de su lectura que me parece me aburriría.
    Besos.

    • Luciana:
      acá es obligatoria al parecer en el bachillerato (lo que se estudia antes de elegir carrera) no todo, una embarradita. En un cuatrimestre vió a Homero, el Quijote, y un poco de literatura mexicana. O sea, bien revuelto todo.
      Seguramente que yo tuve que leerlo en la prepa, pero seguro fue de las tareas que no hice (¡hubo tantas! jajaja, pero eso es otra historia)
      Un beso,
      Ale.

  7. Pues yo sí lo leí… nos mandaron leer la primera parte (el primer tomo) en 1º de Bachillerato, se iba a hacer un examen del libro y demás. Me pareció denso hasta decir basta.
    La segunda parte (muchísimo más entretenida) la leí por curiosidad y la verdad, salió ganando =)

    Besotes

    • Shorby:
      ¡anda! leerlo con amenaza de exámen…los exámenes que le hacía el profesor de literatura a mi hija eran una pesadilla. Les ponía a leer algo y has de cuenta que decía “llegó el bosque que estaba en silencio, no se escuchaban ni los pájaros ni el viento” y en el exámen preguntaba “¿cuál era el primer árbol del bosque?”, ¿Cuántos dientes tenía la señora?…nada que tuviera que ver con la trama, los sentimientos expresados en ella…eran unas preguntas que ni leyendo el libro con ellas en la mano dabas a veces con la respuesta.
      Una pesadilla (y su maestro fue maestro de mis amigos….o sea, tiene más de 20 años con esta técnica)
      un beso,
      Ale.

  8. Por lo que recuerdo, la esposa de Sancho Panza no tenía un solo nombre sino que la llamaban por varios. Quizá Cervantes no lo tenía claro. Vamos, que quedas exculpada…
    Yo lo leí dos veces durante el instituto, incluida la segunda parte. Y creo que, por el momento, ya he tenido suficiente…
    Besitos.

    • LittleEmily:
      pues aún no llego a ese meollo jajaja…lo que si se es que a mi hija le fue muy mal en el exámen por esa pregunta. Pero bueno, yo le decía que la calificación era lo de menos (pero ella se estresa mucho por ellas…por supuesto al segundo no puedo decirle esto porque de por si no se preocupa por el numerito).
      Yo estoy descubriéndolo con gusto, porque ahora no es obligación sino gusto.
      Un beso,
      Ale.

  9. […] El hamster de la cabeza y el Quijote: Nuestra amiga Bibliobulímica se ha decidido y ha comenzado a leer el Quijote. No solamente a leerlo, sino también a tomar un curso que parece que es sumamente estimulante. En la que se puede imaginar será la primera de varias entregas sobre el tema, Ale nos regala una preciosa reflexión sobre la libertad, y sobre cómo estar en prisión influyó no solamente sobre Cervantes, sino también en otras figuras literarias y políticas. ¡Queremos saber más acerca de tus recorridos cervantinos, Ale! […]

  10. Yo no he leído el Quijote “de verdad”, entero, tan sólo unos capítulos del principio. Sí que leí muchos libros infantiles y juveniles y he visto películas y series, incluso de dibujos animados. Creo recordad que la mujer de Sancho se llamaba -o la llamaban- Teresa Panza.

    Aún a riesgo de ir directamente a la carpeta de Spam, os dejo aquí unos cuantos enlaces que me han parecido muy interesantes.

    Un beso a todos.

    http://www.bibliofiloenmascarado.com/2010/11/22/el-quijote-interactivo-la-obra-cervantina-y-las-nuevas-tecnologias/

    http://fromisiblog.articulo19.com/?p=3609

    http://fromisiblog.articulo19.com/?p=3657

    http://fromisiblog.articulo19.com/?p=3697

    • ¡Gracias Ascen por los enlaces!
      Yo no vi series pero cantaba una canción que decía: “¿tú sabes quien fue Don Quijote? un viejo alto y grandote…¿y sabes quien fue Sancho Panza? un gordito sin suerte y sin lanza…Don Quijote montaba un caballo que corría veloz como el rayo” era de un concurso musical de por estos lares 😀 a eso llegaba mi relación con Don Quijote, ¡hazme el favor!
      un beso,
      Ale.

  11. Yo no lo he leído entero, aunque si algunas partes y siempre porque en el colegio trabajábamos los textos. Aunque en casa si lo tengo, pero nunca encuentro el momento de cogerlo.
    Un abrazo

  12. Ale, muy bien por tí, ya por fin se le hizo a la SOGEM tenerte de Alumna. Yo también “leí” así (la mitad) del Quijote pero con la maestra Graciela de ahí mismo, es una delicia adentrarse a los clásicos de la literatura de esta forma.

    Sigue pendiente el cafecito, mejor te llamo para organizarnos…

    Un abrazo quijotesco

    • Irma:
      más bien ya se me hizo a mi ir…fui en el verano pero fue un desastre porque con las vacaciones falté más de lo que asistí; y luego mi tiempo anda muy recortado, pero a este curso me dije “mi misma, ¡haz ese espacio!” que de tomar clases para escribir ni una ehhh, todavía me dan miedo 😀
      Amiga háblame para ver cuándo nos tomamos ese cacareado café.
      Un abrazote,
      Ale.

  13. ¡Teresa! ¡La mujer de Sancho, se llamaba Teresa!

    Yo estoy no lo sé porque me lo leyera, sino porque una amiga de toda la vida se llama así y decía cosas como “Mi nombre sí que es famoso, que sale hasta en el Quijote”

    Bueno, supongo que ya te lo han dicho, pero después de oírlo durante años…

    Creo que es buena idea leerlo en un grupo “guiado”, a mí se me hizo cuesta arriba, pero claro, no ayudaban las circunstancias: Lectura obligatoria, un plazo de entrea… y encima mi compañera diciendo “Teresa Panza, Teresa Panza” 🙂

    • Loque:
      ¡cómo no te pregunté cuando se acercaba el exámen de mi hija!
      oye, es que leer así en la escuela, por obligación, con el fantasma del exámen rondando ¿quién puede disfrutar una lectura? y tratando de que no se te vaya ni un detalle (no vaya a ser que venga en el exámen).
      Así como voy yo es de lo más divertido 😉
      Mi nombre no es famoso…no me lo he encontrado en ningún libro hasta el momento…creo que quiero llorar…¡mecachis!
      Un beso,
      Ale.

  14. Que bueno, Ale busca en el Google cueva de Medrano,esa cueva es donde estuvo Cervantes encerrado y ahí gestó ese maravilloso libro. EL pueblo se llama Argamasilla de Alba y está cerca de donde yo vivo.
    Ya me contarás como te va esa lectura yo creo que te va a encantar. yo vivo en esta tierra llena de hidalgos y de quijotes también muchos Sanchís.
    Ya sabrás que en Guanajuato hay un museo del Quijote y en septiembre celebran u as jornadas cervantinas muy interesantes.
    Bueno estoy contenta de ver que leéis este libro.
    Un abrazo
    Teresa

    • Teresa:
      me lo estoy leyendo con la ilusión de tener el cochinito lleno de dinero para cuando haya una quedada bloguera por allá y recorrer los pasos del quijote ehhh…ya haber hecho la lectura.
      ¡Claro que se lo de Guanajuato! yo tenía en mi despacho una copia de “las visiones de Quijote” del pintor Octavio Ocampo. Ver aquí
      para septiembre ya tendré terminada su lectura, y podré hacer un viaje al cervantino 😉
      un beso,
      Ale.

  15. En Argentina es de lectura obligatoria en los colegios (creo que uds. le dicen Bachillerato), así que lo leí como alumna cuando tenía aproximadamente 16 años, lo volví a leer con más profundidad cuando estudiaba mi carrera de Letras y, finalmente, se los hice leer a mis alumnas mientras trabajé como profesora. Es un personaje que me resulta entrañable, aunque hace bastante que lo tengo abandonado y hasta olvidado. No sabés cuánto disfrutaría de hacer un taller de lectura como el que vos estás haciendo! En mi pueblo no existen esos eventos culturosos!
    Y me encantó cómo relacionaste la idea de libertad que disparó en Cervantes el deseo de escribir el Quijote y un tema tan actual e interesante.
    Creo, no estoy segura, que la mujer de Sancho aparece con diversos nombres en la novela.
    Beso
    Marcela

    • Marcela:
      aquí también es obligatoria la lectura. Si supiera mi maestro Victor Cuéllar que no lo leí cuando lo indicó…pues ¿por qué no organizas tú una lectura conjunta ahí donde estás? ¡sería maravilloso! ¡anímate! (en una de esas, me saco la lotería y te acompaño una semana)
      un beso,
      Ale.

  16. Que buena idea, podíamos ir leyéndolo capítulo a capítulo, por cierto que yo lo voy poniendo en mi blog así, y luego comentar. Y después de ese trabajo yo os espero en mi tierra con la ruta cervantina bien hecha.
    Un abrazo a las dos.
    Teresa

    • Teresa:
      si he visto que así lo vas poniendo y lo leo, aunque nunca he comentado en esas entradas 😉 soy un desastre.
      Vas a ver que agitaré el avispero para contarles a mis compañeros que hay que hacer cochinito para ir a recorrer la ruta en vivo y a todo color. Ya te contaré jajaja
      Un beso,
      Ale.

  17. Pues anda que mi nombre… “Loque Meahorro” ¿tú crees que va a haber un personaje de algún libro famoso que se llame así? 🙂

    Por cierto que Marcela tiene razón, en el texto aparece con varios nombres, pero a partir de no sé qué capítulo, ya aparece siempre como Teresa.

    Y es verdad, en el blog de Teresa (qué casualidad), nuestra cervantina de honor, se puede ir leyendo muy cómodo.

  18. Ale, yo lo leí por obligación y aunque desde niña he admirado a Cervantes, (quería ver la pluma con la que escribió sus libros y llegué a llorar incluso por verla)…lo cierto es que no tuve buena experiencia. Así que tengo que darle otra oportunidad…sé que me reiré, que descubriré lo que no ví en su momento, etc…así que…soy una de las que lo leyó, cayó en el olvido …así que…como sí no lo hubiera leído.

    Me encanta como enlazas con otra historia…en este caso de presos. Recojo el título de la película para verla en alguna que otra ocasión.
    Un abrazo!!

    • María:
      ¿ya has visto la pluma con la que escribió sus libros? guau…. 😀 me encantaría verla, pero no creo que llorar me sirva a estas alturas de la vida para conseguirlo jajaja…ahorraré (creo que eso me servirá más).

      Te mando un abrazo con todo mi cariño,
      Ale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s